Ofrenda a la tormenta sigue la estela de El guardián invisible y Legado en los huesos y nos devuelve al valle del Baztán con una nueva oleada de misterios. Fernando González Molina dirige la última parte del drama policíaco a la española protagonizado por Marta Etura y basado en las novelas homónimas de Dolores Redondo. La fecha prevista para su estreno del 27 de marzo queda aplazada para el 12 de junio.



Ofrenda a la tormenta

Crítica de Ofrenda a la tormenta

Ficha Técnica

Título: Ofrenda a la tormenta
Título original: Ofrenda a la tormenta

Reparto:
Marta Etura (Amaia Salazar)
Susi Sánchez (Rosario)
Elvira Mínguez (Flora Salazar)
Leonardo Sbaraglia (Juez Markina)
Benn Northover (James)
Paco Tous (Dr. San Martín)
Álvaro Cervantes (Berasategui)
Ana Wagener (Fina Hidalgo)
Imanol Arias (Padre Sarasola)
Marta Larralde (Yolanda Berrueta)

Año: 2020
Duración:
País: España
Director: Fernando González Molina
Guion: Luiso Berdejo (Novela: Dolores Redondo)
Fotografía: Xavi Giménez
Música: Fernando Velázquez
Género: Thriller. Intriga
Distribuidor: DeaPlaneta 

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de Ofrenda a la tormenta

Donde comprar la novela

Sinopsis

Ha pasado ya un tiempo desde que la inspectora Amaia Salazar (Marta Etura) se enfrentó a su madre. Pero a pesar de que tanto la Guardia Civil como el juez Markina (Leonardo Sbaraglia) dan por cerrado el caso, Amaia siente que no está libre de peligro.

La muerte súbita de una niña en Elizondo resulta sospechosa y los análisis forenses del doctor San Martín (Paco Tous) llevan a Amaia a investigar otras muertes de origen similar que conducirán a la inspectora a la resolución final de los sucesos que han asolado el valle de Baztán. (DeaPlaneta)

Premios

  • Festival de Málaga: Película inaugural (fuera de concurso). 2020


Fantasmas del pasado

En las dos primeras películas nos adentramos en los tenebrosos callejones de un pueblecito al norte de la península, y Ofrenda a la tormenta es el culmen de esa tensión. El thriller policíaco que se intuía en El guardián invisible y se desdibujaba en Legado en los huesos termina por desaparecer en esta última entrega. Ofrenda a la tormenta es un continuo de drama familiar y personal en el que la investigación no está lo suficientemente cuidada.

La inspectora Amaia Salazar (Marta Etura) no está convencida de la supuesta muerte de su madre, y cree que todo es un montaje para salirse con la suya. Pero es la única que lo cree. Su familia —marido estadounidense incluido— quiere pasar página y volver a la cotidianidad lo antes posible. La acusan de estancarse en el pasado y obsesionarse con causas perdidas.

Sin embargo, una sucesión de suicidios sospechosos y muertes prematuras de bebés indican que el desenlace de esta historia se encuentra en el límite que separa la realidad de la fantasía. Ofrenda a la tormenta se mete de lleno en la mitología vasca, lo más valioso de la secuela.

Dolores Redondo
Copyright Michael Oats

Demonios y superstición en el valle del Baztán

González Molina ha apostado por una estética aún más oscura que en la anterior película. Se entrega por completo al ambiente boscoso, solitario y un poco siniestro que le ofrece el paisaje navarro.

Las pesquisas de la inspectora Salazar la llevarán a destapar creencias que se creían enterradas, pero que aún arraigan entre los habitantes del valle del Baztán. Entre otros, se hablará de la Inguma, el espíritu al que la mitología acusa de la muerte súbita de los bebés. Según la leyenda, les roba el aliento mientras duermen.

El personaje de Etura se enfrenta una vez más a las intrigas de la pequeña población en la que se crió, y los secretos de sus habitantes. En Ofrenda a la tormenta volvemos a encontrarnos con sus vecinas y hermanas, así como con el cura Sarasola, interpretado por Imanol Arias. Sin embargo, ninguno de estos personajes dura mucho en pantalla y, por tanto, sus apariciones son casi anecdóticas.

Ni siquiera el marido de Amaia o su hijo tienen protagonismo. El matrimonio de la inspectora está en constante amenaza por las insinuaciones, cada vez menos sutiles del juez Markina (Leonardo Sbaraglia). No obstante, la película pasa por ello de puntillas, y el espectador se queda con la sensación de que Amaia no tiene mucho apego a su relación de pareja.

Dolores Redondo
Copyright Michael Oats

La conclusión de una trilogía olvidable

A pesar de la falta de cercanía con algunos personajes, Ofrenda a la tormenta se regodea en el dramatismo hasta un punto excesivo. El director está tan obcecado en mostrarnos un plano deprimente tras otro que no presta la suficiente atención a cuidar la historia en su conjunto. Los minutos se arrastran lentamente mientras la protagonista llora y el espectador siente que nunca llegará el final de su suplicio.

Y es que las desdichas de la inspectora y de su entorno podrían tocar de cerca a más de uno. No obstante, se cuentan de forma tan aséptica en lo visual, y forzada en el guion, que es casi imposible sentirse identificado con los hechos. Es precisamente el guion lo que termina por destrozar el último acto de la cinta.

El momento en el que se desvela la incógnita final debería ser un culmen de tensión y acción narrativa muy poderoso; un clímax a la altura de una investigación que se ha estirado durante tres largometrajes. Por desgracia, unos diálogos por demás expositivos y el cansancio del espectador después de dos horas de película lo dejan en un desenlace descafeinado.

No obstante, quien haya llegado hasta aquí, sabe a lo que se enfrenta. Ofrenda a la tormenta es la conclusión de una saga cinematográfica que no se ha caracterizado por su brillantez en ninguna de las entregas anteriores.  Más bien al contrario: la trilogía del Baztán se compone de thrillers correctos, pero poco memorables que se disfrutan mejor en una sobremesa desde el sofá de tu casa que en una sala de cine.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí