Dos años después de Logan vuelve el director James Mangold con una película que no puede ser más clásica. Le Mans ’66 (Ford v Ferrari) nos llega con un reparto de lujo encabezado por Matt Damon, Christian Bale y John Berthal. El largometraje se estrena el 15 de Noviembre en España.



Le Mans '66

Crítica de ‘Le Mans ’66’

Ficha Técnica

Título: Le Mans ’66
Título original: Le Mans ’66

Reparto:
Matt Damon (Carroll Shelby)
Christian Bale (Ken Milles)
John Bernthal (Lee Iacoca)
Caitriona Balfe (Mollie Miles)
Tracy Letts (Henry Ford II)
Josh Lucas (Leo Bebee)
Noah Jupe (Peter Miles)
Remo Girone (Enzo Ferrari)

Año: 2019
Duración:
152 minutos
País: Estados Unidos
Dirección: James Mangold
Guion: Jason Keller, James Mangold, Jez Butterworth, John-Henry Butterworth (Libro: A.J. Baime)
Fotografía: Phedon Papamichael
Música: Marco Beltrami
Género: Drama. Acción
Distribuidora: 20th Century Fox España

Filmaffinity

IMBD

Tráiler de ‘Le Mans ’66’

Sinopsis de ‘Le Mans ’66’

Le Mans ’66 narra como Henry Ford II y Lee Iacocca encargan a un equipo americano de ingenieros y diseñadores, liderados por el visionario automovilístico Carroll Shelby y su conductor británico Ken Miles, construir desde cero un nuevo automóvil para acabar con el dominio de Ferrari en el Campeonato del Mundo de Le Mans de 1966. (20th Century Fox España)



Un clásico nunca pasa de moda

El cine está en constante innovación pero hay ciertas cosas que nunca cambian. A mi me gusta llamar a este tipo de películas «clásicos instantáneos». Tenemos el ejemplo reciente de Green Book, una de las películas del año pasado pero que puedes poner codo con codo con Forrest Gump, Salvar al soldado Ryan y mil ejemplos más. Pues bien, Le Mans ’66 es un clásico instantáneo. Una de esas cintas que casi ya no se hacen. Podría ser una película hecha en cualquier década y seria prácticamente igual.

James Mangold nos presenta esta película como una simple historia de superación personal y de competición pero en el fondo es una critica a la burocracia. Mangold nos enseña que a veces, por muy determinado que seas y por muy claras que tengas las ideas, puede haber alguien con traje, alguien que tiene más poder que tú, que estará por encima de ti. Esa es la gran lección que aprendemos de Le Mans ’66.

No he hablado de lo bien hecha que está la película. Obviamente la recreación de los coches es magnífica, pero tiene una ambientación perfecta y una recreación de la época de diez.

Duelo interpretativo y alguna que otra sorpresa

Como bien sabemos, Matt Damon y Christian Bale son grandes actores. De hecho Christian Bale se ha ganado el nombre a fuego con sus distintas interpretaciones. Mientras que Matt Damon está muy natural en la película, Christian Bale tiene el trabajo de interpretar a un delgado piloto inglés.

Por lo tanto, vamos a tener a un Bale totalmente metido en el papel, un poco histriónico en el buen sentido y muy divertido. Y no solo consigue divertirnos, sino que es quién tiene la faena de hacernos sufrir con él cada problema que ocurre dentro del coche. Lo que no les falta a los dos actores en Le Mans ’66 es carisma. Y eso se transmite en la película. Los actores dan lo mejor de si para transmitirnos esa amistad que el guión no necesita recalcar. Este es uno de los muchos aciertos de la cinta porque es el corazón del drama de la película.

John Bernthal es la gran sorpresa de Le Mans ’66. Sobre todo en el inicio de la cinta el actor nos muestra unos matices interpretativos que, al menos yo, nunca le había visto. El gran problema es que el guion, el montaje o bien el director se olvidan de su personaje en cierto momento de la película y su papel queda de secundario hasta el final de la película.

Me gustaría resaltar también a los dos artífices de este duelo. Por un lado, tenemos a Tracy Letts, que interpreta a Henry Ford II y por el otro, tenemos a Remo Girone, que interpreta al mítico Enzo Ferrari. Puede que solo sean unos secundarios, pero sin duda se llevan las dos escenas más cómicas de la cinta.

A gran velocidad

Pese a que la película es bastante larga está tan bien montada que se me ha hecho corta. No solo está bien dirigida sino que el montaje de Andrew Buckland y Michael McCusker hace que la película funcione como un tiro (pese a sus 152 minutos de duración). Y lo más importante. Consigue transmitir muy bien la tensión y la velocidad de una carrera tan agotadora como es las 24 horas de Le Mans.

Lo que más me ha sorprendido de Le Mans ’66 es lo metido que estaba en cualquier momento de la cinta. Como consigue hacerte vivir esta hazaña junto a sus personajes y como sufres con ellos es encomiable. Y lo que lo es más aún, nunca sabes (a no ser que ya vengas estudiado de casa) que va a pasar en la siguiente vuelta.

Conclusiones

Le Mans ’66 es una película dinámica, divertida, tensa. Te lleva en el asiento del copiloto desde el minuto uno hasta el final de la cinta. Seguramente, el gran aliciente sean sus protagonistas, pero es una cinta sólida, bien hecha y muy bien montada. Si bien tiene escenas espectaculares dentro del «género» de películas sobre carreras de coches, lo que hace que llegues al final son sus protagonistas. Me extrañaría que no la viéramos en la temporada de premios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí