Huérfanos de Brooklyn (Motherless Brooklyn) es un drama estadounidense con aroma de cine negro clásico. Escrito, dirigido y protagonizado por el actor Edward Norton, se basa en la novela de Jonathan Lethem.

En el reparto también aparecen Gugu Mbatha-Raw (Belle, Black Mirror: San Junipero), Alec Baldwin, Willem Dafoe, Bruce Willis, Bobby Cannavale, Leslie Mann y Ethan Suplee. No se ha estrenado en salas de cine en España; nos llega a través de las plataformas VOD de Movistar+ y Rakuten TV, desde el día 1 de mayo de 2020.



Huérfanos de Brooklyn

Crítica de ‘Huérfanos de Brooklyn’

Ficha Técnica

Título: Huérfanos de Brooklyn
Título original: Motherless Brooklyn

Reparto:
Edward Norton (Lionel Essrog)
Gugu Mbatha-Raw (Laura Rose)
Alec Baldwin (Moses Randolph)
Bruce Willis (Frank Minna)
Willem Dafoe (Paul)

Año: 2019
Duración: 144 min
País: Estados Unidos
Dirección: Edward Norton
Guion: Edward Norton
Fotografía: Dick Pope
Música: Daniel Pemberton
Género: Thriller
Distribuidora: Movistar+

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘Huérfanos de Brooklyn’

Donde comprar la novela

Oferta

Sinopsis de ‘Huérfanos de Brooklyn’

Huérfanos de Brooklyn nos presenta a Lionel Essrog (Edward Norton), un detective privado solitario que vive con el síndrome de Tourette, se aventura a resolver el asesinato de su mentor y único amigo, Frank Minna (Bruce Willis). Armado solo con unas pocas pistas y el motor de su mente obsesiva, Lionel desentraña secretos estrechamente guardados que mantienen el destino de Nueva York en la balanza. Un misterio que lo lleva de los clubes de jazz empapados en ginebra en Harlem a los barrios marginales de Brooklyn y, finalmente, a los pasillos dorados de los corredores de poder de Nueva York. Lionel se enfrenta a matones, corrupción y al hombre más peligroso de la ciudad para honrar a su amigo y salvar a la mujer que podría ser su propia salvación.
(WARNER BROS).

Donde puedes ver la película



Jonathan Lethem
© 2019 – Warner Bros. Pictures

Cine negro con diversas influencias de la cultura norteamericana

El actor Edward Norton vuelve a ponerse tras las cámaras 19 años después de su debut con la comedia romántica Más que amigos (2000). Es por eso que sorprende la ambición y complejidad de su nuevo proyecto Huérfanos de Brooklyn (Motherless Brooklyn). Un film policíaco ambientado en los años 50, con una trama enrevesada y llena de recovecos, donde la influencia de la política y de las administraciones públicas en la vida cotidiana de los protagonistas se vuelve determinante.Foto de Movistar+

La película abraza con pasión el tono de cine negro clásico. Está envuelta por una trama criminal con pátina racial, donde la moralidad o la ausencia de ella, mueve a todos sus personajes. Hay mucho de Raymond Chandler o Dashiell Hammet en el texto, pero también del realismo sucio de Raymond Carver. Está salpicada por muchos elementos de la cultura popular norteamericana y, sobre todo, por un acercamiento al género que en muchos momentos recuerda al que hizo Robert Towne en su guion para Chinatown (Roman Polanski, 1974).

Huérfanos de Brooklyn (Motherless Brooklyn)
© 2019 – Warner Bros. Pictures

Una obra extraña y compleja

Huérfanos de Brooklyn (Motherless Brooklyn) es, por tanto, una obra extraña para los tiempos que corren y destinada al fracaso comercial. Tiene una duración de casi dos horas y media, un estilo marcado por otra época cinematográfica y un personaje principal con el síndrome de Tourette, lo que le llena de tics y comentarios fuera de lugar. Sin embargo, es una película notable que muestra una capacidad asombrosa de Norton para manejar con habilidad una trama densa e intrincada.

Se le puede achacar el tener diálogos demasiado literarios y sobre explicativos, pero no se le puede negar las virtudes que posee. Norton encuentra sus mejores momentos en la creación de atmósferas, cuando el humo y la sensualidad del noir arrebatan el espacio protagonista a la trama. Las secuencias de investigación del detective, las visitas al club nocturno salpicado con notas de jazz o la aparición estelar del personaje interpretado por una bellísima Gugu Mbatha-Raw. Es cine clásico puro.

Huérfanos de Brooklyn (Motherless Brooklyn)
© 2019 – Warner Bros. Pictures

Un ejercicio de estilo nostálgico

Huérfanos de Brooklyn (Motherless Brooklyn) no supera a sus maestros, no logra escenas icónicas como hicieron Coppola o Scorsese en sus acercamientos al mundo gangsteril. Pero sería injusto no evidenciar que estamos ante un ejercicio de estilo nostálgico. Norton no tiene prisa, desgrana su historia con un ritmo que denota su necesidad por detenerse en los detalles de las distintas capas que contiene. Es un trabajo exigente que pide la implicación y la atención del público. No está hecha para millennials con adicción a su smartphone.

La película tiene una narrativa sólida y una puesta en escena atractiva. En el reparto encontramos a actores de prestigio como Willem Dafoe, Alec Baldwin y Bruce Willis, éste último en un pequeño pero importante rol. El protagonista absoluto es el propio Edward Norton. Todos esos tics del síndrome de Tourette, a veces le sirven para dar un contrapunto cómico, pero hay que reconocer que en otras situaciones acaban siendo un lastre. Es muy repetitivo que cada vez que conoce a alguien tenga que explicarle lo que le pasa y, a la vez, sorprendente que todos lo acepten sin cuestionarse nada.

Jonathan Lethem
© 2019 – Warner Bros. Pictures

Conclusión de ‘Huérfanos de Brooklyn’

Huérfanos de Brooklyn (Motherless Brooklyn) es una película de cine negro clásico. Está escrita, dirigida y protagonizada por Edward Norton, basándose en la novela de Jonathan Lethem. En el reparto también aparece una maravillosa Gugu Mbatha-Raw (Belle, Black Mirror: San Junipero), junto a los consagrados Alec Baldwin, Willem Dafoe y Bruce Willis.

Es un film ambicioso y complejo que plantea una historia llena de capas, sobre la doble moralidad de la política y como afecta su corrupción a la gente humilde. Se combina, entonces, una trama criminal con aroma a novela negra y el realismo sucio de otra trama con claro componente social. Con un detective protagonista afectado por el síndrome de Tourette, la película resulta tan extraña como fascinante.

Una impecable y evocadora fotografía de Dick Pope (El ilusionista, Another Year) y una estupenda banda sonora con elementos jazzísticos de Daniel Pemberton (Molly’s Game, La maldición de Rookford), que incorpora el tema Daily Battles de Thom Yorke & Flea, son otros elementos a tener en cuenta. Huérfanos de Brooklyn (Motherless Brooklyn) se revela como una película muy recomendable para los amantes del cine negro de antaño.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí