Noche de bodas (Ready or Not) es una comedia negra, dirigida por Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett (El heredero del diablo), que versa sobre una mujer cuya noche de bodas se torna siniestra cuando su excéntrica y adinerada familia política le obliga a participar en un terrorífico juego. Samara Weaving (The Babysitter), Adam Brody (¡Shazam!), Andie McDowell (La última carcajada), Mark O’Brien (El candidato) y Henry Czerny (Heridas abiertas) encabezan el reparto del film. Se estrena en cines españoles el próximo 11 de octubre. Puedes leer otra crítica de esta película AQUÍ.



Noche de bodas

Crítica de ‘Noche de bodas’

Ficha Técnica

Título: Noche de bodas
Título original: Ready or Not

Reparto:
Samara Weaving (Grace)
Andie MacDowell (Becky Le Domas)
Mark O’Brien (Alex Le Domas)
Adam Brody (Daniel Le Domas)
Henry Czerny (Tony Le Domas)
Nicky Guadagni (Aunt Helene)
Melanie Scrofano (Emilie)
Kristian Bruun (Fitch Bradley)
Elyse Levesque (Charity Le Domas)
John Ralston (Stevens)

Año: 2019
Duración: 95 min.
País: Estados Unidos
Director: Tyler Gillett, Matt Bettinelli-Olpin
Guion: Guy Busick, Ryan Murphy
Fotografía: Brett Jutkiewicz
Música: Brian Tyler
Género: Intriga. Terror
Distribuidor: Twentieth Century Fox España

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Noche de bodas’

Sinopsis

Noche de bodas sigue a una joven el día de su boda (Samara Weaving) al participar junto a su marido (Mark O’Brien) y la acomodada y excéntrica familia de este (Adam BrodyHenry CzernyAndie MacDowell), de una vieja tradición que se convierte en un juego letal en el que todos luchan por la supervivencia.


Muerte a los ricos

Es fácil odiar a los ricos y privilegiados. Repudiamos el afán por exhibirse, la altivez, el sentimiento de superioridad y la cuna de oro donde muchos han nacido. Pero al mismo tiempo, sentimos cierta fascinación hacia sus rituales sociales, sus excesos y al lujo del que están rodeados. Leemos sobre sus miserias en la prensa y no podemos evitar jactarnos de aquellos que caen en picado después de haberlo tenido todo.

Mi abuelo solía decir que “la gente rica es el demonio”; una expresión un tanto exagerada como cualquier muestra de sabiduría del refranero popular, pero que no deja de evidenciar el escepticismo que siempre ha sentido la clase obrera hacia la alta. Esta lucha de clases está presente en Noche de bodas (Ready or Not), una comedia negrísima con todos los ingredientes para convertirse en película de culto.

Noche de bodas
Copyright 2019 Twentieth Century Fox

Una familia política peculiar

Tras un perturbador prólogo, el film dirigido a cuatro manos por Matt Bettinelly-Olipn y Tyler Gillett arranca en las horas previas a la boda entre Grace y Alex. Se da la situación de que Alex pertenece al clan Le Domas, que ha sustentado su imperio económico en la industria de los juegos de mesa a lo largo de varias generaciones. También tienen una peculiar tradición: en la noche de bodas, el recién llegado a la familia debe sacar una carta de una máquina en la que se indica el juego al que todos los miembros deberán jugar.

A la pobre de Grace le tocará un juego a vida o muerte que emparenta la película con el estupendo slasher Tú eres el siguiente(2011), y si bien ambas revierten el rol de víctima que siempre se le ha adjudicado a la ‘final girl’, Noche de bodas no intenta infundir miedo ni se preocupa por generar sustos, lo cual puede decepcionar a aquellos que busquen una propuesta de terror al uso.

Noche de bodas
Copyright 2019 Twentieth Century Fox

A los pies de Samara

Pero aquellos que consigan entrar en el juego que propone el film se encontrarán con una sátira divertidísima con tanta mala uva como socarronería. El guion viene coescrito por Ryan Murphy (American Horror Story), notándose su impronta, tanto al sacar tiempo para desarrollar las personalidades de cada personaje en el caos que no tarda en generarse, como en la caricaturización en la que cae alguno de ellos. No obstante, si bien es genial que se recupere  para la ocasión a Adam Brody y a Andy McDowell en un rol muy diferente al que estamos acostumbrados a verla, la película pertenece a Samara Weaving, la desafortunada novia.

La actriz australiana, que ya demostró lo bien que se le da aunar comedia y terror en The Babysitter (2017), nos conquista progresivamente a lo largo del metraje gracias al cursillo acelerado de empoderamiento al que su personaje debe someterse si quiere sobrevivir a su noche de bodas, armada con lo que buenamente puede agarrar, con sus Converses amarillas, y con una personalidad irresistible con la que consigue que nos preocupemos seriamente de que se mantenga con vida… porque nos encantaría llevárnosla de fiesta a celebrarlo.

Ready or Not
Copyright 2019 Twentieth Century Fox

Conclusiones de ‘Noche de bodas’

Noche de bodas parte de la preocupación sobre cómo encajar en la familia política para desarrollar a posteriori una jornada de caza que se vuelve en contra del depredador, quien a su vez, sufre un miedo atroz a caerse del eslabón más alto de la cadena alimenticia. La película hace sufrir a las clases privilegiadas, le da material a Samara Weaving para que nunca más la confundamos con Margot Robbie, y construye una trama tensa, llena de giros y humor absurdo, que no explota hasta culminar en un impactante clímax difícilmente superable. Te quedarás con ganas de echar otra partida.

Este artículo puedes leerlo también en El Otro Fanboy.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí