Jim Jarmusch nos trae su última película a las carteleras este 28 de junio, Los muertos no mueren. Rodeados de un elenco de lujo, Bill Murray y Adam Driver protagonizan una película de muertos vivientes, cuyo envoltorio aparenta ser una película al uso de humanos matando zombis, pero dentro de ella alberga mucho más.



Los muertos no mueren

Crítica de ‘Los muertos no mueren’

Ficha Técnica

Título: Los muertos no mueren
Título original: The Dead Don’t Die

Reparto:
Bill Murray (Jefe de policía Cliff Robertson)
Adam Driver (Oficial Ronnie Peterson)
Tom Waits (Ermitaño Bob)
Chloë Sevigny (Oficial Mindy Morrison)
Steve Buscemi (Granjero Frank Miller)
Eszter Balint (Fern)
Danny Glover (Hank Thompson)
Maya Delmont (Stella)
Taliyah Whitaker (Olivia)
Jahi Di’Allo Winston (Geronimo)
Kevin McCormick (Guardia Uno)
Sid O’Connell (Guardia dos)
Caleb Landry Jones (Bobby Wiggins)
RZA (Dean)
Larry Fessenden (Danny Perkins)

Año: 2019
Duración: 103 min.
País: Estados Unidos
Director: Jim Jarmusch
Guion: Jim Jarmusch
Fotografía: Frederick Elmes
Música:
Género: Comedia. Terror
Distribuidor: Universal Pictures International Spain

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Los muertos no mueren’

Sinopsis de ‘Los muertos no mueren’

En la apacible localidad de Centerville pasa algo raro. La luna vigila permanentemente sobre la línea del horizonte, las horas de luz solar se están volviendo impredecibles y los animales han comenzado a comportarse de manera extraña. Nadie sabe por qué. Los informativos de televisión son desconcertantes y los científicos están preocupados. A pesar de todo, nadie es capaz de prever la mayor y más extraña invasión que pronto comenzará a sacudir Centerville: los muertos ya no están muertos. Se alzan sobre sus tumbas y atacan salvajemente a los vivos para devorarlos; y los lugareños, que hasta el momento creían vivir una vida apacible, se ven obligados a luchar para sobrevivir. (Universal Pictures International Spain)

Premios

  • Festival de Cannes: Sección oficial (película de inauguración). 2019


Una película Coral

Aunque los dos personajes que aparecen más en pantalla, son los dos oficiales de policía Ronald Peterson (Adam Driver) y Cliff Robertson (Bill Murray), lo cierto es que los habitantes de Centerville son el verdadero protagonista. Esto es una decisión clara por parte del director, la película se toma tiempo en presentar a cada uno y en definir su personalidad, con el objetivo de mostrarnos las delirantes y absurdas reacciones por parte de los residentes del pueblo ante un ataque zombi.

Los muertos no mueren
Copyright Abbot Genser / Focus Features / Image Eleven Productions, Inc.

El miedo de toda película coral es el ritmo. La duración de cada personaje en pantalla está muy bien medida, con el recorrido de los tres policías como columna vertebral uniendo las distintas historias. Aún así, esto no quita que haya personajes más interesantes que otros. Los momentos samurái de la encargada de la funeraria Zelda Winston (Tilda Swinton), o las charlas nerds de terror en la gasolinera de Bobby Wiggins (Caled Landry Jones) son grandes momentos de la cinta. Pero también está la otra cara de la moneda, en algunos momentos se nota un exceso, un ejemplo son los tres chavales del reformatorio, cuya parte es de las peores.

¿Una película de zombis?

Como es costumbre en las películas de Jim Jarmusch, se pueden dividir en distintas capas según la complejidad del mensaje. Un ejemplo es su anterior film, Paterson, una poesía hecha película que enamoró a la crítica, donde dentro de una vida cotidiana semanal se escondían temas tan complejos como: el ser un artista, la fama, nuestro propósito en este mundo, la poesía, etc.

Los muertos no mueren
Copyright Abbot Genser / Focus Features / Image Eleven Productions, Inc.

Aunque Los muertos no mueren es una película más gamberra, dirigida al gran público, no quita  que haya un subtexto detrás. Homenajea el cine de George A. Romero, como en su filmografía critica, mediante la figura de los muertos vivientes, algunos aspectos de la vida contemporánea. No por casualidad está el cambio climático como detonante de la epidemia zombi. Aunque esto se satiriza bastante, cada residente del pueblo apenas se interesa o reacciona ante la noticia del deshielo, echan la vista para otro lado. El ermitaño Bob funciona como narrador omnisciente, al margen de la la sociedad, mostrándonos lo ciegos que estamos ante las tecnologías, como los zombis que buscan wifi, y cómo no nos damos cuenta de la que se nos viene encima si seguimos así.

El toque Jarmusch

El sello de identidad del autor es bastante notorio en toda la cinta. Jim Jarmusch destaca por sus conversaciones cortas, donde los personajes tardan en responder, con diálogos cortos. La comedia flaquea en algunos momentos, se nutre mucho de los running gags (un chiste que se repite varias veces en distintos contextos, conforme se va desarrollándose el argumento) y hay algunos que funcionan y otros no tanto. Es un humor muy característico, es cuestión de cada uno entrar o no en la honda del director, porque puede que algunos gags no sean del agrado de algunos.

The Dead Don't Die
Copyright Abbot Genser / Focus Features / Image Eleven Productions, Inc.

La cuarta pared

En cine llamamos romper la cuarta pared cuando los protagonistas de un film se dirigen a nosotros como espectadores. Mayoritariamente se hace mirando a la propia cámara pero Jarmusch le da un giro de tuerca más a este concepto, dando resultado a uno de los mejores momentos entre los dos policías que hará romper la cabeza a más de uno.

Conclusión

Los muertos no mueren es una de las películas más comerciales del director, aún así sigue marcado por su esencia con grandes personajes y una trama sencilla pero efectiva. Aún así es una de las más flojas de su filmografía, pero sirve como pasatiempo de una tarde para cualquier fanático del género de zombis.

Reportaje de Los muertos no mueren en Días de Cine TVE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí