Tras Si me pasara algo, os quiero (puedes leer la crítica aquí), Netflix suma otro cortometraje animado con debate social de trasfondo. Esta vez, tras los tiroteos en los centros escolares en Si me pasara algo, os quiero, trata la brutalidad policial con la comunidad negra en Estados Unidos con Policías y ladrones.



Policías y ladrones

Crítica de ‘Policías y ladrones’

Ficha Técnica

Título: Policías y ladrones
Título original: Cops and Robbers

Reparto:
Timothy Ware (Timothy Ware)

Año: 2020
Duración: 6 min
País: Estados Unidos
Dirección: Arnon Manor y Timothy Ware
Guion: Timothy Ware
Música: Jerry Compere
Género: Animación
Distribución: Netflix

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘Policías y ladrones’

Sinopsis de ‘Policías y ladrones’

Policías y ladrones muestra cómo la animación y el activismo se unen en esta respuesta multimedia a la violencia policial y la injusticia racial. (NETFLIX).

Dónde se puede ver el cortometraje



Policías y ladrones
Foto de Netflix

Un suceso demasiado habitual

El 23 de febrero de 2020, Ahmaud Arbery, un afroestadounidense de 25 años, hacía ejercicio en una zona residencial de Georgia. Según la versión del exagente de policía Gregory McMichael y su hijo Travis, también policía, confundieron al joven con un sospechoso. Dijeron que Ahmaud les atacó, obligándoles a abrir fuego. Sin embargo un vídeo hace público que Arbery, que iba desarmado, fue brutalmente ejecutado sin motivo aparente o provocación. Esto desembocó en numerosas protestas y enfrentamientos entre la comunidad negra y la policía. Unos meses después, la muerte de George Floyd llevó la situación al límite en un país en el que los abusos de la policía hacia los afroamericanos es uno de los mayores problemas sociales.

Un poema-denuncia y un equipo implicado

De esto trata el poema que Timothy Ware-Hill escribió tras el asesinato de Ahmaud Arbery, Policías y ladrones. Con juegos de palabras y metáforas habla del afroamericano en EEUU y del racismo aún arraigado al que tienen que enfrentarse y el peligro que eso supone. Timothy quiere recalcar que una vida negra no vale menos que cualquier otra. Junto a Arnon Manor, Timoty Ware-Hill dirige el cortometraje Policías y ladrones, que gira entorno al poema, recitado por el propio Ware-Hill. Como productora ejecutiva Jada Pinkett Smith, siempre muy implicada en los problemas raciales de EEUU. Ambos directores explican que se esforzaron para que el equipo de este cortometraje fuera compuesto en un 50 % por afroamericanos.

Cops and Robbers
Foto de Netflix

La animación como protagonista

Policías y ladrones reúne a una treintena de animadores de distintas nacionalidades y edades (algunos aún estudiantes). Recopila en un montaje exquisito numerosas animaciones que acompañan a Timothy Ware-Hill recitando a cámara el poema.

Utilizando diferentes métodos como stop motion, rotoscopia o plastimación, las animaciones se solapan unas a otras formando una narración eléctrica, intensa y muy emotiva. Esto es arriesgado ya que algunas animaciones pueden parecer rudimentarias o simples a ojos del espectador medio. Pero este cortometraje no ha sido creado para contentar al público, si no para provocar una reacción en él. Busca incomodarlo en el acogedor salón de su casa, que mire hacia fuera y vea el mundo injusto y aterrador al que sus conciudadanos se enfrentan día tras día.

Cops and Robbers
Foto de Netflix

La palabra y la animación como armas defensivas

Timothy Ware-Hill creó un poema inteligente que juega con las palabras para mostrar la breve inocencia de la niñez y lo rápido que el mundo muestra su crueldad. Se centra en el fin prematuro de toda esperanza de justicia para muchos. Policías y ladrones, aquel sencillo juego, crece a través de las maravillosas animaciones convirtiéndose, ya adulto, en algo peligroso y a menudo mortal. De niños, algunos querían ser policías, y otros, ladrones; de adultos, solo quieren dejar de ser perseguidos.

Es un espectáculo visual presenciar esa transición, esas similitudes que juegan con nuestra mente. Utilizan la rotoscopia para que seamos conscientes de que, pese a ser un cortometraje animado, hay rostros e historias reales tras su narración. Cada técnica de animación, cada pequeña historieta narrada tras Ware-Hill recitando, ha sido colocada minuciosamente. En conjunto, forman un cortometraje angustioso y conmovedor que habla por sí solo.

La carta bajo la manga de Netflix

Que la plataforma dirige la mirada hacia los Óscar desde hace un tiempo ya ha quedado más que claro. Con “Si me pasara algo, os quiero”, “Canvas” y Policías y ladrones, Netflix apuesta por la categoría de cortometraje de animación. Sin duda tienen la fuerza y el talento necesario para llegar hasta los Oscar. Si este es un aliciente para que la plataforma apueste por ofrecer este tipo de productos, dejándolos al alcance de todos, vale la pena la ambición.

Policías y ladrones
Foto de Netflix

Conclusión de ‘Policías y ladrones’

Policías y ladrones es un cortometraje experimental con un modo nuevo de unirse a una lucha alargada en el tiempo, demasiado presente y tan real como las palabras crudas y directas del poema de Ware-Hill. Comprometidos hasta la médula, los directores saben llegar al espectador. Por ejemplo en los créditos, solo acompañados por las voces de niños jugando y riendo, tan conmovedor como perturbador.

Es angustioso y algo estresante, está claro que esa es su intención. Los segmentos de animación conjuntadas unas con otras bien merecen repetir visionado. También vale la pena verlo en original por el simple echo de disfrutar de Ware-Hill recitando. En esto el doblaje en español cojea en algún momento en el que la mezcla de rapeo y recitado no termina de encontrar el equilibrio. Además, todo poema tendrá una fonética más encajada y bella en su idioma original. En conclusión, Policías y ladrones no solo es un valiente cortometraje tanto por su técnica como por su mensaje, sino también una narración visual exquisita que no podemos ignorar.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí