El pasado 7 de mayo fue el estreno de Filomena en el Teatro Lara, en la Sala Lola Membrives. Esta producción de Paso Azorín Teatro se une a la familia, con títulos como "Sueños de un seductor", "BesARTE, mimARTE y follARTE"o "La importancia de llamarse Ernesto". Con el conocido fenómeno metereológico madrileño de fondo, la historia busca mostrar los entresijos de la clase político. Para ello, cuenta con un reparto de lujo, formado por Sergio Otegui, Ana Azorín, Inés Kerzan y Ángela Peirat. Escrita y dirigida por Ramón Paso, se puede disfrutar todos los viernes y sábados en el Teatro Lara de Madrid.



Estreno de Filomena

Crítica de 'Filomena'

Ficha Técnica

Título: Filomena
Título original: Filomena

Reparto:
Sergio Otegui
Ana Azorín
Inés Kerzan
Ángela Peirat

Duración: 90 min. apróx.
Dirección: Ramón Paso
Dramaturgia: Ramón Paso
Dirección de producción: Inés Kerzan
Iluminación:
Carlos Alzueta
Vestuario: Ángela Peirat
Diseño gráfico:
Ana Azorín
Prensa y comunicación:
María Díaz
Ayudante de dirección:
Ainhoa Quintana
Producción: PasoAzorín Teatro

Sinopsis de 'Filomena'

Filomena es una amable comedia que trata de un alcalde que, en realidad, no quería ser alcalde, de lo fácil que es enamorarse cuando no se tiene nada en común y de que no es buena idea meter putas en el ayuntamiento, aunque a primera vista pueda parecerlo.

La política es como la nieve: desde fuera parece limpia y blanquita, pero cuando profundizas, tarde o temprano, encuentras mierda. Estamos en Madrid, en enero del 21, y la ciudad entera está cubierta de nieve por culpa de la borrasca Filomena. Mientras tanto, en el ayuntamiento, el alcalde, Agustín, y su mano derecha, Julieta, descubren que, además de la nieve, tienen que preocuparse del inoportuno accidente mortal que ha sufrido el concejal de urbanismo en la puerta del conocido burdel La teta feliz. (TEATRO LARA). 



Filomena
Foto de Paso Azorín Teatro

Los secretos de los despachos

El 2021 vino fuerte con la llegada de uno de los sucesos meteorológicos más destacados de los últimos años en Madrid. Ramón Paso contextualiza Filomena dentro de este fenómeno que da nombre a la obra, pero va mucho más allá. La acción se sitúa en el despacho del alcalde de Madrid, donde no solo debe hacer frente a la crisis provocada por la nieve, sino a una sucesión de disparatados, pero verosímiles, problemas que van ocurriendo tras de sí. Gracias a ello, el guion goza de una crítica sobre el sistema político actual, sin necesidad de apuntar a nadie directamente, pero firmes en su discurso. Por ello, se comprueba que la intención de la obra es, mediante la comedia, sacar la tarjeta roja al sistema actual y la necesidad de hacer reflexionar cuál es la clase política que hay ahora.

La primera parte goza de un ritmo espléndido, lleno de dinamismo y de golpes de efecto que provocan las carcajadas fácilmente en el espectador. Con lo cual, la presentación de los personajes se enmarca en una dramaturgia certera y que permite que los asistentes conecten con cada uno de ellos, a pesar de no estar siempre de acuerdo con lo que hacen en escena. Así se formula una energía muy positiva en el patio de butacas, lo que demuestra el buen hacer del texto de Paso en esta comedia. Después, en la segunda se mantiene el estilo característico de la pieza, aunque en una sintonía menos potente, al apostar por una narrativa más orientada hacia el golpe final que se descubre en su conclusión. Por lo cual, hay escenas que fluye más sosegadamente. También hay que apuntar que el tratamiento de Tricia podría mejorarse en algunos conceptos.

Paso Azorín Teatro
Foto de Paso Azorín Teatro

Gabinete de crisis

Sergio Otegui, Ana Azorín, Inés Kerzan y Ángela Peirat se convierten en los protagonistas de Filomena. En primer lugar, Sergio Otegui da vida a Agustín, un singular alcalde, que acaba por ser un retrato tan esperpéntico que puede llegar a acercarse a la realidad. El actor entiende perfectamente la psique de su personaje y cuida cualquier detalle que se produzca en torno a él. Por lo cual, no solamente se ve su trabajo en aquellos momentos en los que puede lucirse, sino también en las partes en las que se encuentra en un segundo plano. Después, Ana Azorín vuelve a demostrar ser una auténtica maestra de la interpretación, externamente de que sea comedia o no. La naturalidad con la que lo afronta, aderezado con una expresividad impoluta y pertinente, hacen que su interpretación sea increíble. Una maravilla.

Por otro lado, Inés Kerzan trae un personaje que casa con la energía que desprende la actriz, en especial, por la tonalidad de su voz. Aun así, Kerzan no juega sobre seguro, sino que le otorga un humor más físico, lo que conlleva a un trabajo corporal más interesante. De esta manera, entra dentro de ese universo extravagante, pero sin perder en ningún momento la esencia de su personaje. Por último, pero no menos importante, Ángela Peirat aparece en escena con esa luminosidad tan característica, y demandada por su personaje. Sin embargo, como consecuencia de algunos gags que no terminan de llegar, no consigue explotar más su vertiente cómica y hay momentos en los que se plantea cierta incomodidad. Aun así, hay que aplaudir que Peirat no tenga reparos en lanzarse de lleno en la comedia.

Paso Azorín Teatro
Foto de Paso Azorín Teatro

Bajo la nieve de Madrid

Uno de los atributos que más se valoran de las producciones de Paso Azorín Teatro es convertir lo minimalista en efectivo, lo que hace que sea maravilloso disfrutar de una puesta en escena que no necesita de florituras para llenarse. Así vuelve a suceder en Filomena, donde se construye de una manera práctica el despacho del alcalde, pero se prescinde de más espacios. Por lo cual, la escena se desarrolla en más lugares, pero es el espectador quien, con ayuda del texto, reconstruye mentalmente estas escenas. Gracias a esta elección, no se para la acción en completar con situaciones que podrían aletargar el ritmo, sino que explotan aquellas escenas que dan energía y dinamismo. Además, completa la obra con personajes y momentos hilarantes sin necesidad de tenerlos de forma tangible.

La recreación de Filomena se convierte en un recuerdo compartido con el espectador, que no necesita ver directamente la nieve, dado que la experiencia común es suficiente. Por este motivo, se ve la inteligencia de la creación escénica, ya que no se subestima al público. Después, la selección de vestuario es poderosa a la par que sencilla, pero, sin duda, transfiere a la perfección los arquetipos que se desean plantear. El uso de las voces en off logra expandir ese universo con mayor precisión, en especial, cuando se trata de las noticias. El ritmo en su conjunto es fluido, hay un dinamismo presente que se respira durante toda la obra. Lo único, durante la primera mitad de la pieza, hay un mayor intercambio de energía, lo que desemboca en altas dosis de risas. En resumen, es una comedia efectiva.

Filomena
Foto de Paso Azorín Teatro

Conclusión 

Filomena realiza una crítica sobre la clase social actual con una comedia que no busca señalar a nadie, sino hacer reflexionar de forma global. Gracias a ello, establece un guion donde se ve claramente la dirección que desea tomar y así lo hace. Con dinamismo y un ritmo fluido, se disfruta de una escenografía minimalista y efectiva. También destaca el diseño de vestuario, que termina por dibujar los arquetipos que se desean tener en escena. Después, el elenco está estupendo, liderados por unos magníficos Ana Azorín y Sergio Otegui. Únicamente, podría darse una vuelta a algunas características de Tricia y se percibe más potencia en su primera mitad que en la segunda, donde hay partes más sosegadas. Una llamada de atención al sistema político, que despierta las carcajadas en el público a la vez que muestra la necesidad de reflexionar sobre ello.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
7,5 / 10
75 %
Artículo anterior"La melancolía del turista" llega a Naves del Español en Matadero del 11 al 22 de mayo en la Sala Hormigón
Artículo siguienteTeatro Lara estrena "Fan" desde el 12 de mayo y acoge el concierto teatralizado "Desde mi ventana" el 16 de mayo
Subdirector de Cinemagavia. Comunicólogo audiovisual por la UCM y Máster en Comunicación en la Red por la UNED. Miembro de EGEDA (Premios Forqué) y técnico audiovisual en Ricoh. Sueño con ver mis obras y películas acompañadas de un público emocionado. Como diría Elizabeth Taylor: "Las ideas mueven el mundo sólo si antes se han transformado en sentimientos".
filomena-critica-teatroRealiza una crítica sobre la clase social actual con una comedia que no busca señalar a nadie, sino hacer reflexionar de forma global. Gracias a ello, establece un guion donde se ve claramente la dirección que desea tomar. Con dinamismo y un ritmo fluido, se disfruta de una escenografía minimalista y efectiva. El elenco está estupendo, liderados por unos magníficos Ana Azorín y Sergio Otegui. Únicamente, podría darse una vuelta a algunas características de Tricia y se percibe más potencia en su primera mitad. Una llamada de atención al sistema político, que despierta las carcajadas en el público a la vez que muestra la necesidad de reflexionar sobre ello.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí