Sagrada Familia llega a Netflix este 14 de octubre con una historia delirante y retorcida. La nueva miniserie española escrita y dirigida por Manolo Caro, nos enseña todo aquello de lo que es capaz una madre por proteger a sus hijos. Entretenida y adictiva, la serie está protagonizada por una frenética Najwa Nimri (Vis a Vis) y una impecable Alba Flores (La Casa de Papel). Un drama que nos habla de la maternidad y todas sus formas.



Sagrada Familia Netflix

Crítica de 'Sagrada Familia' 

Ficha Técnica

Título: Sagrada Familia
Título original: Sagrada Familia

Reparto:
Najwa Nimri (Gloria)
Alba Flores (Caterina)
Álex García (Germán)
Macarena Gómez (Blanca)
Carla Campra (Aitana)
Iván Pellicer (Abel)
Ella Kweku (Alicia)
Álvaro Rico (Marcos)

Año: 2022
Duración: 40 min.
País: España
Director: Manolo Caro
Guion: Manolo Caro
Fotografía: Pablo Díez
Música: Lucas Vidal
Género: Drama
Distribuidor: Netflix

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de 'Sagrada familia'

Sinopsis

La mudanza de una nueva familia llega a romper la estabilidad de Fuente del Berro, donde vive Gloria junto a su bebé y Aitana, su au-pair, escondiéndose de un misterioso y oscuro pasado. La mudanza de esta nueva familia a Fuente del Berro romperá la estabilidad de un barrio donde nada es lo que parece, en el que cuatro vecinas forjarán una amistad muy fuerte, cada una con vivencias diversas, pero con un denominador común, son madres. Su relación parece perfecta, hasta que el pasado de Gloria lo cambia todo. Es entonces cuando descubriremos de lo que es capaz una madre para proteger a su familia, lo más sagrado que tiene. (Netflix España)

Dónde se puede ver la serie en streaming



Un guion frenético, pero emotivo

Dicho de una forma muy simple: Sagrada Familia es una miniserie tremendamente entretenida. No es solo una buena historia, si no que elige un tema tan universal y poderoso como “la maternidad” y lo retuerce hasta exprimir las distintas caras que nos puede ofrecer. Manolo Caro ha escrito un guion delirante, retorcido y emotivo, sin dejarse nada atrás. Un drama con tintes de thriller, la serie nos mete de lleno en el sino de una tragedia familiar; una familia perseguida por los fantasmas del pasado, incapaz de soltarlos.

El guion nos habla del amor de una madre por un hijo, pero también de la obsesión y crueldad en la que puede explotar ese sentimiento. La serie está compuesta por distintos personajes, y sus historias están perfectamente hiladas al tema y al mensaje. Sagrada Familia te mantiene enganchado a cada una de sus tramas, ya sea por la peculiaridad de sus personajes o por la sensibilidad detrás de sus historias. Los diálogos no son complicados, incluso puede que un tanto melodramáticos a veces, pero saben jugar con la simpleza y la naturalidad sin ningún problema.

Sagrada Familia explora sin profundizar demasiado, esos tabúes que rodean a la maternidad. Como la presión sobre la mujer para quedarse embarazada o las madres perfectas que no conocen a sus hijos, e incluso las madres que podrían haber sido, pero su situación no lo ha permitido. Porque la familia es sagrada, pero la sangre no siempre lo es todo, y no tiene por qué convertirte en nada.

Sagrada Familia Netflix
Copyright Netflix

Dualidad en los personajes

Sagrada Familia no es una serie extensa en personajes, y por eso mismo la hace más íntima, más familiar. El reparto es fantástico, cada uno de ellos encarna su papel de forma compleja y honesta. Los personajes de esta producción no son lo que parecen, todos se esconden tras una mentira que cala cada vez más hondo. Pero hay dos interpretaciones que destacan por encima de las demás, y esas son las fieras de Najwa Nimri y Alba Flores.

Najwa Nimri interpreta a Gloria, una mujer que intenta desesperadamente proteger a sus hijos y esconder un secreto que puede costarle todo. Gloria es un personaje obsesivo y dolido, al que la actriz interpreta con una honestidad desgarradora. El personaje se encuentra atrapado en una vida que no es la suya, mentira tras mentira lo va perdiendo todo, incluso a sí misma. Las dimensiones de la protagonista la convierten en un personaje siniestro y a la vez afligido. Y es que, ¿en qué consiste ser madre?

Por otro lado, tenemos a Alba Flores, que brilla a más no poder con su personaje Caterina. Cada escena con ella es icónica y divertida. La actriz hace un papelazo, y es que Caterina es uno de esos personajes retorcidos que es imposible de odiar. Desde su acento, que me ha tenido obsesionada toda la serie, hasta su extravagante, aunque desdichada personalidad. Alba consigue interpretar a una mujer de armas tomar, de las que aprietan el catillo sin pestañear, pero que esconde un lado sensible ocultado bajo capas de infortunio.

Sagrada familia Netflix
Copyright Netflix

Producción muy cuidada

Manolo Caro ya ha demostrado anteriormente su manejo con historias de familia, de secretos, de humanos complejos. Series de éxito como La Casa de Las Flores dejan ver a un cineasta con una visión muy personal, y un entendimiento de las personas que nos lleva hasta sus entrañas. Esta vez nos deleita con Sagrada Familia, una enredada trama de secretos familiares y una visión de las madres que va mucho más allá del grupo del AMPA.

La dirección de fotografía de esta serie me parece maravillosa, los colores vibrantes, el uso de la luz y el de las sombras, atrapan la historia en una espiral de misterio y calidez igual de dimensional que sus personajes. La producción está muy cuidada, desde los sonidos del vitral siendo rasgado que aceleran la tensión, hasta la música elegida en los momentos más dramáticos. Aitana (Carla Campra) tocando el piano sin ningún piano, es una escena que se queda conmigo ya para siempre.

Por último, me gustaría comentar un simbolismo de lo más curioso. No sé del todo bien la intención del director para añadir un pavo real a lo largo de toda la serie. Siempre está ahí, de fondo, pasando desapercibido para los personajes. Pero me parece curioso que, en el cristianismo, el pavo real esté relacionado con la Virgen María, con el bautismo y la eternidad del alma. Puede que sea un detalle insignificante, pero está ahí y me parece exquisito.

Najwa Nimri, Álex García
Copyright Netflix

Conclusión de 'Sagrada Familia'

Parir no te convierte en madre...Sagrada Familia nos habla de amor, de obsesión, de luto y de las paradojas humanas. Un drama con tintes de thriller ambientado a finales de los 90. Personajes imperfectos y una fotografía preciosa se juntan con unas interpretaciones excepcionales y una historia cruel pero honesta. Manolo Caro ha conseguido capturar lo complicadas que pueden ser las relaciones de familia, y más si hay secretos de por medio. Un día estamos unidos, y al siguiente nos rompemos. ¿Se pueden perdonar los errores de una madre? ¿Y los de un hijo?

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
9 / 10
90 %
Artículo anterior"El Club de Medianoche": La importancia del legado narrativo
Artículo siguiente"Entergalactic": Un film con alma callejera por NY
Gemma es una redactora, editora de mesa y guionista de Barcelona. Trabaja como autónoma – mientras se tira de los pelos, pero con ilusión – para clientes particulares, profesionales y medios. Está especializada en escritura de guiones; tiene un Máster en Guion de Ficción para Cine y TV. Su escritura está enfocada mayoritariamente a servicios artísticos como contenidos Literarios, Audiovisuales o Comics, pero también trabaja redactando contenido web y para blogs.
sagrada-familia-serie-critica-netflixSagrada Familia nos habla de amor, de obsesión, de luto y de las paradojas humanas. Un drama con tintes de thriller ambientado a finales de los 90. Personajes imperfectos y una fotografía preciosa se juntan con unas interpretaciones excepcionales y una historia cruel pero honesta. Manolo Caro ha conseguido capturar lo complicadas que pueden ser las relaciones de familia, y más si hay secretos de por medio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí