Paloma Montero protagoniza Cuidados intensivos, junto a Blanca Oteyza y Ángeles Martín. La actriz lleva más de 30 años de experiencia en el mundo actoral. Comenzó su formación en el Real Conservatorio de Danza en Madrid en 1985. Ha aprendido de grandes profesionales como Will Keen, Zulema Katz, Pepe Ortega o Ernesto Arias. Entre sus trabajos profesionales la hemos podido ver en obras como «La dama duende» o «Yerma», de Federico García Lorca. En cine hemos podido disfrutar de sus interpretaciones en títulos como «Años perdidos» o «El día de la bestia». En televisión es recordada por series como «Médico de Familia» o «Manos a la obra». Actualmente, podemos encontrarla en los Teatros Luchana con Cuidados intensivos hasta durante esta tempora de 2019.

En Cinemagavia hemos hablado con la actriz por su papel de Sol en esta obra dirigida por Blanca Oteyza. Además, nos explica su trayectoria profesional, cómo fue el salto de la televisión al teatro y cómo ve la evolución de la mujer en la industria. También narra la emoción que vive sobre el escenario y la ilusión como productora con este proyecto. Nos confiesa cómo ha ido manteniéndose en este mundo artístico y cuáles son sus próximos proyectos.

Entrevista a Paloma Montero

Paloma Montero
Foto de Javier Mantrana

Diego Da Costa/Cinemagavia: ¿Cómo llegó Cuidados intensivos a tu vida?

Paloma Montero: Pues varía mucho de unas partes a otras porque fue un proyecto que nació con Blanca Oteyza, Cuca Escribano y yo, que coincidimos en “Gatas»… Yo a Blanca, además, la conozco porque éramos vecinas, imagínate, hace muchísimo tiempo… Coincidimos en “Gatas”, una función que ella producía e hicimos una amistad y estuvimos durante años diciendo: “Tenemos que hacer algo” y un día nos decidimos. Blanca conocía a Yolanda y entonces, le propusimos que queríamos un texto para nosotras, actrices de 50 años, donde nuestro mundo también se viera reflejado, pero yo creo que esta función es mucho más amplia. Luego, como Cuca no pudo venir, pues pensamos en super Ángeles Martín, maravillosa.

D.D./CG: Además, interpretáis a vuestros personajes desde la juventud hasta la madurez… 

P.M.: Es alucinante la naturalidad con la que el público lo recibe, hasta el punto de darlo por normal y por sentado. Es verdad que nunca nadie me ha dicho nada de mi personaje cuando lo interpreto cuando tiene 20 años.

Foto de Javier Mantrana

La madurez interpretativa

D.D./CG: En televisión y en cine, ¿las actrices a cierta edad no trabajan en tantos proyectos? 

P.M.: Si, los hombres no dejan de trabajar. Yo tengo muy observado el tema porque yo sí soy muy feminista y a mí, todo ese tema me interesa mucho. Yo creo que tiene que ver con una cosa más global. Si la mayoría de los guionistas son hombres, pues van a escribir desde su prisma y, probablemente, hombres de treinta, veintitantos, cuarenta… Es más difícil que elijan un personaje de 50 años para darle vida de verdad, no para que sean madre de…. Tía de… Mujer de… Suegra de… Sino un personaje contundente, ¿no?

D.D./CG: ¿La experiencia es un punto a favor? 

P.M.: Como todo en la vida, cuántos más años, más experiencia, al menos para mí, personalmente. Me doy cuenta de lo importante que es haber vivido un montón de cosas para poder contar, ¿no? Porque cuando eres tan jovencito, como que te falta… No tienes casi nada en la cesta, ¿no? Entonces, bueno, si tú tienes talento lo suples con tu talento, pero los años ayudan, a mí personalmente, por lo menos, a entender un montón de aristas del ser humano y un montón de matices, particularidades, oscuridades… Que cuando no tienes una edad, parece que no…

Paloma Montero
Foto de Javier Mantrana

El feminismo y Paloma Montero

D.D./CG: ¿Cuidados intensivos es una oda a la liberación de la mujer? ¿Un feminismo sin edad? 

P.M.: Sí, es verdad que son personajes que viven en un momento histórico en el que realmente la mujer ha pegado un bote importante, entonces, con 18 años pensábamos de una manera que no nos dábamos cuenta, pero lo observas detenidamente y dices: “Lo que hemos cambiado. ¡Qué bien!”, ¿no? Cuánto hemos cambiado las mujeres, somos mucho más libres y nos hemos metido en muchos más líos (Risas). Antes la estructura estaba muy clara: Te casabas, tenías hijos por… Y ahora, puedes no tener hijos, puedes hacer una nueva familia con tus hijos y los del otros, ¿sabes?

Y eso, a mí me parece que es muy interesante, también en la función, ver que cada personaje va creando una nueva manera de vivir, que no la hemos heredado, porque nuestras madres tenían solo un camino. Sí es verdad que son personajes que si hubieran nacido hace 60 años, por ejemplo, no se divorciarían en su vida, ni por carácter, ni por el entorno social. Pero, Luz, por ejemplo, es un personaje que ha evolucionado, que tiene un arco muy bonito, porque es la más tradicional de las tres, pero, sin embargo, le toca vivir una época en la que se puede atrever a cambiar.

Foto de Javier Mantrana

La emoción teatral

D.D./CG: ¿Esta obra abre la puerta a que la edad y el género no definan a los personajes femeninos? 

P.M.: En ese sentido, no importa que seamos mujeres… ¡Cómo si somos hombres! Lo importante es el factor humano: Lo que te pasa, cómo la vida te va dando golpazos, cómo tú decides, cómo estas decisiones cambian tu vida.

D.D./CG: ¿Te has emocionado alguna vez en el escenario? ¿Te ha dado miedo no poder continuar? 

P.M.: Es verdad que es una función muy emocionante. Lo que le pasa al público, nos pasa a nosotras: Nos reímos, lo pasamos super bien y también nos emocionamos y tenemos momentos que te tocan la fibra, pero que tienes que remontar, ¿no? Mi personaje, especialmente, muchas veces me toca la fibra pero sé que no debo entrar ahí, no me corresponde, como soy el personaje más despegado… Pero, hay momentos muy emocionantes. A veces propios y a veces de tus propias hermanas, que las ves pasarlo mal, pero siempre está ese humor que nos salva. Eso es maravilloso, como la vida misma.

Para mí el humor es tan importante, de verdad, es tan genial que nos riamos de todo… Y de nosotras mismas y hasta el final seamos capaces… Yo creo que el secreto de estas hermanas está en ese sentido del humor y en ese no juzgarse. Son dos ingredientes potentísimos para una relación buena.

Paloma Montero
Foto de La Dalia Films

El mundo del audiovisual

D.D./CG: Recientemente te hemos visto en «27 minutos» y sueles estar en continuo movimiento artístico, ¿por qué te disfrutamos más en teatro que en otros medios más audiovisuales? 

P.M.: Pues, mira, en audiovisual tuve una época muy buena, que empecé con “Médico de familia”, iba para un capítulo y me siguieron llamando. Después, hice “Raquel busca su sitio”, tuve una época en la que enganchaba una serie con otra, pero, es verdad que me quedé embarazada y estas son las cosas que tienen que ver con nosotras. Y, bueno, estaba en una serie con un personaje que consideraron no debía embarazarse o integrar el embarazo en la trama de la serie y dejaron de llamarme de esa serie. Luego, algunas cosas no las hice porque estaba dándole el pecho a mi hijo y era viajar muy lejos y de pronto, paró una trayectoria que iba muy bien en audiovisual.

Después, he vuelto, pero de una forma muy intermitente, en algunas ocasiones con la sensación de volver a empezar de cero total. Y esto es así. De repente, te sales del circuito y cuesta entrar. Luego, igual entras y no paras, pero esto no se sabe muy bien de qué depende, ¿no? De un montón de factores, que muchas veces se te pueden escapar. Por eso, independientemente de lo que haga yo en audiovisual, de vez en cuando, necesito generar algo, no esperar a que me llamen.

Foto del Parlamento Europeo y Javier Mantrana

Paloma Montero en la producción

D.D./CG: También eres productora de la obra, ¿es importante para los actores producir sus proyectos para tener una mayor toma de decisiones? ¿Buscar proyectos? 

P.M.: Sin duda. Cada persona tiene su manera, a mi me cuesta mucho estar parada y siempre pienso que puedo hacer algo. Entonces, me cuesta mucho, porque este proyecto llevábamos años diciendo: “Vamos a hacer algo” hasta que un día se dan las circunstancias que permiten sacarlo adelante. Justo Blanca, Cuca y yo estábamos en un momento, nos podíamos plantear poner algo en marcha, justo los Teatros Luchana se interesaron por el proyecto, nos ofrecieron una fecha… Todo eso como que se disparó. Claro, tienes que estar ahí, con esa disposición para hacerlo.

Lo que hice anterior a esto, fue también en esas fases que me entran que necesito hacer algo, hice la traducción de «Y Venus conquistó su Monte», una obra de teatro francesa, porque hablo francés, que tuvo mucho éxito en la cartelera de París y quería ponerla en marcha aquí en Madrid. Buscando productora y producción para ponerla en marcha, porque necesitaba una co-producción, ya tenía una parte conseguida, ahí… Ya estaba en un momento super emocionante, pues, una amiga habló con otra persona que estaba en la mesa, le comentó que estaba buscando producción y acabé sentada en el despacho del Parlamento Europeo de Madrid con el director del Parlamento. Querían poner en marcha un proyecto por el Día de la Mujer y me abría la puerta, por lo menos, para proponer algo y finalmente salió.

Propuse un proyecto y era una obra que hablaba de la mujer. Por eso, es verdad que a mí, es un tema que siempre he llevado, siempre he hecho muchas cosas con mujeres. Me gusta generar proyectos en los que contamos cosas.

Paloma Montero
Foto de Vibuk

¿Desigualdad entre hombres y mujeres?

D.D./CG: Hablando de la reivindicación de la mujer, ¿a veces no se os toma tan en serio si el proyecto lo llevase un hombre? 

P.M.: En este caso, como me la he jugado yo, se la ha jugado Blanca, se la ha jugado Rosa, es verdad que ha sido un equipo mayoritariamente femenino, pero no excluyente, porque hay un músico maravilloso, Miguel Barón, está Pier Paolo Álvaro… Hay unos cuántos hombres, sí es verdad que se ha dado así. Cuando eres tú el que pone el riesgo, a nadie le importa. Claro que te escuchan porque eres tú la que lo propones, en ese sentido, creo que no es importante el género.

Foto de Javier Mantrana

Las diferencias culturales en España

D.D./CG: ¿En España se cuidan las artes? Porque en Francia lo valoran mucho… 

P.M.: Yo creo que España es un país que tiene un turismo cultural importantísimo y sorprendentemente, no se cuida la cultura al nivel de las entradas de dinero que tiene este país, relacionadas con la propia cultura de éste. Entroncando con lo que me dices de Francia, conozco actores franceses que están, por ejemplo, en la Comédie Française, que sería lo equivalente aquí al CDN, Centro Dramático Nacional. Allí tienen una compañía estable, tiene un departamento escenográfico estable… Los actores empiezan a ensayar con una especie de diseño sencillo de la ropa que van a llevar desde el minuto cero…

La escenografía la hacen y tienen un gran hangar y unos diseñadores que están siempre generando nuevas escenografías. Y esos actores cuando se quedan en paro, tienen un montón de apoyo. Se hace una media del dinero que han ganado y pueden seguir creando porque tienen una entrada de dinero que les permite seguir manteniéndose como creadores. No tienen que buscar trabajo como sucede en España en el 90% de los casos, de teleoperador, de inmobilaria… Tienes que compaginar todos esos trabajos con tu verdadera vocación, porque no te puedes sostener solo como actor.

Paloma Montero
Foto de Mediaset

Las dudas profesionales de Paloma Montero

D.D./CG: ¿Alguna vez te planteaste dejar la profesión cuando tuviste tu parón artístico? 

P.M.: Sí, ha habido momentos muy crudos, porque como es una vocación, si además dependes económicamente de ella y tienes la tristeza de que no haces lo que te gusta y además, que no puedes pagar tus facturas… Entras en crisis muy rápido. Lo que pasa, es verdad que yo al principio pensaba que si no me salía trabajo era porque no tenía talento y eso era durísimo. Con los años y la experiencia, me he dado cuenta que no tiene nada que ver. Tú tienes que confiar en ti y en tu trabajo y que no te llaman porque igual no es tu momento o porque igual tú misma no estás confiando todo lo que podrías confiar en ti y eso también es muy importante.

Foto de Javier Mantrana

‘Cuidados intensivos’ a gogó

D.D./CG: ¿Qué le depara en el futuro a Cuidados intensivos

P.M.: Con Cuidados intensivos estamos contentísimas porque antes de estrenar ya teníamos distribuidora y ya nos habían salido funciones fuera de Madrid. Hemos estrenado con muchísimo éxito, hemos tenido un montón de buenas críticas. La verdad que tenemos muy buen rollo entre Blanca, Ángeles y yo, trabajamos muy a gusto. Está gustando un montón. Entonces, estamos teniendo muy buena acogida, de público nos está yendo muy bien y además como en progresión. Estamos muy contentas.

Espero que, al menos, estemos un año de gira y volvamos, probablemente, la próxima temporada, porque acabamos en enero en los Luchana y ya nos han tirado los tejos de varios teatros, tenemos que pensarlo bien porque somos productoras y hay que medir el riesgo. Pero, sí, nos gustaría volver a Madrid en temporada. Eso me hace mucha ilusión porque son proyectos que cuestan mucho ponerlos en marcha, mucho esfuerzo, mucha ilusión, mucho tiempo invertido… Y cuando haces algo que además vale la pena, pues es un subidón. Vamos a intentar explotarlo al máximo. Con Cuidados intensivos espero estar ocupada una buena temporada.

Paloma Montero
Foto de La Dalia Films

El futuro profesional de Paloma Montero

D.D./CG: ¿Y tus proyectos personales? 

P.M.: Además, de «27 minutos», resulta que el director y la misma productora van a hacer un largometraje que se llama “Estándar”, que está un poco en la onda del cine que hacen los hermanos Coen y han querido contar conmigo, me ha hecho mucha ilusión. Hago un personaje ahí un poco friki también, es una comedia negra, tiene muy buena pinta.

Y en diciembre, el 11, hago una performance en el Museo Reina Sofía con un grupo estable de investigación de mujeres mayores de 50 años, que hacemos también un trabajo de investigación con el cuerpo muy interesante. Estamos en proceso de entrar en un proyecto de colaboración entre este grupo que se llama “La Profesión Va Por Dentro” y el propio Museo Reina Sofía.

El museo está abriendo un poco sus puertas a entrar en conexión con distintos grupos dentro del entorno en el que se ubica y parece ser que somos una de las elegidas, así que estoy super contenta.

Puedes leer la crítica de Cuidados intensivos, obra teatral protagonizada por Paloma Montero, pulsando aquí.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí