Tras la primera temporada de Servant, la familia Turner y el misterio que envuelve su casa regresó este 15 de enero para dar un punto final a esta segunda temporada el 19 de marzo. La historia creada por Tony Basgallop que cuenta con un gran equipo, entre ellos está M. Night Shyamalan (El sexto sentido, El bosque, Señales), dejó un final en la primera temporada que colocaba la intriga y las expectativas bien altas, un potente cliffhanger en toda regla. No obstante, la situación dejaba a la serie pendiendo de un hilo, ya que esta se volvía más compleja de manejar, y el balance entre la realidad y la fantasía podría verse trastocado. ¿Habrá sucedido eso en esta segunda temporada de Servant? Crítica de la primera temporada de Servant AQUÍ



Segunda temporada de Servant

Crítica de la segunda temporada de 'Servant'

Ficha Técnica

Título: Servant
Título original: Servant

Reparto:
Lauren Ambrose (Dorothy Turner)
Toby Kebbell (Sean Turner)
Nell Tiger Free (Leanne Grayson)
Rupert Grint (Julian Pearce)
Boris McGiver (Tio George)
Tony Revolori (Tobe)
Mason Belford (Jericho)

Año: 2019
Duración: 30 min.
País: Estados Unidos
Director: Tony Basgallop (Creador), M. Night Shyamalan, Lisa Brühlmann, Daniel Sackheim, Nimród Antal, Alexis Ostrander, Julia Ducournau, Isabella Eklöf, Ishana Shyamalan, John Dahl
Guion: Tony Basgallop, Nina Braddock, Ishana Shyamalan
Fotografía: Mike Gioulakis, Jarin Blaschke, Marshall Adams, Isaac Bauman, Gabriel Lobos
Música: Trevor Gureckis
Género: Drama. Misterios
Distribuidor: Apple TV

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de la segunda temporada de 'Servant'

Sinopsis de la segunda temporada de 'Servant'

Servant, de M. Night Shyamalan, se centra en una pareja en duelo tras una tragedia indescriptible. Esta situación provoca un distanciamiento en el matrimonio, al mismo tiempo que abre las puertas de su casa a una fuerza misteriosa (Apple TV)

Dónde puede verse la segunda temporada de Servant



La esencia

Si algo destacaba en la primera temporada de la ficción de Appel TV era ese intimismo y hermetismo de la historia, ese centro dramático como germen de todo y que deriva en el terror y misterio, los personajes, y la dirección. Con tan solo una localización, y su misteriosa trama, la serie se desarrollaba a golpes de reloj en los que dosificaba equilibradamente las respuestas e incógnitas que se nos presentaban. Y, quizás, esto último es lo que principalmente ha cambiado en la segunda temporada de Servant.

El inicio de la nueva temporada comenzaba con un suceso claro que dejaba a nuestros personajes en una situación adversa a la que deben hacer frente. Esta situación se estira como un chicle para cambiarla de golpe en los últimos 15 minutos del episodio final. Y este, no es realmente el gran problema, lo negativo viene en que durante la temporada las incógnitas siguen aumentando, pero el espectador no recibe nada a cambio, tan solo medias frases que resultan totalmente indescifrable con los pocos datos que tenemos. Esta es la mayor negativa de la segunda temporada de Servant, el desequilibrio que actualmente tenemos entre información recibida, e incógnitas por resolver.

Además, esto causa un aletargamiento en el ritmo, ya que prácticamente estamos viendo algo que no somos capaces de conocer. Lo que hace más densos los episodios de esta nueva temporada. No obstante, el misterio sigue empujándonos, y el nivel de complejidad que parece estar obteniendo al trama, nos empuja a querer conocer qué está sucediendo.

Lauren Ambrose
Copyright Apple TV+

La construcción de personajes en la segunda temporada de 'Servant'

Mientras la trama parece pausarse, los personajes hacen frente a la situación adversa en la que se encuentran, como si de unas tierras movedizas se tratarán los episodios de la nueva temporada. Este estancamiento sirve a los guionistas de la ficción para seguir moldeando a sus personajes como piezas de arcilla. Los hacen más complejos, más llenos de vida, es decir, más interesantes. Vemos como Dorothy y Sean parecen intercambiar papeles, como percibíamos en la primera temporada, Dorothy parecía la madre de Leanne, mientras que Sean ponía las sospechas sobre ella enfrente del espectador. Sin embargo, ahora se ha producido una inversión, y es Sean el que parece ejercer del padre de Leanne, mientras Dorothy parece haber tomado una postura clara respecto a la niñera.

Dorothy Turner

Por un lado, la situación psíquica de Dorothy se agrava cruzando los límites de la cordura. En este arco, entra la oportunidad por parte de la dirección de hacer un homenaje a la escena clásica de Jack Torrance destrozando la puerta del baño en El resplandor. Incluso tenemos el plano nadir mientras Dorothy golpea las tablas de la pared del cuarto de Leanne. La referencia es muy explícita. En esta temporada la actriz Lauren Ambrose sigue desarrollando su personaje con esa terrorífica expresividad que la caracterizaba en la primera temporada de la serie. Han habido momentos en los que nos hemos tenido que agarrar al sofá con su interpretación y por las direcciones ausentes de cordura que tomaba su personaje. En cierto momento si la vestíamos de payaso teníamos al mismísimo Pennywise persiguiendo a Leanne hasta la puerta de la casa.

Sean Turner

A su vez, Sean Turner empatiza con Leanne, la cuida, y la trata de proteger, tomando el papel de figura paterna. Además, parece ser consciente del daño de su mentira, y del teatrillo que han conformado. Sean comienza a darse cuenta de la situación mental de su mujer, algo que va a ser vital para comprender algunos gestos del final de la temporada. Además, esa dorothyzación de Sean se masca también en el ámbito de la fe. En la primera temporada era Dorohty quien dejaba entrar y aceptaba esas creencias de Leanne, mientras que Sean se negaba a cualquier tipo de religión. Actualmente Dorothy es la que desestima ese ámbito de Leanne, mientras Sean lo acoge e incluso lo abraza.

Punto de inflexión en su personaje

Spoiler

Por otro lado, a pesar de la locura que parece asentarse en el personaje de Dorothy, Sean sigue a su lado, la protege porque también así él cree que se protege a si mismo. Además, han dejado atrás los conflictos que presenciaban en la primera temporada, los que los dividían como pareja. Ahora se unen por Jericho, e incluso se produce un punto de quiebre en este aspecto en el personaje de Sean.

Por así decirlo, la vida de Sean es la cocina, son su platos, deja a su hijo recién nacido para continuar con su proyecto laboral (dudo que alguien hiciera eso voluntariamente con un bebé de apenas pocos meses). Si embargo, en el episodio nueve tiene lugar una escena muy simbólica para este personaje, donde antes de comer Sean extiende la mano a los comensales y reza. En esa oración menciona a Jericho y a la comida, y le dice a Dios, que le da igual la comida, que no la necesita, que quiere que su hijo vuelva. Es aquí donde su personaje expresa su quiebro, y cambia las prioridades de su vida.

[plegar]

Julian Pearce

Sin ninguna duda, Rupert Grint ha sabido deshacerse del personaje que marcó su infancia y casi que su trayectoria, Ron Weasly. Su personaje se me antoja uno de lo más interesantes y complejos bajo una interpretación enormemente lograda. El actor Rupert Grint parece estar muy cómodo en este papel, como si la actuación, los gestos, y la entonación propia de su personaje le saliera sin dificultad. Parece que es uno con el personaje.

Puestos a comentar el tratamiento de Julian, vemos un personaje ateo, con bastante poco autocontrol, y que arremetería contra todo si pudiera. Al menos, esto ocurre en la primera temporada de la serie. En la segunda temporada de Servant, Julian ha sido capaz de dejar su coraza antes de entrar por la puerta de los Turner. Se nos abre, muestra sus inseguridades, sus problemas, y la razón de estar en esta historia. Esto le otorga al personaje más capas, y que el espectador pueda sentirse más apegado a él. Por así decirlo, Leanne y Julian son de lo más parecidos, ambos rechazados dentro de sus familias, incomprendidos, y con una falta seria de cariño y estabilidad.

Punto de inflexión en su personaje

Spoiler

Por otro lado, vemos el primer punto de inflexión en cuestión de creencias de Julian. Nos lo acaba por mostrar al comienzo de la temporada, en el momento de la hipnosis con Roscoe. Cuando Natalie va a realizar la hipnosis, Julian se pone cerca de Sean para ver lo que ocurre, siempre con sus despectivos comentarios hacia la práctica.

Sin embargo, cuando esta funciona este se aleja hacia atrás al marco de la puerta, y la dirección no da incluso un plano de él, algo temeroso. Parece que se nos da a entender cierto miedo por parte del personaje a creer en cosas estúpidas. Teme que si cree en algo los demás le vean como él actualmente ve a las personas creyentes. Piensa que creer es hacerse vulnerable. No obstante, estamos en una serie donde parece que las creencias lo van a inundar todo, y no me extrañaría verle en un futuro rezando.

[plegar]

Leanne Grayson

Leanne Grayson es el personaje que más cambios ha sufrido en esta segunda temporada de Servant respecto a la anterior. Ha pasado de mostrarse como una persona tímida y servicial, que nunca sabíamos en que bando jugaba, a alguien más viva, desafiante, y todavía bastante vulnerable. Observamos cierta maduración en su carácter, más firmeza a la hora de tomar decisiones por su cuenta.

No obstante, el misticismo alrededor de ella tan solo parece aumentar, y más con el final de la temporada. Con el final de la primera temporada parecía decírsele al espectador que Leanne dentro de su ámbito sectario era alguien más poderosa e importante de lo normal. Alguien de notable importancia para que un gran grupo de personas fueran en su búsqueda. Con esta nueva temporada, me mantengo en mí misma creencia. Para terminar con los personajes, quisiera hablar de Tobe, un personaje que resulta cargante por su ignorancia que a veces ronda la ineptitud. Actualmente para mí resta más que suma.

Toby Kebbell
Copyright Apple TV+

Meticulosa dirección

En la primera temporada de la serie, su dirección y el manejo de la cámara era realmente atractivo. En esta segunda temporada de Servant el nivel técnico mantiene su esplendor. Se vuelven a recurrir a precisos y elegantes movimientos de cámara, una fotografía mu