Uno de los documentales más desgarradores de 2020 es Para Sama, el cual ha recorrido cientos de festivales y certámenes. El contenido imprescindible sobre la situación en Alepo y las vivencias en primera persona de sus imágenes, han provocado que sea una película muy importante en la sociedad. Su mensaje ha tenido un alcance muy diverso, llegando a estar nominada a los Premios Óscar al mejor documental.

Asimismo, en los premios BAFTA ganó el premio a mejor documental, además de estar nominada en otras tres categorías, incluida mejor película de habla no inglesa. También se llevó el premio a mejor documental europeo en los European Films Awards. Se encuentra dentro de la III Edición del Festival de Cine por Mujeres, que se celebra hasta el 15 de noviembre de 2020Su estreno en cines españoles es este 13 de noviembre de 2020, de mano de Surtsey Films. Puedes leer AQUÍ otra crítica publicada por Cinemagavia de este documental.



Para Sama

Crítica de ‘Para Sama’

Ficha Técnica

Título: Para Sama
Título original: For Sama

Año: 2019
Duración: 93 min
País: Reino Unido
Dirección: Waad Al-Kateab y Edward Watts
Música: Nainita Desai
Fotografía: Waad Al-Kateab
Género: Documental
Distribución: Surtsey Films

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘Para Sama’

Sinopsis de ‘Para Sama’

Una carta de amor de una joven madre a su hija, Para Sama cuenta la historia de la vida de Waad Al-Kateab a lo largo de cinco años de guerra en Alepo, Siria. Durante estos cinco años se enamora, se casa y da a luz a Sama, mientras un conflicto catastrófico se levanta a su alrededor. Su cámara captura historias increíbles de pérdida, risas y supervivencia mientras Waad decide si huir o no de la ciudad para proteger la vida de su hija, cuando irse significa abandonar la lucha por la libertad por la que ya se ha sacrificado tanto. (SURTSEY FILMS).



Para Sama documental
Foto de Surtsey Films

Un documental fundamental

Lo primero que se debe decir de Para Sama es lo necesaria que es para comprender una realidad que se ve amainada desde una visión más alejada, por ejemplo, en el continente europeo. Una vez dicho esto, el documental no busca el impacto gratuito o la morbosidad de la dureza del relato, sino que quiere dar voz a una población que ha visto el infierno en la propia tierra. Por lo cual, son historias que convergen en la propia Waad Al-Kateab, que sirve de narradora de esta desgarradora realidad. Como si se tratara de una carta de amor, se explica la situación en primera persona sobre lo ocurrido entre 2012 y 2016 en Alepo, capital de Siria. Lógicamente, hay partes en las que es imposible que el espectador no se rompa ante la brutalidad que se muestra.

La importancia de hablar sobre ello es que se tiende a edulcorar las consecuencias de un conflicto bélico, para evitar herir sensibilidades. Sin duda, esta película no está hecha para este tipo de público, ya que la pérdida, la muerte y el dolor toman la película sin ningún preámbulo. Aún así, no se queda en ese ambiente trágico, que pudiera dar la sensación de ser victimista, sino que también se ven esos momentos de alegría, de fuerza y de pura esperanza. No es difícil quedar sumergido en lo que se va narrando, pudiendo estar de acuerdo, o no, con las decisiones que se explican. Por ende, el verdadero motivo es la necesidad de denunciar lo que está pasando, llegando con una fuerza arrolladora extraordinaria. No necesita contexto, introducciones… El material es tan humano y crudo, que habla por sí solo, sin aditivos.

Surtsey Films
Foto de Surtsey Films

La dureza de un recorrido

Hay quiénes se preguntan realmente la motivación que podía tener Waad Al-Kateab en el momento de realizar Para Sama. Pero, tras ver el documental, se puede extraer un fin no solo justificado, sino imprescindible. La periodista es una acompañante perfecta, al ser ella misma la que se encuentra detrás de la cámara. Gracias a prescindir de un estilo más formal, más subjetivo, da importancia a lo que significa ella dentro de la propia película. En ningún momento se trata de vanagloriar su posición, sino cómo afloran sus miedos, sus alegrías, su vehemencia y su lucha por la verdad. Realmente, apenas sale en algunas escenas en el film, pero el uso de su voz es fascinante. Dicho de otra manera, transmite esa vorágine inexplicable de emociones que van apareciendo en todo ese recorrido histórico y social.

Hamza Al-Khateab es el otro gran protagonista, que a diferencia de Waad, sí que es uno de los símbolos del propio film. De esta manera, se puede ver la metamorfosis de un médico comprometido con la causa, a ser uno de los principales responsables de mantener con vida a la población de Alepo durante el asedio. El realismo de su expresión, ese miedo y esa fuerza, retratan a un hombre con tantas aristas y matices, que ejemplifican el buen uso de la cámara y el relato. Por otro lado, algunas de las personas que participan, de manera directa, o indirecta, en el documental, impactan al tener frente a frente unas vivencias que son, absolutamente, una bofetada con la mano abierta de realidad. Incluso, este mensaje de comprensión y humanidad para Sama, es la vía de liberación y reivindicación de estas personas.

Surtsey Films
Foto de Surtsey Films

El legado de la libertad

Un documental como Para Sama no se puede realizar desde una estructura preparada y bajo un guion ya predeterminado. Por esta razón, el despliegue técnico es única y exclusivamente las grabaciones recogidas durante años de la propia Waad Al-Kateab. Más cerca de un periodismo descarnado, no hay una planificación. La cámara en mano es lo que ambienta absolutamente toda la película. Gracias a esta decisión, más que creativa, de recursos y situación, deja constancia del realismo que se promulga. No hay oportunidad de segundas tomas, es todo en un directo espeluznante, que va desarrollándose en tiempo real y cambiando el foco según se transforma la escena. Ahí es dónde el público comprende la magnitud del proyecto. Asimismo, la empatía con la imagen es tan poderosa, que las lágrimas salen sin remedio y con una reflexión interior, que no es efímera en el tiempo, sino al contrario.

Después de comprender la envergadura del proyecto, se comprueba que no es una experiencia cinematográfica más. Es más, se puede definir como un documento audiovisual histórico, que refleja un momento actual muy importante para la humanidad. Por lo cual, se ve la importancia del montaje. Pese al carácter primordial del material original, era necesario saber colocar las imágenes, para que el mensaje llegara con un orden de los acontecimientos apropiado para el público general. De esta manera, logra que los espectadores puedan tener unas nociones contextuales de lo que sucede. Únicamente, los arcos temporales entre los distintos años y meses, podrían haberse concretizado mejor en un estilo u otro. Por ejemplo, especificar mes y año cada vez que se cambiara de momento, en vez de utilizar a veces lo de “unos meses antes”. Aún así, el resultado es sobresaliente.

Para Sama documental
Foto de Surtsey Films

Conclusión

Para Sama es un documental de obligado visionado. Su contenido es certero, dado que habla desde la propia experiencia y se muestra la realidad sin ningún tipo de aditivo. Asimismo, es una bofetada de realidad que deja estupefacto por aquello que todavía en pleno 2020 sigue ocurriendo. Por otro lado, el estilo se aleja de formalidades, para dejar paso a la emoción de la imagen y la crudeza en grabaciones que no tienen planificación, sino que ocurren en vivo y en directo. Indudablemente, uno de los mejores documentales del año. Un documento audiovisual que quedará para la posteridad.

Reportaje de Para Sama en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí