Ya están disponibles en HBO los primeros episodios de Euphoria, la serie que más ampollas quiere levantar durante este recién estrenado verano. Las impresiones despertadas por sus dos primeros episodios, a continuación.



Euphoria Póster

Crítica de ‘Euphoria’

Ficha Técnica

Título: Euphoria
Título original: Euphoria

Reparto:
Zendaya (Rue Bennett)
Maude Apatow (Lexi Howard)
Angus Cloud (Fezco)
Eric Dane (Cal Jacobs)
Alexa Demie (Maddy Perez)
Jacob Elordi (Nate Jacobs)
Barbie Ferreira (Kat Hernandez)
Luke Roessler (Leslie Bennett)
Nika King (Nate Jacobs)
Storm Reid (Gia Bennett)
Hunter Schafer (Jules Vaughn)

Año: 2019
Duración: 55 min.
País: Estados Unidos
Dirección: Sam Levinson (Creator), Augustine Frizzell
Guion: Sam Levinson, Ron Leshem, Daphna Levin, Tmira Yardeni
Fotografía: Marcell Rév, Drew Daniels, Adam Newport-Berra
Género: Drama
Distribuidor: HBO España

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Euphoria’

Sinopsis

Advertencia: En esta serie hay escenas violentas sobre drogas, sexo, y salud mental La superestrella Zendaya protagoniza esta serie de HBO sobre un grupo de estudiantes de instituto que se mueve por un mundo voluble cargado de drogas, sexo, problemas de identidad, traumas, redes sociales, amor y amistad. (HBO España).



Juventud, divino tesoro

Llegaron los 90, y con ellos un auténtico boom que revolucionó el panorama televisivo juvenil. Estoy hablando, claro, de Sensación de vivir (Beverly Hills, 90210), la popular creación de Aaron Spelling.

Una serie que, a pesar de ser tachada de superficial, cursi (incluso naíf) o culebronesca, trato temas (sobre todo durante sus primeras temporadas) tan peliagudos como el suicidio, los embarazos no deseados, el VIH, el racismo, la homofobia, la violación, la violencia de género o la pérdida de la virginidad, al mismo tiempo que asentaba las bases de lo que sería una serie enfocada al público adolescente (es decir, contándoles los problemas desde un primas cercano y no desde uno más adulto o paterno/paternal/paternalista).

Nota: Sensación de vivir regresará el próximo 7 de agosto. Lo hará en forma de ¿falso documental? (seis capítulos en la que los actores principales interpretarán a versiones exageradas de sí mismos), y para deleite del que esto escribe, pero esa es otra historia.

Euphoria
Copyright HBO

Dawson crece (Dawson’s Creek), The O.C. o Gossip Girl, por citar solo una pocas, son claras deudoras de la serie protagonizada por (el tristemente desaparecido) Perry y compañía.

Euphoria, a pesar de presentarse como una serie en las antípodas (en forma y fondo) de todas las nombradas, también le debe lo suyo a Sensación de vivir.

Sam Levinson: nuevo enfant terrible; futuro autor de culto

Sam Levinson ya debería haber llamado tu atención. ¿O es acaso todavía no has visto la muy salvaje (valga la redundancia) Nación salvaje (Assassination Nation)?

Estamos, no cabe duda, ante un creador con un discurso potente y claro (y plasmado, dicho sea de paso, de la más llamativa, casi psicotrópica, de las maneras); un dignísimo sucesor de cineastas tan personales (y controvertidos; ¡y yo que me alegro!) como Harmony Korine o Gregg Araki (de plena actualidad gracias a su serie Now Apocalypse).

Euphoria contiene todo eso: el discurso potente (a veces excesivamente crudo; decididamente asalvajado) y un poderío visual rotundo (a veces un tanto videoclipero; si es que se me permite usar una palabra tan viejuna y demodé).

Zendaya: chica Disney; chica Marvel

Zendaya, actriz y cantante, es la protagonista principal de Euphoria.

Euphoria
Copyright HBO

A la joven la hemos podido ver en otros menesteres menos comprometedores, como, por ejemplo, en la teleserie K.C. Agente especial (K.C. Undercover), para el Disney Channel, o acompañando a Tom Holland en Spider-Man: Homecoming y Spider-Man: Lejos de casa (Spider-Man: Far from Home), esta última de plena actualidad (se estrena, en España, el próximo 5 de julio).

Señalar que aquí, en Euphoria, da vida a una muchacha con graves problemas de adicción.

Su personaje capitaliza buena parte de los dos primeros capítulos, pero también tienen a bien presentarnos a otros muchos, entre los que destacaría a Jules (Hunter Schafer, actriz transexual y activista de los derechos LGTB+), nuevo apoyo de nuestra protagonista, o a Nate (Jacob Elordi), quien se posiciona como una especie de versión 2.0 del Jason Bateman de Bret Easton Ellis.

Penes, penes y más penes

Euphoria toca temas polémicos. Y lo hace sin miramientos.

Ya antes de su estreno acaparaba titulares debido al falso pene erecto que luce Eric Dane, el Dr. Macizo de Anatomía de Grey (Grey’s Anatomy), en el primero de los capítulos (el segundo, por cierto, incluyo toda una colección de genitales masculinos).

Sin embargo, lo más atrayente de Euphoria es que, aunque se presente como un trabajo hiperrealista (sin serlo realmente del todo; diría que es más excesiva que realista, que también), se presenta como un trabajo rotundo, tanto en lo narrativo (no se muestra paternalista ni especialmente didáctica o moralista; deja que sea el espectador el que tome sus propias decisiones o forme sus propias opiniones, cosa que está muy bien) como en lo visual (Euphoria es como un caramelito, de alguna de esas sustancias ilegales que tanto le gustan al personaje de Zendaya, para la vista).

Conclusión

No diré que Euphoria es una serie transgresora (entre otras cosas porque esa palabra, de tanto ser usada, ha perdido fuerza), pero sí señalaré que está mucho más pegada a la actualidad que todas esas propuestas juveniles orquestadas por canales decididamente ‘mainstreams’ (te miro a ti, The CW) y que torpedea con dureza esa imagen irreal y romántica que de la pubertad hacen la inmensa mayoría de trabajos enfocados a los más jóvenes (te vuelvo a mirar a ti, The CW). Y sí, lo repito: su narración y su apartado visual juegan muy mucho a su favor.

Lo mejor: Un poderío narrativo y visual de primer orden. También su crudeza.

Lo peor: El abuso de la voz en off me acaba saturando un poco. Suele hacerlo. Es personal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí