La (des)educación de Cameron Post (The Miseducation of Cameron Post) es un drama de Desiree Arkhavan (la serie The Bisexual) que lleva a la gran pantalla la novela homónima de Cecilia Fruguiele. Ambientada a principios de los años 90, cuenta la historia de una joven que es enviada a un centro de terapia para reorientar la sexualidad de jóvenes homosexuales.

Chloë Grace Moretz (La viuda), Sasha Lane (Hellboy) y John Gallagher Jr. (Calle Cloverfield 10) encabezan el reparto de una película que, a pesar de haber ganado el Gran Premio del Jurado del Festival de Sundance del 2018, pasó muy desapercibida por la cartelera estadounidense, aunque merece mucho ser redescubierta. Se estrena en España el próximo 5 de julio.



La (des)educación de Cameron Post

La (des)educación de Cameron Post

Ficha Técnica de La (des)educación de Cameron Post

Título: La (des)educación de Cameron Post
Título original: The Miseducation of Cameron Post

Reparto:
Chloë Grace Moretz (Cameron)
Steven Hauck (Pastor Crawford)
Quinn Shephard (Coley)
Kerry Butler (Ruth)
Dalton Harrod (Jamie)

Año: 2018
Duración: 90 min
País: Estados Unidos
Director: Desiree Akhavan
Guion: Desiree Akhavan & Cecilia Frugiuele
Fotografía: Ashley Connor
Música: Julian Wass
Género: Drama
Distribuidora: Good Films

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de La (des)educación de Cameron Post

Sinopsis

En 1993, una joven (Chloë Grace Moretz) es obligada por su conservadora familia a asistir a un centro de terapia para reorientar la sexualidad de jóvenes homosexuales.

En La (des)educación de Cameron Post, ganadora del GRAN PREMIO DEL JURADO A LA MEJOR PELÍCULA en el FESTIVAL DE SUNDANCE y de la ESPIGA DE PLATA a la MEJOR PELÍCULA en la SEMINCI-SEMANA INTERNACIONAL DE CINE DE VALLADOLID, la guionista y directora Desiree Akhavan («Appropriate Behavior«) y la coguionista Cecilia Frugiuele han adaptado con gran sensibilidad la aclamada novela epónima de Emily Danforth y han creado una refrescante película adolescente.

Mediante una equilibrada mezcla de drama y de irónico humor, La (des)educación de Cameron Post muestra a una joven enfrentándose a la pérdida y al dolor, al tiempo que aprende el significado del empoderamiento gracias a una creciente confianza en su propia identidad. (GOOD FILMS)

Premios

  • Festival de Sundance: Mejor película. 2018
  • Festival de Valladolid – Seminci: Espiga de Plata. 2018


La (des)educación de Cameron Post
Foto de Good Films.

La convulsión adolescente

La adolescencia es descubrimiento y confusión. Descubrimiento del mundo de los adultos y confusión al no saber de qué manera se puede encajar en él. Es una época en la que empezamos a valernos por nosotros mismos, pero en la que aún estamos sometidos al sistema de creencias, expectativas y reglas sociales del entorno que nos rodea, al que se puede reaccionar básicamente de dos maneras: acatando o rebelándose. La (des)educación que experimenta Cameron Post en un centro de terapia de conversión sexual se basa en el conflicto entre esas dos posturas, o lo que es lo mismo, el adoctrinamiento contra la libertad.

Una terapia peligrosa

A poco que sepas acerca de este tipo de centros de reorientación, reconocerás en el film de Desiree Akhavan sus principales señas de identidad: una figura autoritaria que afirma haber curado su homosexualidad, la moralidad cristiana como arma salvadora, la eliminación de cualquier atisbo de individualismo, la insistente búsqueda de culpabilizar a los padres…

La (des)educación de Cameron Post
Foto de Good Films.

A diferencia de la reciente Identidad borrada (2018) con la que comparte temática, la película de Akhavan no contiene ninguna escena de terapia que resulte especialmente chocante ni violenta pero, tal y como se dice en una escena del film, «programar a las personas para que se odien a sí mismas también es abuso emocional». Cameron tiene que lidiar no solo con el odio y la vergüenza que le intentan inducir por haber intimado con una amiga, sino con el odio que sentimos todos hacia nosotros mismos en una etapa tan complicada, engorrosa y decisiva como es la adolescencia.

Hit-Girl en su mejor forma

Desde que despuntó como Hit-Girl en Kick-Ass (2010) con tan solo 13 años, Chloë Grace Moretz jamás ha estado tan bien como dando vida a Cameron Post. Nunca se ha mostrado tan vulnerable y tan auténtica, reflejando el caos mental y el aturdimiento al que está sometido su personaje. Todos su compañeros también están notablemente definidos e interpretados, estando aquellos que conforman la resistencia (Sasha Lane y Forrest Goodluck) y los que intentan por todos los medios encajar y asumir los principios que les están inculcando, incluso a través de gimnasia eclesiástica (estupenda Emily Skeggs).

Foto de Good Films.

La película destaca, además, por el certero retrato que hace de los dos educadores, la hermética psiquiatra encarnada por Jennifer Ehle, y su hermano (John Gallagher Jr.), un tipo que afirma con orgullo haber curado su homosexualidad pero que no tiene ni idea de lo que está haciendo, sumido en la más completa y absoluta soledad.

Conclusión

La (des)educación de Cameron Post es, ante todo, un drama de espíritu crítico libre de los estallidos melodramáticos presentes en este tipo de películas. La protagonista descubre quién es y decide qué rumbo tomar de forma muy natural y orgánica, a través de un guion tan bien escrito como dirigido por Desiree Arkhavan, que dota a cada imagen de significado y belleza. En definitiva, una gran entrada al género ‘Coming-of-Age’ y un viaje a los 90 que evidencia tanto las tácticas ejercidas por la homofobia que siguen vigentes a día de hoy como la atemporalidad de la desazón adolescente.

Reportaje de La (des)educación de Cameron Post en Días de Cine TVE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí