Familia Camino significa el debut de César Camino como director y dramaturgo de esta historia autobiográfica, que se ha estrenado en el Teatro Lara de Madrid. Producida por Gabriel Olivares, esta sutil tragicomedia cuenta con la veteranía de actores como Tina Sáinz y Eloy Arenas y con la comicidad de Carmen Flores Sandoval, además del mismo César Camino.

Partiendo de la premisa de un padre moribundo en el hospital, una madre con parkinson y la cabeza un poco perdida, una cuidadora que encuentran en la calle y un hijo que está perdiendo su negocio y su matrimonio nos invitan a un viaje emocional y divertido, donde la lágrima a veces asoma junto a la carcajada, con situaciones tremendamente actuales que se dan en todas las familias, sobre todo en las que hay mayores de por medio.

Esta obra se podrá ver, desde el 12 de noviembre, de jueves a domingo, en la Sala Cándido del Teatro Lara de Madrid.



Estreno Familia Camino

Crítica de ‘Familia Camino’

Ficha Técnica

Título: Familia Camino
Título original: Familia Camino

Reparto:
Tina Sáinz
Eloy Arenas
César Camino
Carmen Flores Sandoval

Duración: 75 min. apróx.
Dirección: César Camino
Dramaturgia: César Camino
Escenografía: Marta Guedan
Iluminación:
Carlos Alzueta
Vestuario:
Mario Pinilla
Producción: El Reló

Tráiler de ‘Familia Camino’

Sinopsis de ‘Familia Camino’

Familia Camino nos pregunta: ¿Qué más podría pasar cuando estás a punto de perder tu casa y tu negocio? Que tu mujer te pida el divorcio. Ya… ¿pero qué más? Tener que volver a tu casa natal para cuidar de tu anciana madre, que está sola y seguro que se cae y se rompe algo… ¿Por qué está sola? Porque tu anciano padre se ha caído y se lo han llevado al hospital. ¿Cómo puedo parar mi embargo y acompañar a mi madre al baño a la vez? Contratando a una cuidadora. Ya… ¿pero y si la cuidadora crea más problemas de los que resuelve?

Padre, madre, hijo y cuidadora vivirán una experiencia que cambiará su futuro y la manera de relacionarse con los seres queridos. (TEATRO LARA).



Familia Camino
Foto de El Reló Producciones

Se abre el telón

Aparece en escena la querida Tina Sáinz. Caracterizada como dulce ancianita, con ansia de cariño y la cabeza más allá que para acá, ya nos da la pista en los primeros instantes de qué va a ir Familia Camino. De la soledad de los ancianos, de la enfermedad, de las complicadas relaciones entre padres e hijos… y del amor, del inmenso amor que una pareja que lleva ya 50 años casada se tiene el uno al otro.

Cuando irrumpe el hijo, César Camino, ya aparecen las prisas, los apremios, los nervios… Prácticamente, deberá de alguna manera dividirse y cuidar a la vez del padre que está en el hospital pero también de la madre que no se puede quedar sola. Todo son agobios, angustias, y risas con las pequeñas locuras de la madre. En este momento, ya todo el público es cómplice y parte de esta maraña de problemas. Y es que esta dramática situación expuesta en ese bonito salón del escenario, nos puede pasar a cualquiera.

Y, claro, necesita urgentemente meter a una persona en casa, la madre no puede quedarse sola ni un segundo o liará la de San Quintín. Contratan a una desconocida, sin referencia alguna; las prisas son las prisas. Esta cuidadora es Carmen Flores Sandoval, perfecta para el papel, que, en principio, pone un poco de serenidad en el pandemónium que hay montado en la casa, aunque ella, por decirlo así, tiene también sus cosillas.

Para rematar la faena aparece el padre, Eloy Arenas. Aquí todavía más, lo cómico se mezcla con lo trágico. Las risas y las lágrimas asoman a los espectadores que tienen ya una edad y que todo esto les suena, y mucho, de su propia casa.

Teatro Lara
Foto de El Reló Producciones

La Familia Camino

Tina Sáinz con un indiscutible bagaje artístico a lo largo de su vida, tanto en televisión (últimamente Águila Roja), teatro (Fedra) y cine, y que en una entrevista a la revista “Diez minutos” dijo que “no había personajes para ancianas como yo”, en Familia Camino, está grande, soberbia. Combina perfectamente la fragilidad de la abuelita enferma, la picardía de una madre ansiosa por estar con su hijo y la inocencia de una jovencita enamorada. Espectacular. Ojalá se creen más papeles para ella y para actrices de su experiencia que puedan deleitarnos con sus tablas sobre el escenario.

Eloy Arenas, cómico por excelencia, aunque también ha escrito y producido otras obras, aquí cruza las líneas y se adentra en el terreno dramático sin abandonar la comicidad. Sin estridencias. Otro actor que envejece bien, como el buen vino en barricas de roble. Interpreta a un padre un poco cascarrabias con un hijo al que no valora lo suficiente, y a un marido que daría hasta la vida por su mujer, que lo es todo para él.

Y qué decir de Cesar Camino, el hijo, que ha escrito esta obra basándose en momentos duros familiares en que vivió una situación dramática familiar. En televisión le hemos visto en numerosas series (Hospital Central, Aquí no hay quién viva…),  y en teatro, en “Burundanga” entre otras. Interpreta a un hijo abrumado por la situación, al que el mundo se le viene encima e intenta ejecutar un complicado ejercicio de malabares como puede. Muy real, muy creíble.

Carmen Flores Sandoval, poseedora de la Biznaga de plata por “La pequeña cofradía”, y un impresionante curriculum en cine, teatro y televisión, interpreta a Dora, la cuidadora sin referencias, pero muy cariñosa con la ancianita. Natural y espontánea como siempre, pone el contrapunto de sensatez a la familia.

Teatro Lara
Foto de El Reló Producciones

Los problemas de la Familia Camino

Todas las familias tienen problemas. Pequeños, graves, gravísimos o insalvables. A veces, parece que el mundo se nos cae encima. Otras, literalmente, sin que lo parezca, se nos cae, nos aplasta y nos hunde en los abismos.

Y todos tenemos dos vías para afrontar estos problemas: hundirnos en la miseria y dejarnos llevar por la desesperación y la miseria, o afrontar las tremendas pruebas a las que nos somete la vida con una sonrisa y tirando para delante de la mejor manera.

Y, aquí, la Familia Camino nos da toda una lección de saber estar, de ternura, de amor. Están pasando por unos momentos terribles, muchos de los espectadores que tengan padres de esa edad van a reconocerse en ellos, pero les une el amor, la aceptación de lo irremediable y utilizan el humor como tabla de salvación de todas estas penalidades.

Decía san Francisco de Asís: “Dios mío, dame serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, coraje para cambiar las cosas que puedo cambiar, y sabiduría para saber reconocer la diferencia”. Y es toda una filosofía de vida. Cuando nos enfrentamos a lo que ya no podemos cambiar, lo que necesitamos es serenidad para afrontarlo, y eso es lo que hace la Familia Camino en esta enternecedora historia.

Una historia sobre el trato que damos a nuestros mayores, la soledad, la enfermedad, los problemas laborales y las, a veces, malas relaciones paterno filiales, es decir, la vida en el siglo XXI.

Familia camino
Foto de El Reló Producciones

Conclusión

Familia Camino es una tragicomedia en la que, como en la vida misma, mezcla la sonrisa con los problemas cotidianos de una familia. Se viven situaciones complicadísimas, pero reales, que se solventan echando mano de un humor sin estridencias, rebosante de situaciones habituales donde podemos sentirnos plenamente identificados.

Una interpretación brillante por parte de todos los actores y una puesta en escena dinámica y ágil, sumergen al espectador en el pequeño universo de la Familia Camino, que bien pudiera ser el de cualquiera de nosotros.

Enternecedora, humana y divertida, invita a la reflexión sobre el trato que damos a nuestros mayores, imprescindible para todos aquellos que tengan padres en esa complicada edad en la que los achaques inundan una vida que hasta ese momento había sido autosuficiente.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí