El Festival Internacional de Cortometrajes de Pilar de la Horadada, conocido popularmente como Cortopilar, da el pistoletazo de salida este 11 de noviembre. El certamen se extenderá hasta el 16 de noviembre, donde se revelará quiénes son los afortunados en llevarse el apreciado galardón. Son un total de 42 cortometrajes los que conforman la Sección Oficial de esta 4ª edición del Festival Cortopilar 2019. Os los presentamos para que conozcáis más acerca de estos nominados.

En esta edición, el jurado ha sido conformado por personajes reconocidos en la industria cinematográfica. Son los siguientes: Teresa Hurtado de Ory, actriz conocida por películas como «Las trece rosas»; el editor José Manuel Jiménez, Thaïs Blume, recordada por series como «Sin tetas no hay paraíso»; Raquel Fernández Núñez, directora de fotografía de proyectos como «Las furias» y el director y guionista Polo Menárguez, detrás de filmes como «El plan».

Sección Oficial 4ª edición del Festival Cortopilar 2019: 2ª Parte

Al ser un número de cortometrajes bastante extenso, dividimos el análisis de los nominados en dos partes. El pasado 4 de noviembre se publicó la primera parte de la 4ª edición del Festival Cortopilar 2019. En este artículo traemos los otros 21 nominados que también optan a premio y hago un pequeño análisis y primeras impresiones de estos proyectos. Mucha suerte a todos los aspirantes.

4ª edición del Festival Cortopilar 2019
‘Vaca’, de Marta Bayarri

De «Skin» hasta «Limbo»

‘Skin’, de Guy Nattiv: Una historia sobre racismo que lo lleva a su estado más extremo, pero que causa impacto en el espectador. Un guion irregular, que parte de una reflexión necesaria sobre la violencia social y las consecuencias de ello. Una realización técnica efectiva, además de unas actuaciones a la altura del mensaje que quieren transmitir al público. Un golpe sobre la mesa visualmente realizado.

‘Vaca’, de Marta Bayarri: Un cortometraje feel-good que a través de la metáfora de una vaca explica esa necesidad de vivir, de romper con la rutina y de luchar por una vida nueva. El monólogo de Marta Bayarri transporta esa ilusión, aunque a veces, peque de positividad excesiva. Una idea muy curiosa y bastante original, con un resultado notable, pero que no brilla en su totalidad.

‘Heridas’, de Joan Paüls: Una relación que emana una sensibilidad durante todo el diálogo que mantienen sus protagonistas. Ahonda sobre la naturaleza de las parejas, además, de narrar la emoción que hay detrás del sentir cuando el amor es completamente ciego. Unas interpretaciones muy íntimas, que consiguen conmover al espectador por la vorágine de sentimientos que muestra.

‘Limbo’, de Daniel Viqueira: Un trabajo espeluznante, que se vuelve visualmente igual de impecable como incómoda para espectadores sensibles. Una violencia explícita que escenifica el mal que supone la violencia machista. Un relato de terror que sin necesidad de mediar apenas palabras, impacta en el público y estremece a unos niveles muy altos. Un escalofrío en el cuerpo constante.

’16 de decembro’, de Álvaro Gago

De «Lay Them Straight» hasta «Benidorm 2017»

‘Lay Them Straight’, de Robert DeLesky: Un cortometraje que juega con la propia percepción del espectador. No hay un resolución clara, por lo que puede haber cierto sector del público que se sienta confundido con su resultado. Hay que destacar su calidad artística, en especial, los colores utilizados. Visualmente presenta un trabajo muy potente.

’16 de decembro’, de Álvaro Gago: Una obra audiovisual cruda e impactante. Los peligros de la calle se hacen tangentes y los mantiene en ritmo que deja sin respiración al espectador. Es imposible que la potencia de su guion y puesta en escena sobrecoja al público. Su mayor baza es mostrar una realidad que, desgraciadamente, todavía sigue vigente en la actualidad.

‘Supine’, de Nicole Goode: Una Amélie rocambolesca y alejada de un mundo de felicidad para entrar en una pesadilla con un revés que se puede percibir en el ambiente del cortometraje. El estilo artístico y el despliegue técnico hace que la historia tenga un atractivo hacia el espectador. Oscura, pero sin perder esa chispa magnética.

‘Benidorm 2017’, de Claudia Costafreda: Una historia ligera que acaba cayendo en un ritmo demasiado pausado para el ambiente feel good que quiere transmitir. Tamar Novas y Yolanda Ramos hacen un combo espectacular, pero se desaprovecha al no haber una conexión con más química El guion parece no llegar a buen puerto, por lo que termina con un resultado muy irregular.

4ª edición del Festival Cortopilar 2019
‘Suc de Síndria’, de Irene Moray

De «What Is Love» hasta «A Little Taste»

‘What Is Love’, de Paco Caballero: Verónica Echegui y Miki Esparbé realizan una labor interpretativa brutal, dotan de personalidad a este cortometraje. La historia comienza desde un punto sencillo, pero que va enredándose, planteando al espectador algunas cuestiones en torno al amor, las relaciones entre personas y la dificultad de la comunicación en muchas ocasiones.

‘Suc de Síndria’, de Irene Moray: Un proyecto con una delicadeza visual que conecta a la perfección con esa vorágine tan sensitiva de su historia. Elena Martín demuestra su avance interpretativamente con respecto a otros papeles. Está excelente. Un cortometraje que lleva en sí mismo una emoción y un mensaje tan humano como sanador. Íntimo, personal y profundo.

‘La baldosa detrás del charco’, de Tomás Rojo: El cortometraje de Tomás Rojo tiene un tono ligero, pero que combina perfectamente con la comedia más sencilla pero efectiva. En sus cinco minutos consiguen contar una historia curiosa y no se puede negar que deja muy buena sensación en el público. Entre los actores protagonistas fluye una química muy positiva.

‘A Little Taste’, de Victor Català: Con un carácter llevado a las fábulas de terror, este cortometraje tiene una personalidad bastante curiosa. El guion juega con la percepción del espectador y su giro final es lo que le otorga un carácter más socarrón. La realización técnica y artística es impecable, dejando un resultado que transmite a la perfección ese mundo de leyendas.

‘Ipdentical’, de Marco Huertas

De «La Noria» hasta «Ipdentical»

‘La Noria’, de Carlos Baena: Corto de animación que empieza con un ambiente fantástico. Sin ningún diálogo transmite a la perfección el mensaje que hay en él, dando forma a las sombras y dejando una sensación muy emocional. Es un cortometraje que deja un efecto sanador, dado que hay esa pincelada de ingenuidad e inocencia de la infancia y la pérdida.

2001: Destellos En La Oscuridad, de Pedro González Bermúdez: Un proyecto ambicioso que recrea una entrevista con Stanley Kubrick y reflexiona sobre temas muy complejos en torno a la propia naturaleza humana y el avance de la sociedad. Un análisis profundo y extenso, que viene acompañado por un material audiovisual interesante.

‘Ama’, de Júlia de Paz: Una historia desgarradora de una realidad cruda, que se muestra sin ningún adorno. Una muestra de las dificultades económicas y de una visión distinta de la maternidad y los esfuerzos de ésta. Únicamente juega en su contra el montaje sonoro, haciendo algunas partes algo incomprensibles verbalmente. Sin embargo, su banda sonora en la voz de Rosalía es excelente.

‘Ipdentical’, de Marco Huertas: Una crítica a la necesidad de creatividad y el peligro de buscar una sociedad más monótona. Un guion bien pensado, con una creación de un mundo distópico muy bien aplicado. La interpretación de Manuela Vellés es soberbia, dado que transmite en todo momento esa sofocante realidad a la que tiene que hacer frente.

4ª edición del Festival Cortopilar 2019
‘Foreigner’, de Carlos Violadé

De «La octava dimensión» hasta «Un coche cualquiera»

‘La octava dimensión’, de Kike Maíllo: Un cortometraje con un gusto excepcional en su imagen, con una historia muy innovadora. Se va construyendo un laberinto de situaciones, que permite al espectador quedarse cautivado por lo que se ve en pantalla. Una Najwa Nimri arrebatadora, que pisa fuerte y conquista al público. Un resultado de mucha calidad.

‘Maras’, de Salvador Calvo: Denuncia social de los gritos ahogados de una sociedad que vive el infierno impuesto por una violencia constante en sus ciudades. La fotografía es exquisita, con una utilización muy bien planteada del efecto del blanco y negro. Sobrecogedora y con unas interpretaciones que impactan desde el primer instante.

Foreigner, de Carlos Violadé: Impactante cortometraje que deja un poso de reflexión muy profundo. Realiza con maestría visualmente el significado de “extranjero” contraponiendo dos figuras, que en un principio, podrían ser muy distintas. Una historia con una humanidad muy sincera, que emociona al espectador y queda en su retina y en su mente su mensaje principal. Técnicamente excelente.

‘Tahrib’, de Gerard Vidal Cortés: Bajo un preámbulo de las mafias detrás de la inmigración ilegal, esconde un mensaje de realismo visceral. La huida se convierte en su único camino, dejando dos figuras totalmente opuestas que influyen totalmente en su destino. Un ritmo rápido y vertiginoso, que deja al espectador con ganas de querer saber más. Muy bien realizado.

‘Un coche cualquiera’, de David P. Sañudo: Su estructura sorprende al espectador, dado que crea un relato en el que nada es lo que parece. Unas interpretaciones que saben captar a sus personajes, por lo que son partícipes en este conjunto de luces y sombras. Hay crítica social y una lucha llevada al extremo. La realización técnica es brillante y destaca durante toda su duración.

¿Preparados para esta 4ª edición del Festival Cortopilar?

Guerreros

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí