Desde Cinemagavia, hemos tenido el inmenso placer de entrevistar a Lola Blasco; dramaturga, actriz y directora teatral española. Recientemente, ha estado representando en el Teatro Fernán Gómez su obra Música y mal; una obra teatral y musical, que hace un bello paralelismo entre el desarrollo de la música clásica con el desarrollo histórico.

Entrevista a Lola Blasco

Lola Blasco
Foto de Lola Blasco (marcosGpunto)

Daniel Jiménez/Cinemagavia: ¿De dónde surge la idea de  hacer Música y mal?

Lola Blasco: Surge de muchas conversaciones con mi profesor de música Manuel Bocos, que es muy friki al igual que yo (Risas). La mayoría de veces que venía a darme clases de piano, nos las pasábamos hablando de anécdotas y bueno, eran conversaciones infinitas. Curiosamente fue él quien se encargó de hacer la selección y los arreglos musicales. Entonces nace un poco de eso, de esas conversaciones que mantuvimos entre él y yo acerca de la vida y obra de algunas figuras de la música clásica.

Lola Blasco
Foto de “Música y mal” (Teatro Fernán Gómez)

Los puntos clave de la obra

Daniel Jiménez/Cinemagavia: ¿Cuáles fueron los puntos clave que conformaron la estructura teatral de la obra?

Lola Blasco: Este texto se estrenó  en 2018 en “El ambigú” del Teatro Kamikaze  de una forma diferente, que no acababa siendo exactamente una obra teatral como tal. La idea principal que yo tenía en mente en un primer momento, era la de hacer un espectáculo que fuera para saloncitos; es decir, no había una intención inicial de que acabara siendo una obra teatral.

Más bien, yo quería hacer una especie de conferencia escénica que se hiciera en salones privados, donde alguien que dispusiera de un piano en su casa nos acogiera y pudiéramos ir a  representarla. Esta idea se la comenté a Israel Elejalde y en ese entonces me invitó a hacerla en “El ambigú”, que fue un montaje mucho más pequeñito del que hemos tenido en el Fernán Gómez; no tenía tanta iluminación ni tanto movimiento, por lo que por ese lado acababa siendo menos teatral. Pero me quede con ganas de llevarlo en salones privados y con la pandemia pues bueno, no se pudo hacer y tuvimos que reajustarlo un poco todo.

¿De cómo se conformó la estructura de la obra? Pues partiendo de las anécdotas que me había contado Manuel Bocos y de las que yo posteriormente fui descubriendo, las claves de la estructura de esta obra tenían que ver con equiparar el desarrollo de la música con el de la historia. Jugamos con una metáfora para hablar por un lado, de cómo esa música se va haciendo cada vez más intelectual y como en esa intelectualidad, la música se va desintegrando. Del mismo modo, a la historia le pasa un poco lo mismo que a la música, apostando cada vez más por la razón y en esa apuesta por el raciocinio, ocurre el mayor de los horrores. Se establece esa metáfora y por eso ese periodo de tiempo concreto, porque si no esta obra la podríamos haber extendido mucho más en el tiempo.

Lola Blasco
Foto de “Música y mal” (Teatro Fernán Gómez)

De qué va la obra

Daniel Jiménez/Cinemagavia: ¿Cómo definirías Música y mal para todos aquellos que no la hayan visto?

Lola Blasco: La resumiría como una obra de teatro con música en directo en la que repasamos algunos acontecimientos, que nos hacen ver con nuevos ojos algunas composiciones o algunos compositores; es decir, no siempre el mal tiene que ver con el compositor sino de cómo han sido utilizadas algunas composiciones. Pero es cierto que nos enfocamos en varios compositores, como Wagner que era antisemita o en  Anton Webern que escondía en su casa a un fanático nazi.

Por otro lado, hay algo muy interesante que explora la obra, que es el hecho de que no es tan fácil como distinguir entre buenos y malos. Por ejemplo que Hitler tuviera ese gusto por la música clásica o que diera charlas de apreciación musical, eso también fue algo que me llamó mucho la atención para hacer esta obra; ya que básicamente estaba queriendo realizar lo mismo que yo en cuanto a este aspecto musical de su vida. De repente te das cuenta de que puede existir la posibilidad  de que te puedas parecer un poco a una persona como Hitler, y eso acaba dándote escalofríos cuando te das cuenta.

No obstante, Hannah Arendt dijo en su momento de que no podemos pensar que el otro es el monstruo, porque entonces no estaremos en alerta y podremos caer otra vez en esa monstruosidad. Esto es algo muy importante y de lo que se habla en la obra, el cómo esa monstruosidad la podemos llevar dentro de nosotros.

Música y mal
Foto de “Música y mal” (Teatro Fernán Gómez)

Parte autobiográfica

Daniel Jiménez/Cinemagavia: Me da la sensación de que la obra cuenta con elementos muy autobiográficos. ¿Es cierto el amor por la música clásica  que muestras en la obra?

Lola Blasco: Sí es totalmente real, yo soy una persona muy melómana. Curiosamente esta pregunta me la han preguntado bastantes veces, desde que se hiciera un semimontaje en un pequeño teatro en Francia. Al estrenarla, lo primero que me preguntó el entrevistador en ese momento fue: ¿Pero de verdad llevas las notas del Aria 39 tatuadas en la cadera? Y yo, pues mira sí, pero no te las voy a enseñar como comprenderás (Risas).

Por lo cual es totalmente cierto, porque como te he dicho antes soy una friki y cuando yo hablo durante la obra de los sentimientos que me provoca la música, pues es algo veraz. Siento que la música me salva, en especial la música clásica y concretamente Wagner y Bach. Estos dos compositores son a los que recurro cuando lo estoy pasando mal y necesito apoyarme en sus obras. Wagner despierta en mí unas sensaciones más heroicas, mientras que Bach es la música del consuelo cuando mi alma está triste.

Música y mal
Foto de “Música y mal” (Teatro Fernán Gómez)

Otros gustos musicales

Daniel Jiménez/Cinemagavia: A  parte de la música clásica, ¿escuchas otro tipo de música más comercial?

Lola Blasco: Sí escucho de todo también, últimamente no tanto porque no me da la vida pero sí. No sé, evidentemente me gusta sobre todo la música clásica pero también me puede  saltar música de C Tangana, Rosalía o Bad Bunny que a veces no me molesta escuchar. No censuro nada y estoy abierta a escuchar de todo, por lo cual en ese sentido también llegó a escuchar otro tipo de música.

Daniel Jiménez/Cinemagavia: ¿A ti como creadora también te encuentras agarrándote al arte para sobrellevar según qué momento vital, cómo algunos de los genios del arte de los que hablas?

Lola Blasco: Sí, sobretodo como autora. Yo escribo generalmente para superar duelos, por lo que es cierto que en los momentos de tránsito o de duelo, lo suelo dejar plasmado.

No obstante en los últimos años ya no tanto, porque he empezado a tener bastantes más trabajos de encargo y ya he empezado a escribir más desde la técnica profesional. Pero si es verdad que los textos más personales que he llegado a escribir, surgen desde ese duelo.

Música y mal
Foto de “Música y mal” (Teatro Fernán Gómez)

El artista y su obra

Daniel Jiménez/Cinemagavia: ¿Qué opinas sobre el debate que existe sobre juzgar o, por el contrario, separar al artista con su obra? ¿Crees que deberíamos dejar de escuchar o de ver a según qué artistas como Woody Allen o Placido Domingo?

Lola Blasco: Yo es algo que  me lo planteo en la obra, pero sinceramente yo voy a seguir escuchando a Wagner. Lo digo claramente en la obra, Wagner fue un hijo de puta y antisemita, pero no voy a dejar de escuchar “Tristán e Isolda” por ello; al igual que no voy a dejar de escuchar los discos de Placido Domingo, ni dejar de ver las películas de Woody Allen. Que sus vidas sean reprobables, no hace que las obras de arte que han realizado sean malas.

La obra de arte no puede ser mala y no creo que deba ser ensuciada por la vida personal de sus autores. Obviamente estoy a favor de hablar de ello y de mostrar ese lado de los compositores o artistas que la llevan a cabo (está obra lo hace con bastante claridad) pero respecto a sus obras se refiere, me parece que no deberíamos juzgarlas por las vidas que han llevado. Porque artistas hijos de puta ha habido muchos a lo largo de la historia, no sé, por ejemplo Picasso por decir uno. ¿Y qué  vamos a hacer con ello? ¿Vamos a dejar de ver las obras de Picasso por ello? Entonces tendríamos que dejar de ver muchas cosas.

Lola Blasco
Foto de Lola Blasco (Juan Naharro y Javier del Real)

Lo políticamente correcto en el arte

Daniel Jiménez/Cinemagavia: Por último, ¿crees que vivimos en una sociedad que es políticamente correcta, de una forma un tanto excesiva? ¿Crees que eso puede afectar a los artistas a la hora de crear?

Lola Blasco: En nuestra sociedad actual hay mucha moralina. Llega a un punto en el que no sabes ni que poner para que no sea políticamente incorrecto con nadie. Esto se está viendo en el arte y me parece que es algo que está afectando de manera negativa en él. También lo podemos ver en el humor, que al intentar ser políticamente correcto con todo acabas no haciendo gracia y precisamente, mucho del humor nace de lo políticamente incorrecto. Vivimos en un tiempo en el que hay muy poca libertad de expresión y esto es algo en lo que intentó no caer como creadora. A veces soy muy políticamente incorrecta y también ser políticamente incorrecta, es enfrentar a la sociedad con los prejuicios que tiene.

Lola Blasco
Foto de “Música y mal” (Teatro Fernán Gómez)

Cuestionario final de Lola Blasco

Como final de la entrevista, propusimos a Lola Blasco  responder un rápido cuestionario con el fin de conocerla en mayor profundidad.

D.J. / CG: Película favorita.

L.B: “El resplandor”, de Stanley Kubrick.

D.J. / CG: Libro favorito.

L.B: “Los ensayos”, de Michael Montaigne.

D.J. / CG: Obra de música clásica para empezar.

L.B: “La flauta mágica”, de Mozart.

D.J. / CG: Un lugar para vivir.

L.B: México.

D.J. / CG: Un lugar para perderte en él.

L.B: México.

D.J. / CG: Un deseo para este año.

L.B: Que se acabe la pandemia.

Puedes leer la crítica de Músical y mal, obra teatral de Lola Blasco, pulsando aquí.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí