Manuel Martínez Velasco vuelve a formar equipo con su madre, la gran Concha Velasco, en La habitación de María. Tras su última obra de teatro juntos en “El funeral”, con esta obra unen fuerzas nuevamente, sumándose al equipo en la dirección un habitual del teatro, José Carlos Plaza. Asimismo, este título supone la posible despedida de los escenarios de Concha Velasco, que, además, muestra su compromiso con la cultura al realizarla en unos tiempos realmente difíciles para el panorama teatral. Esta producción de Pentación Espectáculos se encuentra en el Teatro Reina Victoria desde el 31 de octubre de 2020. De martes a viernes a las 20 horas, sábados a las 19 horas y domingos a las 18 horas. 



La habitación de María

Crítica de ‘La habitación de María’

Ficha Técnica

Título: La habitación de María
Título original: La habitación de María

Reparto:
Concha Velasco (Isabel Chacón)

Duración: 70 min. apróx.
Dirección: José Carlos Plaza
Dramaturgia: Manuel Martínez Velasco
Diseño escenografía e iluminación:
Paco Leal
Espacio Sonoro:
Arsenio Fernandez
Edición de Video:
Antonio Durán y David Cortázar
Video escena:
Bruno Praena
Primer Ayte de Direccion:
Jorge Torres
Segundo Ayte de Dirección:
César Diéguez
Jefe de Produccion:
Pablo Garrido
Jefe Tecnico:
David P. Arnedo
Ayte de Producción:
Carolina Morocho
Voz Luccio:
Salvador Vidal
Presentadora:
Flora López
Reporteros:
Eduardo Joaquin Ramiro, Jorge Torres, Marcos De la Rosa y Pablo Vélez
Fotografía:
Sergio Parra
Diseño gráfico:
David Sueiro
Productor:
Jesús Cimarro
Producción: Pentación Espectáculos

Tráiler de ‘La habitación de María’

Sinopsis de ‘La habitación de María’

La habitación de María nos presenta a la célebre escritora Isabel Chacón, que cumple hoy 80 años. La flamante ganadora del Premio Planeta, que no pudo recoger en persona por la agorafobia que sufre, celebra hoy su aniversario sin ningún tipo de acto público, ni familiar, como viene siendo habitual en los últimos años.

Son 43 años en concreto los que Chacón lleva recluída en su domicilio por su condición, la planta 47 de un rascacielos madrileño que ha convertido en su fortaleza y donde todo lo que necesita (comida, ropa, medicamentos…) le es llevado a casa. Esa noche se produce un incendio y todos los inquilinos son obligados a evacuar el inmueble. Pero para Isabel esto es imposible, sencillamente «no puede» salir de casa.

A medida que las llamas van llegando a la azotea, exactamente durante 75 minutos, Isabel tendrá que tomar la decisión más importante de su vida afrontando con un inteligente sentido del humor sus miedos, sus fantasmas, y todos los traumas de su vida que le han llevado a esta encrucijada, antes de que sea demasiado tarde… (TEATRO REINA VICTORIA). 



La habitación de María
Foto de Teatro Reina Victoria

El repaso de una vida

Manuel Martínez Velasco invita desde la primera escena al espectador a sentarse dentro de La habitación de María. La obra muestra el 80 cumpleaños de la escritora Isabel Chacón, ganadora de premios muy importantes, la cual lleva sin salir de su casa 43 años. A través de esta particular situación Martínez Velasco va desgranando momentos y aspectos de la personalidad de la literata para abordar y reflexionar sobre el sentido existencial, el miedo, el éxito y la necesidad de expresar lo que tiene por dentro. De igual manera, ese espíritu emocional se equilibra gracias a unos puntos de comedia, que lanzan una crítica sutil a la actualidad social y permiten conectar con el espectador aún más. Gracias a ello, ese influjo personal se mezcla con una ligereza, que permite que el público mantenga su atención sobre el escenario.

Hablar de la agorafobia como propio símbolo y metáfora de la propia vida y sus encierros interiores, hace que se pueda ver la sensibilidad de Martínez Velasco. Asimismo, hay cierto halo de misterio, que se va cocinando a lo largo de la obra. Al no saber qué motivo llevó a la escritora a ese estado, se van dejando datos y vivencias interesantes. Así se hace un relato íntimo sobre lo pasado, que sigue dentro de su vida, con ese fragor de nostalgia y amor. No obstante, hay varios momentos en los que se fuerza abruptamente esa añoranza. Luego, en el clímax de la obra, se abre el gran debate que se propicia por un terrible accidente. Esa marcha a contrarreloj sirve para poner en una tesitura al personaje que acaba sorprendiendo por ese puzzle introspectivo que arrastra y emociona por todo lo que hay detrás.

Pentación Espectáculos
Foto de Pentación Espectáculos

Concha Velasco y el escenario

Tener a Concha Velasco sobre las tablas es un lujo artístico de alto nivel, dado que la actriz es historia cultural viva y ya, a día de hoy, ha dejado un legado de gran importancia. Por lo cual, hay que apreciar que uno de los rostros habituales de la escena teatral, televisiva y cinematográfica siga al pie del cañón, sobre todo por los tiempos que corren. Es cierto que en La habitación de María toma distancia de otros grandes papeles que han interpretado sobre las tablas. Aun así, consigue dotar al personaje con una personalidad muy característica, fijándose en detalles como la dificultad de movilidad, o el mantenimiento del soliloquio para que no pierda fuerza en partes que se salvan por la entonación que pone la actriz. Demuestra la gran importancia de su papel en escena, que cumple con unas ganas que se palpan en el ambiente en todo momento.

Lógicamente, el paso de los años ya se va haciendo más notorio en la forma de interpretar de la actriz, quién en ocasiones abusa de algunos recursos y se vuelve algo reiterativa en la escena. No ocurre lo mismo con aquellas escenas, donde su cotidianidad y acidez cercana encumbran esos puntos de comedia que le dan soltura a la interpretación. Con lo cual, se puede ver que Velasco sigue trabajando con total profesionalidad, aunque su trabajo interpretativo no obtenga la magnificencia de títulos anteriores. A pesar de ello, es un disfrute verla sobre las tablas, además de regalar un momento realmente bonito al acabar la función. Una vez terminada la obra, siempre dedicada unas palabras a los espectadores, los cuales caen a los pies de la intérprete y su dedicación.

Pentación Espectáculos
Foto de Pentación Espectáculos

Las paredes del alma

En esta ocasión, ha sido José Carlos Plaza el encargado de dirigir La habitación de María. El director demuestra su maestría al saber suplir ciertas flaquezas que se dan desde la dramaturgia, al igual que suavizar aquellas que puede notar más directamente el espectador. A través de una buena coordinación de los elementos en escena, en ningún momento se produce un corte abrupto o el ritmo termina decayendo. Por lo cual, hay que aplaudir su labor con respecto a la obra. Después, el diseño de escenografía e iluminación, a manos de Paco Leal, tiene un aspecto cuidado, con detalles que hablan de la propia vida de la protagonista. Ese ambiente asfixiante, con el efecto del humo, el movimiento… Son estupendos. Únicamente, algún efecto especial no obtiene un acabado sobresaliente, pero cumple con su función.

Con todo el movimiento que se forma alrededor, se busca contrastar con la falta de él en el personaje de Isabel Chacón. No obstante, a veces no es suficiente, pero tampoco es llamativa la falta de dinamismo en las partes en las que no está. Por otro lado, el espacio sonoro es increíble, envolviendo perfectamente al espectador. Las voces, como las de Luccio, a veces dan la sensación de ser demasiado impostadas. Luego, la video escena, de Bruno Praena, está trabajada, sabe canalizar su función y tampoco busca un gran impacto sobre el público, por lo que logra el fin que se propone. Finalmente, el montaje deja un buen sabor de boca, que culmina en la conjunción de todos esos elementos expresivos, que se desencadena un final que refleja totalmente el mensaje de la obra.

La habitación de María
Foto de Pentación Espectáculos

Conclusión

La habitación de María es una obra que habla de las cárceles que hay en el interior, con nostalgia del pasado que deja ver aquellas heridas que no se cierran. Gracias a esos puntos personales, el espectador va buscando el motivo del autoencierro, que se conjuga con momentos de comedia oportunos. Es cierto que, en alguna ocasión, se fuerza la emoción, pero no es lo habitual. Luego, Concha Velasco vuelve a subirse a las tablas, reflejando ser historia de la interpretación en vivo. El paso de los años se ven en su forma de actuar, pero sigue siendo un gozo verla sobre el escenario. La puesta en escena es dinámica, se encuentra en movimiento y sabe ser el vehículo transformador de la protagonista. El miedo al cambio que se debate por dejar ir aquello que se ancla en el pasado.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí