Aritz Ortiz llegó a su debut cinematográfico con La Rusa. El film data de 2018, tras su paso por distintos festivales de cine. Además, la película supuso el primer largometraje de Eduardo Rosa, actor al que hemos podido ver recientemente en series como “La casa de las flores”. El reparto también está compuesto por actores como Monika Kowalska, Manuel Larrea o Xosé Núñez. Distribuida por #ConUnPack llega su estreno en abierto el próximo 15 de mayo a distintas plataformas como Filmin.



La Rusa

Crítica de ‘La Rusa’

Ficha Técnica

Título: La Rusa
Título original: La Rusa

Reparto:
Xosé Núñez (Tito)
Monika Kowalska (Svitlana)
Manuel Larrea (Crespo)
Eduardo Rosa (Cepo)
José Carlos Valades (Germán)

Año: 2018
Duración: 60 min
País: España
Dirección: Aritz Ortiz
Guion: Aritz Ortiz
Fotografía: Israel Seoane
Música: Martín Jiménez Sánchez
Género: Thriller
Distribuidora: #ConUnPack

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘La Rusa’

Sinopsis de ‘La Rusa’

La Rusa nos presenta a Tito, un hombre cerca de los 50, en plena crisis, que decide volver a su pueblo, del que se fue hace más de 15 años, con la intención de poner en orden lo poco que le queda, su casa. Cuando llega se encuentra un pueblo sombrío sometido al abuso de Los Crespo. Con ellos vive La Rusa, quien cambiará sus planes. (FILMIN).



La Rusa
Foto de #ConUnPack

Muerte al rey

La ópera prima de Aritz Ortiz llega bajo el nombre de La Rusa, un film que analiza la opresión y el ‘caciquismo’ derivado de las prácticas, que todavía ocurren, en los pueblos de la España vaciada. En primer lugar, el guion establece un protagonista que difiere en cierta manera con el título, por lo que hay cierta confusión con respecto a lo que parece querer ser el foco central. Sin embargo, la manera en la que va encaminando la historia, le permite que empiece a gestarse una línea narrativa interesante. Además, hay ese factor ciertamente de ruptura de la oscuridad que puede atraer al espectador, aunque queden ciertas dudas surgidas de la trama principal sin resolver. Por esta razón, se echa en falta que haya una mayor profundidad en la problemática o, por lo menos, en el trasfondo que encierra a los principales antagonistas.

Lo mismo sucede con las relaciones sociales que, tal vez, por la poca duración del film, no han tenido la oportunidad de extenderse en el tiempo. Por lo cual, lo que provoca es una amalgama de situaciones en la que falta ese enganche verosímil y experimentar la metamorfosis del sentir. Aun así, tiene puntos que tienen personalidad y se puede ver el potencial de lo que se ha creado. No obstante, se podría esperar más del thriller que se expone y queda todo en una disposición a medio gas. Seguramente, las limitaciones técnicas han impedido que brille más el guion, pero, todavía así, hay cierta falta de sustancia en piezas claves del film. Por lo tanto, da la sensación de que todo ocurre excesivamente rápido y se pierde la coherencia contemplativa y explicativa que se quiere dar en un principio.

Foto de #ConUnPack

Problemas en el paraíso

El reparto de La Rusa está formado por rostros no tan reconocidos para el público, por lo que puede ser un atractivo interesante para este proyecto de corte independiente. En un primer lugar, Monika Kowalska se corona como la principal revelación del film, dado que sujeta el mayor reto emocional. Por un lado, hay momentos en los que está brillante y con una potencia orgánica increíble, pero, por otro, se pierde en cierta teatralidad que resta credibilidad a su trabajo interpretativo. Sin embargo, en su conjunto, es un trabajo notable. Luego, el otro gran protagonista, Xosé Núñez, realiza una interpretación correcta, con fuerza y tiene detalles interesantes, pero todavía le falta cierta madurez interpretativa. En consecuencia, no termina de eclosionar en pantalla y se mantiene comedido en gran parte de la película, llevando a cierta falta de vigorosidad.

Por otro lado, Manuel Larrea como Crespo interpreta al nivel de la complejidad de su personaje. Es más, tiene ese punto canalla, sin llegar a un extremismo innecesario. Por esta razón, sabe manejar la energía en pantalla y la escucha con el resto de sus compañeros. Gracias a ello, otorga una actuación bastante bien construida a nivel artístico y en consonancia con el clímax del film. Después, Eduardo Rosa, para el que fue su primer largometraje, lo resuelve con soltura y tiene una naturalidad excelente. Además, es la mejor interpretación del film, con una violencia controlada, un lenguaje expresivo que busca la correlación con el carácter de su personaje y una dicción precisa. A ello, hay que sumar que su energía en pantalla es la que mantiene la conexión entre los diversos personajes y el film en pleno movimiento.

Foto de #ConUnPack

Discreta

Desde el primer minuto el espectador sabe que con La Rusa se encuentra ante una película de bajo presupuesto. Aun así, sus flaquezas no se deben a ello, dado que han sabido resolver el cuidado de la imagen perfectamente. Por lo cual, la dirección de fotografía saca partido al máximo los escenarios naturales en los que fueron rodados y tiene planos realmente creativos. Además, el manejo del color en este largometraje es fundamental, llevando esa gama de ocres y marrones a esa tensión, esa sofocación y el ambiente lugareño. Luego, la dirección artística no es de los aspectos técnicos que más destaque, pero mantiene una coherencia visual plausible y conecta de forma lineal, evitando posibles errores de continuidad espacial. De esta forma, la unión entre ambas obtiene un resultado atrayente hacia el público.

Luego, el montaje ofrece un retrato contemplativo y algo más calmo en su primer acto, lo que hace que haya cierta confusión con el esquema general del film. La razón no es otra que la cinta mantiene un ritmo ágil a partir de la segunda parte, lo que hace que haya ese dinamismo que le da fuerza. Por ello, hubiera podido ser un acierto reajustar esa introducción sobre el pueblo y la nueva ley del ‘cacique’ para evitar cierta descompensación. Pese a ello, no es un film denso, sino que es fácil de ver. No obstante, la banda sonora es de los elementos menos desarrollados y que más facturas pasa al film. Hay ciertos momentos que no hay un buen montaje de sonido y se comprueban las fluctuaciones entre un diálogo y otro. Finalmente, el hilo musical de ciertas escenas es irritante y no encaja.

La Rusa
Foto de #ConUnPack

Conclusión

La Rusa es una película que muestra el caciquismo, el abuso de poder y la necesidad de escapar. Sin embargo, peca de no querer profundizar más y realizarlo desde un punto excesivamente rápido. Luego, el guion cae en ciertas irregularidades, aunque su línea narrativa principal es interesante y muestra el potencial original del libreto. Por otro lado, a nivel interpretativo, hay una descompensación notoria, aunque destaca brillantemente Eduardo Rosa y también Monika Kowalska, pese a ciertos matices a mejorar.

Después, técnicamente, tiene un cuidado de la dirección fotográfica notable, al igual que el montaje, que hubiera sido brillante si hubiera reformulado su primer acto. Sin embargo, la banda sonora es irregular y se perciben ciertos fallos que afectan negativamente al resultado del film. La guerra contra la opresión y la reparación de las alas rotas de la libertad. Interesante, pero no totalmente certera.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí