The Green Knight (El Caballero verde) es la última película del director David Lowery (The Old Man & the Gun A Ghost Story). Un director que ha demostrado durante su recorrido una forma peculiar de mirar y enfrentar las historias bajo una narrativa más reflexiva y que perdura en el tiempo. The Green Knight fue estrenada el 30 de julio en Estados Unidos, pero lamentablemente y a pesar de las buenas críticas recibidas, la cinta únicamente nos llegará a España el 28 de octubre de 2021 gracias a Amazon Prime que nos brinda esta oportunidad de disfrutarla. Además, ha clausurado el Festival de Cine de Sitges donde sí se ha podido disfrutar como en un principio debería haber sido, en la pantalla grande.



The Green Knight

Crítica de 'The Green Knight' (El Caballero verde)

Ficha Técnica

Título: El Caballero Verde
Título original: The Green Knight

Reparto:
Anaïs Rizzo (Helen)
Joe Anderson (Paris)
Dev Patel (Gawain)
Alicia Vikander (Essel / La dama)
Noelle Brown (Madam)
Sarita Choudhury (Madre)
Nita Mishra (Hermana mayor)

Año: 2021
Duración: 130 min.
País: Estados Unidos
Director: David Lowery
Guion: David Lowery
Fotografía: Andrew Droz Palermo
Música: Daniel Hart
Género: Fantástico. Drama.
Distribuidor: Amazon Prime 

Filmaffinity 

IMDB

Tráiler de 'The Green Knight' (El Caballero Verde)

Sinopsis de 'The Green Knight' 

Una aventura de fantasía épica basada en la eterna leyenda artúrica, The Green Knight cuenta la historia de Sir Gawain (Dev Patel), el temerario y testarudo sobrino del Rey Arturo, que se embarca en una atrevida búsqueda para enfrentarse al homónimo Caballero Verde, un gigantesco de piel esmeralda, extraño y probador de hombres. Gawain se enfrenta a fantasmas, gigantes, ladrones e intrigantes en lo que se convierte en un viaje más profundo para definir su personaje y demostrar su valía a los ojos de su familia y su reino al enfrentarse al máximo desafío. Del visionario cineasta David Lowery llega un giro fresco y audaz a un cuento clásico de los caballeros de la mesa redonda. (A24)

Dónde se puede ver la película



El origen de la historia

The Green Knight adapta un libro de caballerías en el que Gawain es el personaje principal de esta aventura, el no caballero deberá completar su viaje del héroe para recibir el honor tan deseado. Para colocar en situación al espectador desconocedor del contexto fílmico, Gawain es un personaje de la leyenda artúrica quien es sobrino del Rey Arturo y caballero de la mesa redonda. El libro de caballerías que adapta la cinta está datado de finales del siglo XIV del cual se desconoce el autor. Además, por aquel entonces el relato no tenía ni si quiera título, este se le dio más tarde dándose a conocer como Sir Gawain and the Green Knight.

Asimismo, deben de saber que el personaje de El Caballero Verde es uno de los más misteriosos del universo y sus apariciones son muy escasas. Dicho personaje puede ser encontrado únicamente en otros dos poemas más, King Arthur and King Cornwall y The Greene Knight que se encuentra en el manuscrito Perci Folio del obispo Thomas Percy donde reunió las reliquias de la poesía inglesa y que fue publicado en 1765.

Sin embargo, su aparición más importante es en el relato que adapta The Green Knight. Un relato que la película trata de simplificar al mínimo otorgándole un carácter más místico. Es por ello por lo que, si os fijáis, casi ninguno de los personajes tiene nombre, ni si quiera Sean Harris, quien titula en los créditos como que interpreta al Rey, no a Arturo. Sin embargo, uno de los personajes más importantes en dicha historia es Alicia Wikander, quien interpreta a Essel y a La Dama, pero en la cinta pierde algo de relevancia.

The Green Knight
Copyright Droits réservés

El Viaje del Héroe

The Green Knight presenta la estructura básica de El viaje del héroe que, como ya sabemos es un esquema básico que puede encontrarse prácticamente en casi cualquier historia. Este puede maquillarse, pero al ser un relato bastante clásico su estructura es transparente en una narración fragmentada por capítulos. El comienzo de la cinta advierte al espectador de que nos encontramos frente a algo grande generando expectativas, unas expectativas que se verán cumplidas.

Algo embriagador y diferente tiene The Green Knight que la convierte en una total experiencia para el espectador, y que la ayuda a tomar distancia del relato original ganando independencia. En primer lugar, percibimos una ralentización temporal de la acción respecto a otros relatos de la misma índole y género, además, de la casi desaparición de la plena acción y batallas clásicas de dichos relatos.

Es así, como acaba convirtiéndose mayoritariamente en una película no tanto de batallas y protagonistas heroicos, sino algo más contemplativo en el que el viaje interior de nuestro protagonista se coloca en primer plano. Respecto a la historia original algunas acciones han sido añadidas y otras eliminadas simplificando el relato y rescribiéndolo en una atmósfera de desconocimiento que realza la experiencia.

The Green Knight
Copyright TELEPOOL GmbH

La humanidad del héroe en 'The Green Knight' (El Caballero verde)

La virtud de no caballero que el personaje de Gawain tiende a verbalizar hace que el espectador sienta al personaje como alguien humano. En otros relatos heroicos esto no se produce, sabemos que el protagonista es el héroe de la historia, y que con firmeza va a cumplir su objetivo demostrando ser el más fuerte. De cierta forma se le suele dar unas cualidades que elevan al protagonista, haciendo que el espectador establezca una mirada contrapicada de este.

No obstante, Gawain se presenta como alguien humano, y el escenario de desarrollo del inicio de la cinta ayuda mucho a asentar esas bases. Incluso la primera piedra en esa etapa dentro del Viaje Exterior refuerza el mensaje. En definitiva, da más la sensación de ser alguien débil, pero con mucha fuerza en el alma, que un gran héroe. El escrito original deja caer que Gawain ha tenido que escalar elevados acantilados, luchas contra dragones e incluso contra ogros. No obstante, todo esto es eliminado en un filme que prefiere observar a su protagonista como alguien mundano, pero con una fuerza en el alma que le ayudará a completar su misión.

Otros de los asuntos que refuerzan la humanidad de Gawain es la fotografía y el escenario, y no me refiero a los colores o la iluminación, algo de lo que hablaré después, si no de la representación de la naturaleza, del mundo que le rodea como algo imponente que le aplasta, algo con lo que no puede luchar debido a la magnitud de esta. Gawain se siente diminuto en un escenario y secuencias donde la naturaleza le deja absorto e incluso le enfrenta.

The Green Knight
Copyright Droits réservés

El relato elevado al tono de leyenda

The Green Knight es un ejemplo más de lo elegante de las leyendas. Esa fusión entre lo real y lo fantástico convierte a lo que sería un relato convencional en algo mágico, mítico. Las leyendas artúricas son fascinantes por su tono aventurero y los elementos fantásticos en los que se combina la heroicidad con la evolución interior del personaje protagonista. Y en este caso la adaptación fílmica del relato consigue un nivel superior en términos de misticismo y profundidad.

Esto, en parte, se consigue  con el desenlace de la historia. El Caballero Verde se instaura como una criatura fantástica. Sin embargo, en el relato original del siglo XIV su identidad se nos es revelada cobrando sentido muchos elementos del romance caballeresco. David Lowery con su construcción del final sigue manteniendo la incógnita reservándole al personaje la imponencia que posee. Asimismo, la visión alternativa de Gawain en el clímax supone una preciosa narración con ausencia de palabras en la que la poesía y la lírica se desarrollan en un preciso montaje. Además, la representación es elegantemente teatral, y creo que eso es majestuoso.

Además, anteriormente comentaba el añadido de ciertas acciones. Una de ellas es el fantasma que Gawain se encuentra en una casa, y también creo que se percibe cierta atmósfera mágica en el bosque, en parte por los logrados colores y tonos obtenidos. Todos los elementos reman en sintonía para ofrecer un espléndido resultado.

El Caballero Verde
Imágenes de IMDB

El honor como meta del viaje

Son muchos los libros caballerías que podemos encontrarnos y detenernos a leer. Grandiosos caballeros que deben de demostrar su lealtad y hacer frente a los peligros que les depara su larga travesía. Si una de las características que podríamos decir que necesita siempre tener un caballero, es el honor. Sin embargo, este es difícil de conseguir, y por lo general depende de hazañas grandiosas dignas de ser escritas en un libro para la memoria de la historia.

En The Green Knight tenemos a ese caballero típico que va en busca de su honor. Sin embargo, la historia que configura David Lowery trata de hacer reflexionar si es toda una memez sin sentido. Formula preguntas como: ¿Es necesario el honor? ¿Por qué la bondad no es suficiente? ¿Por qué razón el hombre se empeña en ser recordado? ¿Sigue valiendo la pena aun cuando vas a perder el resto?

Muchos podrán considerarán el relato de Gawain endeble en el aspecto de lo poco peligroso y adverso que resulta su viaje, sin apenas conflicto, sin apenas piedras en el camino. Pero para nada es así. The Green Knight cuenta el mayor miedo del hombre y a lo que todos nos enfrentamos, sea hace cien años, hace mil, o en el presente. El ser humano vive su vida bajo el ala de la muerte, con la idea de que algún día llegará. Nuestra vida simplificándola a lo mínimo no es más que la aceptación de la muerte, y es eso lo que la aventura de Gawain refleja. En realidad, todos somos Gawain, todos vivimos esa aventura que es la más dura de todas.

The Green Knight
Imagen de IMDB

Tomar las riendas de nuestra vida

En consonancia con la muerte, The Green Knight posee otro mensaje para nosotros. La película acaba reflejando que lo fácil es hacer lo que se nos ha dicho, hacer las cosas para no fallar a los demás. Sin embargo, lo más difícil, aquello realmente complicado es detenernos y preguntarnos a nosotros mismo qué queremos. Y que después de habernos realizado esa pregunta tomemos nuestra vida y hagamos con ella todo lo que deseamos, porque es nuestra vida, no es la de nadie más.

Son muchos diálogos los que reflejan esta reflexión en la cinta. No obstante, la figura del zorro es la encarnación de toda esa libertad y ligereza, es la única figura del relato que planta cara al protagonista y lo desafía, lo detiene por unos segundos para hacerle reflexionar. Personalmente, pienso que Gawain no quiso continuar, pero lo hizo por la presión que tenía encima. Él estaba bien con la vida que llevaba, las ideas y las convicciones dadas de cómo debe ser un caballero son las que realmente no le dejaron ser él mismo. Porque sí, está película también trata sobra las convicciones que se nos son dadas sobre lo que deberíamos ser, sobre cómo debe de ser el mundo que nos rodea. Sin embargo, en algunos casos va más allá y la rompe.

The Green Knight
Copyright Telepool/A24

Exquisito trabajo de dirección

La delicadeza con la que David Lowery ha trabajado el relato es para destacar. El ejercicio realizado para tomar el relato original, deconstruirlo y reescribirlo es admirable por la forma en la que ha sabido implantar su punto de vista, además, de hacérnoslo llegar de una forma tan apasionante y delicada a la vez que mágica. Es una cinta que goza de una profundidad en su interior en la que es placentero finalizarla y pararse a reflexionar, y si es necesario, volver a verla.

Deteniéndome en lo que son los aspectos más técnicos indudablemente no podía dejar sin comentar la impactante fotografía. Lo primero a destacar es la tenue iluminación que consigue mucho realismo en su ambientación de época. La penumbra es lo más destacado en la fotografía de los interiores, pero a esto se le suma los colores. La gama en la que The Green Knight navega sería un conseguido verde (a veces azulado) que se combina con las luces cálidas anaranjadas de la iluminación. Además, es un color que toma distintos matices a la hora de la narración, y en ocasiones nos hace sentir rechazo. El color al final acaba por acercarse más a esa podredumbre de la que se habla en el relato.

Por su lado, Dev Patel sabe la carga que conlleva este proyecto y la soporta sin hacer tambalear el relato. Su intepretación es firme durante todo el viaje y consigue compactar los distintos matices de su interpretación para acabar fundiéndose completamente con el personaje de Gawain, haciéndose así, inseparables.

El Caballero Verde
Copyright A24

La puesta en escena

En The Green Knight hay puestas en escena realmente espectaculares que son indescriptibles, hay que vivirlas. Es una película grandiosa a nivel fotográfico, parece realizada en otro mundo. Los efectos especiales han quedado espectaculares.

El contraste con el interior de la ciudad frente al exterior está muy marcado. La naturaleza es representada de forma preciosamente bella a la vez que es algo intangible, algo que nos aprisiona, que no somos capaces de alcanzar. Por no hablar de las sensaciones que nos transmite la llegada a la capilla con ese color amarillo que soporta la escena. Andrew Droz Palermo vuelve a realizar un trabajo que será recordado, y a nivel de sensaciones y significado, uno de los más potentes que tiene.

Asimismo, el diseño de producción está realmente logrado, pero uno de los mayores aspectos a destacar es la localización de los espacios. Es una película perfectamente localizada, y se configura un homogéneo estilo tanto en los textos gráficos como en la música, todo para que el espectador viaje a la aventura, al mundo, al relato.

El Caballero Verde
Imágenes de IMDB

Conclusión sobre 'The Green Knight' (El caballero verde)

The Green Knight es mágica, elegante y sobrenatural, todo lo que una leyenda debe de contener. El trabajo de David Lowery se siente como un espíritu libre que se independiza del retrato original para ofrecer un punto de vista trabajado, conciso y lleno de significado. Una total experiencia poética y lírica que no recomiendo perderse, una obra tímidamente deslumbrante.

"Un año o cien no habría hecho la diferencia"

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

Creación Guiones
CINEMAGAVIA
9/10
90 %
Artículo anteriorLaJoven estrena temporada con "Para acabar con Eddy Bellegueule" en el Teatro de la Abadía desde el 27 de octubre
Artículo siguiente"Canción de amor": Pequeños secretos con importancia
Estudiante de la Facultad Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid. Nací el 7 de febrero de 2001 y actualmente estoy cursando el grado de Comunicación Audiovisual. Además, estoy de colaborador en el programa de radio Momentos de Cine en Inforadio. Aunque fui marcado de pequeño por la mano de Shyamalan y su sexto sentido para crear historias, no fue hasta mi adolescencia con la magia de Chazelle y su historia donde los sueños y el amor se entrecruzaban cuando algo despertó en mí. Ese algo fue la pasión por el cine, Shyamalan y Chazelle me dieron un pase a descubrir un amplio universo de historias, emociones, y cómo no, sueños. Fui pasando por Kubrick y Bergman hasta Tarkovski, descubriendo lo que la historia del cine tenía para mí, mientras germinaban mis ganas de trabajar en la industria. Por otro lado, Alejandro G. Calvo ha sido una de las razones por las que quise adentrarme en el mundillo de la crítica cinematográfica, la pasión que demuestra me hizo darme cuenta de que yo también quería tener la oportunidad de escribir sobre cine expresando la pasión que tengo por este mundo, devolviéndole al cine lo que tanto me ha dado. “No es a mí a quien le gusta el cine, sino el cine a quien le gusto yo” - Arrebato (1979)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí