¿Podrás perdonarme algún día? (Can You Ever Forgive Me?) es el segundo largometraje de Marielle Heller (The Diary of A Teenage Girl). Está basado en las memorias autobiográficas de Lee Israel, una escritora que, a principios de los 90, falsificó cientos de cartas personales de actores y escritores fallecidos, además de robar piezas originales y reemplazarlas por reproducciones.

Melissa McCarthy (¿Quién está matando a los moñecos?) y Richard E. Grant (El cascanueces y los cuatro reinos) protagonizan el film, por el que han recibido multitud de premios y nominaciones. También aspiran a conseguir respectivamente el Óscar a mejor actriz protagonista y actor de reparto, si bien la película también podría alzarse con el galardón a mejor guion adaptado. En cines españoles a partir del próximo 22 de febrero.



Podrás perdonarme algún día

Crítica de Podrás perdonarme algún día

Título: ¿Podrás perdonarme algún día?
Título original: Can You Ever Forgive Me?

Reparto:
Melissa McCarthy (Lee Israel)
Richard E. Grant (Jack Hock)
Julie Ann Emery
Jane Curtin (Marjorie)
Anna Deavere Smith (Elaine)
Marc Evan Jackson (Lloyd)
Dolly Wells (Anna)
Christian Navarro (Kurt)
Alice Kremelberg (Sirviente)
Shae D’Lyn (Nell)
Michael Cyril Creighton (Harry)
Brandon Scott Jones (Glen)
Tim Cummings (Craig)
Pun Bandhu (Agente Doyle)
Joanna Adler (Arlene)

Año: 2018
Duración: 107 min.
País: Estados Unidos
Director: Marielle Heller
Guion: Nicole Holofcener, Jeff Whitty (Memorias: Lee Israel)
Fotografía: Brandon Trost
Música: Nate Heller
Género: Drama. Biográfico
Distribuidor: Twentieth Century Fox España

Filmaffinity

IMDB

Tráiler

Sinopsis

En ¿Podrás perdonarme algún día? Melissa McCarthy interpreta a Lee Israel, la biógrafa superventas de famosos (y amante de los gatos) que se ganó la vida en la década de los 70 y 80 realizando las biografías de artistas como Katharine Hepburn, Tallulah Bankhead, Estée Lauder o la periodista Dorothy Kilgallen. Cuando Lee ve que ya no le publican sus libros porque no está a la altura del mercado, cambia su método y empieza a realizar falsificaciones instigada por su leal amigo Jack (Richard E. Grant). (20th Century FOX España).

Premios

  • Óscar: Nom. a mejor actriz (McCarthy), de reparto (Grant) y guion adaptado. 2018
  • Globos de Oro: Nominada a actriz – drama (McCarthy) y actor de rep. (Grant). 2018
  • Premios BAFTA: 3 nominaciones, incluyendo Mejor actriz (Melissa McCarthy). 2018
  • Círculo de Críticos de Nueva York: Mejor actor de reparto (Grant). 2018
  • Asociación de críticos de Los Ángeles (LAFCA): Mejor guion. 2018
  • National Board of Review (NBR): Mejores 10 películas del año. 2018
  • Critics Choice Awards: Nominada a mejor actriz, actor sec. y guion. 2018
  • Premios Independent Spirit: Nominada a mejor guion y actor sec. (Grant). 2018
  • Asociación de Críticos de Chicago: Mejor actor sec. (Richard E. Grant). 3 nom. 2018
  • Premios Gotham: Nominada a mejor actor (Grant). 2018
  • Satellite Awards: Nomin. a mejor guion adaptado, actriz y actor sec. 2018
  • Sindicato de Guionistas (WGA): Nominada a Mejor guion adaptado. 2018
  • Sindicato de Actores (SAG): Nom. a mejor actriz (McCarthy) y actor sec. (Grant). 2018


Infame

Hay muchas formas de clasificar biopics. Por ejemplo, tendríamos por un lado los biopics que giran en torno a individuos virtuosos en su campo profesional o que han realizado grandes hazañas, ya sea aquellos que forman parte de los anales de la Historia o los que son héroes anónimos cuyas proezas bien merecen una película.

Podrás perdonarme algún día

Por el otro, nos encontraríamos con los biopics sobre personajes infames, que suelen ser más interesantes. Son los que cometen actos deshonestos y criminales, aunque no todos tengan que ver con asesinatos en serie y asuntos muy turbios. Algunos son simplemente pobres diablos cuyos actos han trascendido para bien o para mal. Este sería el caso de Lee Israel, que se hizo famosa allá por los 90 por falsificar cartas de celebridades y artistas muertos para poder salir de la quiebra.

La impostora

Israel escribió un libro de memorias relatando lo sucedido titulado Can You Ever Forgive Me? (¿Podrás perdonarme algún día?) que ha servido de base del segundo largometraje de Marielle Heller, tras su estupendo debut tras las cámaras, The Diary of a Teenage Girl (2015). Si aquel film se centraba en una adolescente desorientada durante su despertar sexual, aquí nos encontramos a una mujer perdida en la madurez.

Podrás perdonarme algún día

Sola, abandonada, adicta al alcohol y con serios problemas económicos puesto que las biografías que escribe no interesan a nadie más que a ella. Pero casi por casualidad da con un sector dispuesto a pagar grandes sumas de dinero por algo que ella es capaz de escribir: los coleccionistas que atesoran cartas de celebridades ya fallecidas. El talento de Israel para plasmar de forma escrita la personalidad de sus objetos de estudio por fin resulta rentable.

Desgraciados de Óscar

La carrera de Melissa McCarthy necesitaba desesperadamente un cambio de registro para salir del encasillamiento cómico en el que se encontraba, y afortunadamente ha sabido aprovechar la ocasión que le brinda ¿Podrás perdonarme algún día?. McCarthy logra un equilibrio complicado entre el patetismo, la vergüenza y la dignidad que precisa el personaje de Lee Israel, convirtiéndolo en alguien por el que el espectador se preocupa pese a su carácter antipático y cascarrabias.

Podrás perdonarme algún día

La empatía cobra fuerza gracias a la inestimable ayuda de Richard E. Grant, que encarna a Jack Hock, compinche y único amigo de Israel durante aquella época. Habría sido sumamente fácil caer en la caricatura y la sobreactuación; en cambio, la interpretación de Grant es extravagante en su justa medida, y la pareja que forma con McCarthy resulta divertida, pero sin ocultar nunca la soledad en la que ambos están sumidos y la tristeza implícita en sus vidas.

Conclusiones

El guion de ¿Podrás perdonarme algún día?, escrito a cuatro manos por Nicole Holofcener y Jeff Whitty, no se permite nunca ser condescendiente con Lee Israel, aunque sí que le reserva un monólogo redentor hacia el final. Quizás sea la pieza más convencional de una película sencilla que lo tiene complicado para levantar pasiones, pero que tampoco podrá disgustar a nadie, puesto que mantiene el interés alto y un buen ritmo a lo largo de toda la particular odisea que realiza Lee Israel por salir del agujero en el que vive confinada. Paradójicamente, acaba descubriendo que el objeto de estudio que necesitaba para rescatar su carrera profesional no era otro que ella misma.

Reportaje de Podrás perdonarme algún día en Días de Cine TVE

Si quieres conocer otra opinión de esta película dirígete AQUÍ

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí