El primer episodio de Inés del alma mía llega este 31 de julio. Paco Mateo ha sido el encargado de adaptar esta ficción, producida por RTVE, Boomerang TV y Chilevisión, lo que hace que sea una co-producción hispanochilena. Además, está basada en la novela homónima de Isabel Allende, siendo uno de sus mayores éxitos. Luego, será emitida a través de Amazon Prime Video y consta de un total de 8 episodios. Para esta serie se ha contado con nombres muy reconocidos de la ficción española como Elena Rivera, Carlos Serrano, Eduardo Noriega, Carlos Bardem o Francesc Orella. Por esta razón, se ha convertido en uno de los estrenos estivales más esperados.



primer episodio de Inés del alma mía

Crítica de primer episodio de ‘Inés del alma mía’

Ficha Técnica

Título: Inés del alma mía
Título original: Inés del alma mía

Reparto:
Elena Rivera (Inés Suárez)
Eduardo Noriega (Pedro de Valdivia)
Andrea Trepat (Asunción Suárez)
Juan Fernández (Don Alonso)
Carlos Serrano (Juan de Málaga)

Año: 2020
Duración: 60 min por capítulo apróx.
País: España
Creada por: Paco Mateo
Guion: Paco Mateo
Fotografía: Felipe Alba
Género: Drama
Distribuidora: Amazon Prime

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘Inés del alma mía’

Sinopsis de ‘Inés del alma mía’

Inés del alma mía muestra cómo Inés Suárez partió en 1537 para las Indias en busca de su marido y terminó por convertirse en una conquistadora que nunca volvió a España y que encontró allí al amor de su vida. La historia de su apasionante vida va de la mano de la conquista de Chile. (AMAZON PRIME VIDEO).



primer episodio de Inés del alma mía
Foto de Amazon Prime Video

Intensidad exacerbada

La novela de Isabel Allende cobra vida gracias a Nicolás Acuña y Alejandro Bazzano con un guion de Paco Mateo. En el primer episodio de Inés del alma mía se ponen algunas cartas sobre la mesa, lo que le permite ubicarse dentro de este drama histórico. Sin embargo, se puede ver que, desde el primer capítulo, suceden varios frentes, que se resuelven con una velocidad vertiginosa. Por esta razón, se pierde un poco la intriga, el suspense, lo que hace que no se maneje bien la intensidad de esta primera entrega. Asimismo, la potencia emocional se explota en su descripción, pero no llega a buen puerto en el desglose visual. Por lo tanto, el libreto se pierde ante varios retazos del relato, que sería mejor explorarlos con detenimiento. Aun así, se agradecen ficciones en las que se rompa el estereotipo de la mujer histórica y ofrezcan un retrato luchador. 

Se puede ver una riqueza detrás de los personajes. En primer lugar, la presentación de su protagonista es interesante, aunque termina simplificando los detalles que hubieran engrandecido su marco. Lo mismo ocurre con el resto de personajes, que se desarrollan en una simpleza y rapidez que no les permite profundizar en las aristas que les rodea. De esta manera, se pierde la posibilidad de dar una verdad a sus personajes, lo que hace que caigan en un efecto más superficial, menos íntimo. En consecuencia, se complica poder entrar dentro de la historia. Junto a ello, se percibe falta de sustancia en el análisis histórico en el que se contextualiza. Pese a dar detalles de la conquista de Sudamérica, se rige por un limbo en el que cae en clichés ya explotados. Se podría sacar más contenido.

Foto de Amazon Prime Video

Presentación certera

Desde el primer episodio de Inés del alma mía se puede ver que cuenta con un reparto extenso y muy reconocido por el gran público. Para comenzar, Elena Rivera es la encargada de dar vida al personaje que da nombre a la serie. Mientras que hay momentos en los que realmente saca todo ese temperamento interpretativo y convence, hay otros en los que se queda a medio gas. Por esta razón, no termina de manejar las emociones a nivel expresivo, lo que quita mayor verdad en su trabajo actoral. Al ser la protagonista, se puede esperar más entrega. No obstante, se puede ver que se esfuerza por transmitir desde dentro, por lo que, seguramente, en las siguientes entregas, se encuentre más cómoda en el papel. En caso de hacerlo, se le augura una gran mejora.

Después, el reparto se completa en esta primera entrega con grandes actuaciones. Varios papeles se quedan en la retina gracias a su ejecución, aunque se puede ver que todavía es el preámbulo de lo que está por llegar. Uno de ellos es Eduardo Noriega, que apenas sale en algunas escenas en este capítulo. Aun así, se disfruta el potencial que va a sacar a su personaje, además de la naturalidad con la que lo aborda. Lo mismo sucede con Benjamín Vicuña, que, además, tiene ese punto pícaro y carismático que le da personalidad a su interpretación. Por otro lado, Juan Fernández pisa fuerte en cada secuencia en la que participa. Con una actuación muy potente, se convierte en una de las mejores interpretaciones de esta carta de presentación. Junto a él, Andrea Trepat, que tiene una ingenuidad y luminosidad que consiguen ser ese escape energético necesario.

Foto de Amazon Prime Video

El Nuevo Mundo

La gran factura de la inversión realizada en la serie ya se ve desde el primer episodio de Inés del alma mía. Por lo cual, se puede disfrutar de unas localizaciones muy enriquecidas, con una capacidad asombrosa. Por esta razón, se puede ver la gran calidad de la dirección artística. Luego, los paisajes, los exteriores y la recreación histórico y, por otro, el vestuario, los detalles más personales y el simbolismo que le recorre. Por esa razón, se echa en falta mayor virtuosismo en la artesanía de la imagen, la cual le falta espectacularidad y mayor potencia escénica. Pese a contar con los elementos para ser una serie impresionante, se queda en un perfil más bajo. A raíz de esa estructura, lo que podría haber enamorado a la audiencia por los ojos, no termina por sacarse partido.

Lo mismo sucede con el montaje, por lo menos, en esta primera entrega. Lo que comienza como una vuelta a los orígenes, se permite unos saltos temporales que no siguen una coherencia narrativa siempre. Junto a ello, hay unos cambios de estética en las transiciones, que difumina la cohesión visual entre ellos. Por lo cual, da una sensación de estar saltando de un estilo a otro, sin mayor justificación que el hecho de dejar claro que se está produciendo esa elipsis temporal. Luego, esos giros de guion, en concreto, cierto reencuentro con sorpresa, se producen de una forma enmarañada y excesivamente oportunista. Por suerte, hay puntos que sostienen todavía la ficción. Y, aunque como carta de presentación cumple, pero no triunfa, se ve una posible mejora de cara a los próximos episodios.

Primer episodio de Inés del alma mía
Foto de Amazon Prime Video

Conclusión

El primer episodio de Inés del alma mía se conduce por unos lares irregulares, produciéndose una contextualización rápida. Por lo tanto, no consigue crear tensión, interés, suspense… Y se queda a medio gas. A nivel interpretativo, Eduardo Noriega se convierte en uno de los que mayor atención atrae, junto con un Juan Fernández brillante. Por su lado, Elena Rivera presenta una interpretación mejorable, que, seguramente, sublimará en los próximos episodios. Después, el despliegue audiovisual no aprovecha todas las posibilidades que tiene y se echa en falta mayor espectacularidad. Un viaje hacia un nuevo mundo que se concibe con pasión e ilusión, pero que no consigue ver más allá del horizonte que se ha autoimpuesto. 

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí