Creación Guiones

Happily es una peculiar comedia romántica de corte indie, que se une a otros géneros como el thriller de forma un tanto insólita. La película está dirigida por el debutante en la gran pantalla BenDavid Grabinski, y protagonizada, entre otros, por Joel McHale (Nación salvaje, Ted), Kerry Bishé (Halt and catch fire, Grand piano) y Natalie Zea (Justified, The following).

Entre los productores se encuentra Jack Black. Happily participará en el próximo Festival de Tribeca y podrá verse en Filmin a partir del 18 de junio, en lo que es el estreno en exclusiva en España.



Happily

Creación Guiones

Crítica de ‘Happily’

Ficha Técnica

Título: Happily
Título original: Happily

Reparto:
Kerry Bishé (Janet)
Joel McHale (Tom)
Al Madrigal (Arthur)
Natalie Zea (Karen)
Paul Scheer (Val)

Año: 2021
Duración: 96 min.
País: Estados Unidos
Director: BenDavid Grabinski
Guion: BenDavid Grabinski
Fotografía: Adam Bricker
Música: BenDavid Grabinski
Género: Comedia. Thriller 
Distribuidor: Filmin

FilmAffinity

IMDb

Tráiler de ‘Happily’

Sinopsis de ‘Happily’

Estrenamos en exclusiva esta comedia romántica de un cinismo delicioso y una pasión salvaje que ha sido definida por la crítica como una actualización moderna de The Twilight Zone (La Dimensión Desconocida). Su pareja protagonista es nuestra querida Kerry Bishé de Halt and Catch Fire acompañada de Joel McHale, un mito seriéfilo gracias a su papel en Community.

Tom y Janet han estado casados durante años, pero su pasión continúa ardiendo como el primer día. La inesperada visita de un misterioso extraño alterará esta felicidad para siempre y ahora deberán lidiar con un cadáver, muchas preguntas sin respuesta y un viaje en parejas con su habitual y envidioso grupo de amigos, quienes guardan sus propios muertos en el armario. (FILMIN)

Dónde se puede ver la película



Happily
Foto distribuida por Filmin

Odiamos tanto a esa pareja

Happily comienza esencialmente como una historia de envidias, odios y rencores. En concreto hacia la pareja formada por Tom (Joel McHale) y Janet (Kerry Bishé). La presentación de la susodicha pareja y sus irrepetibles virtudes nos ayudarán a conocer la inquina hacia ellos. El hecho es que llevan catorce años casados y parece que están viviendo en una luna de miel permanente, con un deseo inextinguible que manifiestan en público, en privado, o donde caigan. Son una pareja tan perfecta que sus amigos los detestan; parecen la escenificación viviente del amor y la pasión. Sin embargo, todos sus conocidos han tenido vaivenes en sus relaciones.

Y es que la primera idea de la película, es que odiamos la perfección, sobre cuando se manifiesta sin pudor ante nosotros. Tom y Janet son la clásica pareja melosa, tan ideal que despierta continuas envidias entre sus amigos. Un día llega el momento de poner las cartas boca arriba y enterarse de lo que piensan sus amigos de ellos. Varias parejas conocidas planean una escapada de fin de semana y dejan bien claro a la pareja perfecta que no está invitada. Justo cuando se plantea este conflicto ocurre algo realmente inesperado. Un desconocido llega a casa de Tom y Janet junto con un maletín de curioso contenido: dos inyecciones que los convertirán en una pareja estándar, con la pasión desgastada por los años y con sus correspondientes mezquindades.

La cuestión es que cuando el misterioso visitante comienza a ser un tanto amenazante y parece no dejarles opción para ponerse la inyección, Janet reacciona violentamente y lo mata. Parece que ser una parece tan cuqui no vacuna contra otros defectos. En cualquier caso, huyendo del crimen, y aprovechando que sus amigos han decidido invitarlos finalmente, deciden huir del lugar de la muerte a toda costa.

Happily
Foto distribuida por Filmin

Amalgama de géneros

Happily destaca por la acusadísima mezcla de géneros cinematográficos, hasta el punto de llegar a abrazar cierto sentimiento de la incoherencia. La película comienza postulándose como una comedia romántica un tanto picantona, para irse a terrenos cercanos al thriller o incluso al cine fantástico con toques de The twilight zone. No falta tampoco un toque tipo David Lynch, ni una dosis considerable de humor negro. Con estos ingredientes tenemos una de las comedias románticas más peculiares de los últimos tiempos. Este género, pasado por el tamiz del indie, cada vez es algo más habitual. Pero rara vez de esta manera.

Esta unión, con ciento sentido del thriller y la ciencia ficción, la emparenta con una pequeña joya oculta como The one I love (2014), donde la mayor parte de la acción además transcurría también en una casa. Sin duda las cenas y quedadas con amigos que salen regular, también es otra clásica característica de la que Happily participa. Y esto nos lleva desde Los amigos de Peter (1991), a Coherence (2013) o a Perfectos desconocidos (2017).

Gran parte del humor negro que transpira Happily se basa en la proliferación de situaciones incómodas entre todas las parejas asistentes a la quedada. De un lado, la antipatía que todos sienten hacia Tom y Janet; del otro, las propias miserias que todo el mundo arrastra consigo y que comienzan a relucir en el transcurso del fin de semana. Está claro que uno de los temas de la película es una visión cínica de las relaciones sociales, haciendo particular hincapié en las amorosas, y la hipocresía que conllevan. Pero lo hace de una forma divagante, casi abstracta, donde no hay una ligazón común sino más bien una pequeña colección de escenas diversas.

Joel McHale, Kerry Bishé
Foto distribuida por Filmin

Factura y reparto de Happily

Happily tiene una puesta en escena bastante trabajada y segura de sí misma a pesar de que se trata del debut en el largometraje de BenDavid Grabinski. La fotografía es sobria, estilizada, elegante. La cámara se mueve con una suavidad algo enlentecida que aporta un toque misterioso, prácticamente enigmático, a la película. Ahí es donde quizá la película rinda tributo en mayor medida a Lynch. El uso de la música es también bastante interesante, mezclando con acierto temas de P.I.L, Nick Cave and the Bad Seeds, u O.M.D. Todas en general bien integradas y concordantes con los que acontece en la pantalla.

El peso de la película lo llevan Kerry Bishé y Joel McHale en su papel de los románticos y apasionados Janet y Tom. Ambos actúan de forma creíble y compenetrada, de algún modo extraño conectamos con ellos. Del resto del reparto destacaría Natalie Zea en un papel algo perverso que añade picante a la película. Una de las pegas que podría oponerse es que la mezcolanza de géneros no es del todo armónica, son frecuentes algunos agujeros de guion y la tesis de la película da la impresión de ser un poco voluble.

Hay una considerable dosis de misterio que tarda en relacionarse con la perspectiva temática de Happily, como si hubiera varias líneas argumentales diseminadas que se desarrollan de forma independiente. La conjunción de todas estás líneas divergentes es meritoria aunque algo imperfecta, pero se las apaña para conservar nuestra atención y mantenernos reflexionando tras acabar el visionado. Todo ello en una localización sencilla, una casa amplia y lujosa, además de repleta de buenas ideas.

Joel McHale, Kerry Bishé
Foto distribuida por Filmin

Conclusiones de ‘Happily’

Happily es en primera instancia una comedia romántica de carácter sarcástico que obedeciendo a una serie de virajes estilísticos visita el thriller excéntrico y casi roza lo fantástico. La intención tras la película es ofrecer una visión de las relaciones humanas que bascula entre el cinismo y la idealización.

El combo resultante es absolutamente peculiar y necesita que nos acompasemos a su ritmo. No obstante, la osadía de BenDavid Grabinski en su debut es digna de encomio y esconde inteligencia en su mirada.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

Creación Guiones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí