Mireia Noguera dirige y escribe su segundo cortometraje: Nunca te dejé sola. Presentado en el prestigioso Festival de Sitges, el pasado 5 de octubre, consiguió agotar las entradas para su estreno. Protagonizado por Nora Navas y Clàudia Pons, la primera conocida por películas como «Dolor y gloria» o «Panegre». La directora y guionista de este proyecto ha realizado una colaboración durante seis años con el realizador David Victori, además de realizar una producción en «Juego de Tronos«. En 2015 se alzó con el premio al mejor cortometraje en el Festival de Terror de Molins de Rei por «Centrifugado». Un ejemplo de la cantera de la nueva generación del cine español.



Nunca te dejé sola

Crítica de ‘Nunca te dejé sola’

Ficha Técnica 

Título: Nunca te dejé sola
Título original: Nunca te dejé sola

Reparto:
Clàudia Pons (Claudia)
Madre (Nora Navas)
Claudia 5 años (Valeria Alonso)
Madre 5 años (Valeria Pérez)
Abuelo (Josep María Alejandre)

Año: 2019
Duración: 18 min
País: España
Director: Mireia Noguera
Guion: Mireia Noguera
Música: Miquel Coll i Trulls
Fotografía: Gina Ferrer
Género: Suspense
Productora: Mammut Producciones

Sinopsis de ‘Nunca te dejé sola’

Nunca te dejé sola cuenta la historia de Claudia (Claudia Pons), adolescente que siente un extraño y, por momentos, inexplicable rechazo hacia su madre (Nora Navas). Claudia sufre una pesadilla recurrente donde su propia infancia se confunde con la de su progenitora. (MAMMUT PRODUCCIONES)



Nunca te dejé sola
Foto de Mammut Producciones

La pesadilla del trauma

Mireia Noguera crea una historia muy personal en Nunca te dejé sola, que nada entre la intriga y el suspense desde su primera escena. El guion está muy bien estructurado, sabe mantener al espectador pegado a la pantalla hasta la resolución del conflicto. Una trama muy profunda en la que se muestra que los peores miedos de la persona es su entorno más cercano. Los recuerdos bloqueados de Claudia servirán de puentes para realizar una pesadilla personificada, en la que irá abriendo las puertas para conocer su verdadero terror. La manera en la que va cosiendo los retazos personales de la protagonista y su madre hace que se pueda ver mucha personalidad en su construcción narrativa. No realiza un uso de los diálogos, dado que prefiere desarrollar la historia de una forma totalmente visual. Las imágenes hablan por sí solas y causan mucho más efecto que cualquier palabra.

A nivel interpretativo no se puede negar que la elección de las actrices es muy apropiada. Destaca Clàudia Pons como Claudia, comedida, con una mirada perdida que acaba encontrándose. Muy sentimental. La actriz mide su expresividad para dar en cada escena el golpe que necesita. Sin duda, Nora Navas como la madre está excelente. Un sentimiento desde lo más profundo que es imposible el espectador no se emocione viéndola. Ambas forman un buen equipo artístico, conectando con el público y crean una empatía muy natural. Por último, hay que destacar el gran trabajo actoral de las pequeñas: Valeria Alonso y Valeria Pérez. A través de su inocencia y su forma de moverse en el espacio, crean impresión en los espectadores. Esa luz envuelta en un ambiente enturbiado que consigue ser la pieza del puzzle interpretativo del cortometraje. Un reparto al que hay que aplaudir.

Nunca te dejé sola
Foto de Mammut Producciones

El mundo íntimo

Lo mejor de Nunca te dejé sola es la realización técnica detrás de este cortometraje. El equipo artístico ha sabido crear un mundo en el que las pesadillas tienen cabida, pero además ha sabido reflejar ese “infierno interior” a la perfección. La dirección de fotografía ha aprovechado este mundo creado por Noguera, retorciéndolo hasta crear la metáfora visual y onírica de lo que se esconde detrás de las pesadillas de la protagonista. Parecido a lo que ocurriese con “Origen”, se presta especial atención a la creación visual del sueño y lo resuelve de una manera brillante. Luego, el vestuario y los elementos de la puesta en escenas están muy bien pensados, se puede percibir el gran trabajo de organización que hay detrás. Nunca da la sensación de improvisación y un acabado muy bonito visualmente.

No se puede negar que este cortometraje tiene un ritmo muy dinámico, sin perder el tema que se está abordando. El montaje es impresionante y la rapidez con la que entremezcla secuencias es sensacional. Los efectos son sutiles, pero necesarios. Sabe crear la tensión y el suspense, dejando con la piel de gallina al espectador. Un planteamiento complicado que termina desarrollándose de una manera muy competente. Además, hay que subrayar que siendo el segundo trabajo de Noguera, sorprende la gran técnica, que tanto ella como su equipo, han ejecutado. La iluminación es tan elegante y saben conducirla como elemento expresivo en escena y aporta dramatismo a la acción. Por último, la música es preciosa. Una buena banda sonora que ha sido creada con mucho gusto y delicadeza. Produce un efecto sensitivo en el espectador que eleva el resultado final del cortometraje. Una realización redonda.

Nora Navas
Foto de Mammut Producciones

Conclusión

Nunca te dejé sola es un cortometraje que explora las bestias internas que se quedan en la memoria. Los bloqueos y los miedos. Un guion en el que brillan los silencios y la imagen habla por sí sola. Actuaciones con mucha sensibilidad, en especial, Nora Navas, que está impresionante. Una realización técnica brillante, con mucho gusto y se puede ver la pasión con la que se ha hecho este proyecto. Se ha cuidado hasta el más mínimo detalle: fotografía, composición artística, banda sonora… Precioso. Suspense con un mensaje profundo que cautiva al espectador y deja un poso de reflexión y emotividad muy sensitivo. Un gran trabajo de Noguera y su equipo.

Guerreros

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí