Sergio Martínez Vila ha demostrado durante su carrera el compromiso que tiene con los temas sociales y reflexivos. En esta ocasión, llega a la Sala Cuarta Pared con Mapa de heridas, una obra teatral intimista y emocional, donde se explora la violencia sexual. A través de un análisis muy personal y complejo, el dramaturgo explora las llagas profundas de su protagonista, mediante un ejercicio de mística, que desengrana los efectos de la violencia. Esta pieza teatral es una producción de la compañía La madre del cordero, que se plantea sus trabajos desde la “identidad” y “género”. Para este espectáculo, han contado con los actores Óscar Oliver y Cristina de Anta. Se encuentra en la Sala Cuarta Pared desde el 18 hasta el 28 de febrero de 2021.

En Cinemagavia hemos tenido la oportunidad de hablar con Sergio Martínez Vila, con motivo del estreno el pasado 18 de febrero de Mapa de heridas. En primer lugar, el dramaturgo nos cuenta cómo está viviendo el estreno de la Sala Cuarta Pared y cómo se prepara para un proyecto de estas características. Luego, nos explica la manera en la que se han borrado las líneas entre víctima y verdugo. También nos expone su visión de la violencia sexual, a partir del caso de La Manada y si hay un componente de género en ésta. A continuación, nos da su visión sobre el análisis de las motivaciones de los violadores y si una víctima de violencia sexual podría ver la obra. Para terminar, nos contesta a si cree que la pornografía influye en la educación sexual y qué es lo que viene con Mapa de heridas.

Entrevista a Sergio Martínez Vila

Sergio Martínez Vila
Foto de Sergio Martínez Vila (Contexto Teatral)

Diego Da Costa/Cinemagavia: ¿Cómo estás viviendo el estreno de Mapa de heridas en la Sala Cuarta Pared?

Sergio Martínez Vila: Con mucha ilusión, porque es un proyecto largamente acariciado desde que lo escribí a finales de 2018 hasta ahora, pues han pasado casi 2 años y medio de búsqueda de recursos, de espacio, de posibilidades para el proceso de investigación y ensayos. Problemas y pandemias de por medio y bueno pues finalmente va a suceder y en un espacio muy querido para mí como es la Sala Cuarta Pared. Yo he crecido mucho personal y profesionalmente ahí, así que muy ilusionado, no te puedo decir otra cosa.

Diego Da Costa/Cinemagavia: La temática de la obra es la violencia sexual, ¿Cómo te preparas para proyectos que exigen tanta emoción y empatía?

Sergio Martínez Vila: Bueno, pues, son procesos muy largos de investigación, de aproximación en los distintos materiales y en las distintas perspectivas también, ya que es una temática, pues, problemática, conflictiva, y que a la gente le deja en una en una situación de emocionalidad y vulnerabilidad muy potentes, ¿no? Entonces, en ese sentido, yo he trabajado mucho con este tema, a lo largo de toda mi trayectoria. En ese sentido, ya tenía un bagaje y unas herramientas y una serie de conocimientos previos, que me han facilitado poder adentrarme de la mejor forma posible en todo lo que exige Mapa de heridas.

Mapa de heridas
Foto de “Mapa de heridas” (La madre del cordero)

Las líneas de víctima y verdugo

Diego Da Costa/Cinemagavia: Se ha podido leer que se van a borrar las líneas entre víctima y verdugo, ¿Cómo se propicia ese espacio y esos roles que parecen tan marcados desde la visión social?

Sergio Martínez Vila: Sí, hombre, para nosotros, es incuestionable quién es qué en el sentido del juego de la violencia, deja muy claros esos roles. Por lo menos, en la superficie, ¿no? Mi idea es poder escarbar un poquito más allá de la superficie, ver cómo con el ejercicio de la violencia implica luego un retorno de la violencia hacia el propio agresor o agresora.

Como eso es una circularidad y como se hace como… Un posible que se haya perpetuado durante tantísimo tiempo, tanto tiempo que, vamos… No podemos ni llegar a ver el origen porque, posiblemente, el origen de todo cuánto conocemos, sea esa misma violencia. A nosotros nos construye más el fenómeno de la violencia que cualquier otra cosa. Todas nuestras normas, todos nuestros códigos tienen que ver con lidiar con eso. Por eso, es tan importante, para mí, reflexionar sobre eso, visibilizarlo, aunque cueza.

Sergio Martínez Vila
Foto de “Mapa de heridas” (La madre del cordero)

La influencia del caso de La Manada

Diego Da Costa/Cinemagavia: La violencia que hubo en el caso de La Manda, a partir de este caso, es una de las razones por las que llega a Mapa de heridas. ¿Por qué crees que, a pesar de lo mediático que fue el caso, no han menguado los casos de violencia sexual?

Sergio Martínez Vila: Me parece que estamos encajados en un cambio que va a llevar años, o, quizás, incluso décadas, porque las cosas no… Las sensibilidades, las perspectivas y las miradas no cambian de un día para otro, ni muchísimo menos. Entonces, yo creo que es un momento en el que… Bueno, pues, se ha ido construyendo poco a poco el contexto en el que se podía verbalizar y se puede verbalizar y hablar este tipo de cosas.

Se puede empezar a generar un pacto social, según el cual ya hay determinadas cosas que no son admisibles. Están intentando poner nombres nuevos, incluso renombrar algunas cosas, para explicitar qué es abuso, qué es agresión, todo esto que puso en una perspectiva muy dolorosa el caso de la Manada. Y, bueno, pues, este es el momento en el que tienen que suceder estas cosas. Es bueno, justo y necesario que suceda.

Mapa de heridas
Foto de “Mapa de heridas” (La madre del cordero)

¿Una cuestión de género?

Diego Da Costa/Cinemagavia: La violencia sexual, se ha demostrado que se produce más en mujeres, que son más víctimas que hombres. Sin embargo, hay personas que niegan que haya un factor de género en ello. ¿Qué opinas sobre ello?

Sergio Martínez Vila: Sí, incuestionablemente, aquí hay un factor de género y aquí yo incluyo también, bueno, pues que la violencia dirigida hacia mujeres y hacia la infancia es infinitamente mayor. Tiene unas raíces muy hondas y muy profundas en nuestro sistema cultural y de valores. La energía que se trata de contener, de reprimir y de silenciar tiene un componente muy claro de género. Hay todo un potencial que tiene que ver con la dimensión y con la energía del signo femenino, que ha sido muy rentable para la preservación del status quo que hoy conocemos. Con lo cual, no creo que se pueda negar con argumentos sólidos que la violencia sexual contra las mujeres, contra niños no está claramente marcada, o enfocada en esta dirección.

Diego Da Costa/Cinemagavia: Para la obra, ¿has tenido la ocasión de analizar las motivaciones de los violadores para comprender su psique o has preferido mantener esa distancia?

Sergio Martínez Vila: No, no mantengo ninguna distancia en ese sentido, yo me acerco mucho a ellos, me meto muy profundo en sus identidades, en su subconsciente. La idea, en ese sentido, es acompañarle. O sea, no juzgarles, no tomar partido, dejarles ser, dejarles hablar, dejarles expresarse. Es una mezcla, en ese sentido, de cercanía, por un lado, y distancia en lo relativo a mi opinión personal. Yo ahí no dejo que afloren sensibilidades personales, si lo hiciera, quizás, el proyecto sería muy diferente, desde luego no sería el que es.

Sergio Martínez Vila
Foto de Sergio Martínez Vila (Shangay)

La visibilización sanadora de Sergio Martínez Vila 

Diego Da Costa/Cinemagavia: ¿Es una obra que podría ver una víctima de violencia sexual?

Sergio Martínez Vila: Sí, por supuesto. Yo creo que podría resultar un vehículo incluso de sanación y de reconocimiento de muchas cosas que pueden ser terapéutico, afrontar o ver como alguien las verbaliza. No es… evidentemente, todos tenemos nuestra mochila de sucesos de situaciones conflictivas y de traumas y es un poco impredecible qué es lo que puede pasar cuando nosotros vemos reflejados, delante de nosotros, pues, eso, ¿no?

Pero, claro, ahí entramos en un terreno de imponderables, pero, que la podría ver, desde luego, sin duda, y que podría ser constructivo, desde luego, y que podría ser incómodo, también. Existen todas las posibilidades, desde luego. Pero yo creo en la naturaleza profundamente sanadora de lo que estamos haciendo, y positiva y benigna, porque todo esto se hace para unir y no para enfrentar.

Sergio Martínez Vila
Foto de “Mapa de heridas” (La madre del cordero)

La pornografía como educación sexual

Diego Da Costa/Cinemagavia: Me parece muy positivo lo que comentas, que haya este tipo de proyectos que sean sanadores. Contrasta con la educación sexual y el fácil acceso de la pornografía, ¿crees que la pornografía puede favorecer hacia una educación sexual más basada en la violencia?

Sergio Martínez Vila: Totalmente, es uno de los temas con los que más trabajo es la pornografía. Ahí se construyen, desde ahí, desde estos contenidos se construyen mucho de las realidades, que luego nosotros perpetuamos y vivenciamos. Casi todos nosotros hemos aprendido en nuestras, o nos hemos formado nuestras primeras ideas de lo que era el sexo y lo que era la intimidad sexual y afectiva a través del discurso pornográfico. No es solamente la pornografía explícita, sino que realmente está en todo tipo de mensajes: audiovisuales, musicales, literarios, artísticos, publicitarios…

Lo pornográfico es mucho más extenso de lo que se refiere al sexo explícito filmado. Y ahí existe buena parte de las semillas que luego generan actos de violencia sexual. Es profundamente perturbador contemplar con distanciamiento crítico lo que es en sí la pornografía. O la pornografía mainstream, o el 90 % de la pornografía, y lo que eso puede generar en identidades en estado de formación. Es muy perturbador.

Diego Da Costa/Cinemagavia: Muchas gracias por compartir esta reflexión, porque sí es verdad que se está viendo actualmente en la sociedad digital, que hay una influencia. Para terminar, ¿qué viene con Mapa de heridas?

Sergio Martínez Vila: Mapa de heridas está de jueves a domingo del 18 al 28 de febrero, en horario de 19:30, de jueves a sábado, y los domingos a las 19:00. Estamos esas dos semanas en cartel, de momento.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí