Vampiros contra el Bronx (2020), o como a mí me gusta llamarla Inmobiliaria Sucesores de Vlad, S.L., es una aceptable comedia de terror adolescente, co-escrita (a 4 manos) y dirigida por Oz Rodríguez.

Pienso que es de una marca blanca tan blanca, que incluso los menos adolescentes la pueden visionar sin ningún tipo de problemas, allá los padres, hemoglobina al menos ni hay ni se la echa en falta.Vampiros contra el Bronx

Producción de Broadway Vídeo y Caviar Films para ser distribuida mundialmente por la plataforma de streaming Netflix a partir del 2 de octubre de 2020.



Vampiros contra el Bronx

Crítica de ‘Vampiros contra el Bronx’

Ficha Técnica

Título: Vampiros contra el Bronx
Título original: Vampires vs. the Bronx

Reparto:
Jaden Michael (Miguel Martinez)
Gerald Jones III (Bobby Carter)
Gregory Diaz IV (Luis Acosta)
Sarah Gadon (Vivian)
Cliff ‘Method Man’ Smith (Padre Jackson)

Año: 2020
Duración: 85 min
País: Estados Unidos
Dirección: Oz Rodríguez
Guion: Blaise Hemingway y Oz Rodríguez
Música: Brooke Blair y Will Blair
Fotografía: Blake McClure
Género: Comedia
Distribución: Netflix

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘Vampiros contra el Bronx’

Sinopsis de ‘Vampiros contra el Bronx’

Vampiros contra el Bronx nos presenta a un grupo de tres amigos adolescentes del Bronx, con Miguel a la cabeza (Jaden Michael), el cual hace campaña en solitario para que no cierren la famosa tienda de Tony, donde prácticamente todos se criaron, descubren una siniestra conspiración sobrenatural para acabar con su estigmatizada y a la vez, adorada comunidad.



Vampiros contra el Bronx
Foto de Netflix

Gentrificación contra Guetificación

Vamos a simplificarlo, la gentrificación o transformación de un espacio urbano deteriorado o en declive, para reconstruir o rehabilitar y de esta manera subir el precio de los alquileres y de los costes. Lo que se quiere hacer.

La guetificación o forma de urbanizar altamente peculiar, determinada por las relaciones de poder entre grupos etnorraciales y con un marcado carácter de violencia colectiva. Lo que hay.

Un importante grupo inmobiliario ha llegado al Bronx, donde según ellos, no importa ni quien aparece ni quien desaparece.

Están comprando todos las tiendas y locales para crear una especie de emplazamientos propios de la futura jet set del Bronx.

Hacen de su cuartel general los antiguos y magníficos juzgados del Bronx, los cuales están procediendo a rehabilitar.

Nadie se da cuenta salvo Miguel, que se lo comunica a sus amigos y que le parece raro lo pronto que van desapareciendo todas y cada una de las personas que van vendiendo sus locales.

Oz Rodriguez
Foto de Netflix

Los invasores

Un grupo de vampiros con una fuerza descomunal, que gobernados por un/una comandante que se mantiene en secreto, quieren resucitar al primer vampiro que existió y hacer del Bronx su colonia particular, con la repoblación de los nuevos vampiros.

Sus cooperadores: Un hombre influyente al que le prometen la inmortalidad y una banda de delincuentes asesinos que viven en el Bronx y que bien pagados por este, se encargan de robar y destrozar las tiendas y locales de los inquilinos que se resisten a abandonar su barrio.

Los vampiros y el hombre influyente todos de raza caucásica (blancos), el resto de población del Bronx, todos latinoamericanos. Raro, ¿No creen ustedes?

Oz Rodriguez
Foto de Netflix

La resistencia

Miguel, alias el alcaldito y sus dos amigos. Tony, el dueño de la tienda que se ve abocada al cierre y Rita, una adolescente feligresa (El mundo es para las osadas, no para las tímidas calladas).

También contarán con la valiosa ayuda de Vivian (Sarah Gadon), una nueva vecina blanca, que se solidariza desde el principio con el Grupo salvaje.

Un curso sobre vampiros en la tienda de Tony, el visionado de Blade (1998) y el avituallamiento de crucifijos, ajos, estacas y agua bendita formaran parte del equipo destinado a salvar al Bronx de su total identidad hasta la fecha.

En los juzgados del Bronx se llevará a cabo una eterna lucha entre el bien y el mal y hasta aquí puedo contar, queridos navegantes.

Eso sí, para los que se lleven toda la cinta metiéndose con las tres tallas de más de la bicicleta de Miguel, el alcaldito, calladitos están más bonitos.

Vampiros contra el Bronx
Foto de Netflix

Miguel y Vivian

Miguel, el alcaldito (Jaden Michael), estadounidense con raíces americanas. Con la edad que tiene y haber trabajado con Jarmusch, Haynes o Luhrmann, cualquier aporte mío carece de interés.

Es el 99% de la película y parece que lleva 50 años interpretando, desarrolla un papel emocionante y gracioso, por muy simple y convencional que nos pueda parecer la cinta. Actor a seguir.

Por cierto, menos mal que no se cumplió tu sueño querido, dicen que ese actor es muy exigente con sus compañeros de trabajo (y lo dejamos ahí).

Vivian (Sarah Gadon), la nueva vecina blanca en el Bronx. Con un curriculum más extenso que la Antártida, la canadiense, de la que me veo obligado a citar su papel en Belle (2013), me dejó tremendamente sorprendido y gratamente confuso.

¿Qué os digo de Vivian? Guapa, buena, educada, amable, solidaria…… Vamos para pedirla en matrimonio. Pues descúbranlo por ustedes mismos, ¿Para qué incordiar?

Vampires vs. the Bronx
Foto de Netflix

Van Helsing

El director (Oz Rodríguez) y co-escritor junto a Blaise Hemingway. Nacido en Cuba pero dominicano a todas luces. No le conozco cinta y creo que es su ópera prima para la gran pantalla, pero no lo puedo aseverar.

Su mayor gloria le llegó como director de Saturday Night Live (2013).

La película está bien dirigida. Otra cosa es que habrá gente que piense que funcione y gente que no.

Evidentemente estamos en una comedia de terror y pedirle que analice la situación actual del Bronx y sus repercusiones sociales y vitales, como que no pega.

Si por esto es simple y convencional, pues así será. Nadie dijo que lo simple y convencional fuese un delito.

Hay bromas simpáticas, el reparto coral es bueno y está bastante bien dirigido (Ay Zoe, qué cameo mujer), los efectos visuales son correctos, como pueden ser los de cualquier serie actual de televisión y pienso que elimina el recurso de la sangre para hacerla apta para todos los públicos. Director a seguir.

Vampiros contra el Bronx
Foto de Netflix

Conclusión

Pues la voy a recomendar, Netflixnianos y acoplados. Son 85 minutos tan intrascendentes como los de cientos de películas made for Netflix.

Creo que la cinta se mantiene animada, hay personajes muy disfrutables y sino queremos buscar lo que la cinta no anuncia que da (problemas raciales, bandas callejeras, pobreza extrema, el Sur del Bronx, las drogas y las flores en las calles en recuerdo de las personas asesinadas….), podemos disfrutar de un buen pasatiempo.

Tengan en cuenta que el Bronx es mayor que muchas ciudades europeas, con más de millón y medio de habitantes, los cuales son de América latina la enorme mayoría.

En cuanto al tema vampírico, hombre estamos ante una comedia de terror para niños. Esto no es Entrevista con el vampiro (1994) ni pretende serlo.

Nos encontraremos los típicos vampiros góticos, bien por la anécdota del vestuario de uno de ellos, con sus muelles en la espaldas para subir cuando caen y volando bajitos, feos cuando se enfadan (algunos sin enfadarse) y totalmente fieles a su amo.

Para terminar, sí advierto que la película, a pesar de su carácter ochentero ni es comparable a la obra maestra Una pandilla alucinante (1987) ni a la original Noche de miedo (1985). Esas jugaron en otras ligas.

Enhorabuena y Bienvenidos al Espectáculo

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí