Cristina Ortiz, La Veneno, fue uno de los personajes más llamativos de la televisión española de los años 90. Su éxito rotundo se gestó en el programa de televisión “Esta noche cruzamos el Mississippi”. Javier Calvo y Javier Ambrossi han ‘resucitado’ a La Veneno en su serie Veneno. Los creadores han abordado la historia de esta mujer a partir de sus propias memorias, “¡Digo! Ni puta ni santa”, escritas por la periodista Valeria Vargas. Por lo que supone para la sociedad popular española, se ha convertido en una de las series más esperadas de 2020. Este 29 de marzo se ha estrenado el primer episodio en exclusiva en la plataforma Atresplayer.



Veneno

Crítica de ‘Veneno’

Ficha Técnica

Título: Veneno
Título original: Veneno

Reparto:
Isabel Torres (Cristina Ortiz, La Veneno)
Daniela Santiago (Cristina Ortiz, La Veneno)
Lola Dueñas (Faela Sainz)
Ester Expósito (Machús Osinaga)
Israel Elejalde (Pepa Navarro)

Año: 2020
Duración: 50 min por capítulo apróx.
País: España
Creador: Javier Calvo y Javier Ambrossi
Guion: Javier Ambrossi, Javier Calvo, Claudia Costafreda, Elena Martin, Javier Pascual, Ian de la Rosa, Félix Sabroso y Valeria Vargas
Fotografía: Gris Jordana y Andreu Adam Rubiralta
Género: Drama
Distribuidora: Atresplayer

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘Veneno’

Sinopsis de ‘Veneno’

Cuando Valeria era una niña pequeña nunca entendió por qué la gente la llamaba por un nombre que no era el suyo. Lo mismo le ocurrió a Cristina, por entonces mal llamada “Joselito”, que tuvo que sobrevivir a una violenta y cruel infancia bajo la España de los años sesenta. Dos mujeres que nacieron en épocas muy diferentes pero que, por casualidad o por destino, acaban unidas para siempre, cuando Valeria, estudiante de Periodismo, decide escribir un libro sobre la vida de la icónica Cristina, La Veneno. (ATRESPLAYER).



La Veneno
Foto de Atresplayer

Buscando a La Veneno

Uno de los iconos LGBTQ+ de España, de la visibilidad trans, es Cristina Ortiz, conocida popularmente como La Veneno. Javier Calvo y Javier Ambrossi han sido los encargados de crear Veneno, serie que hará un repaso de su subida a los cielos y posterior caída. En este primer capítulo se puede ver cómo la fórmula se desmarca del esquema estándar de los biopics, algo que se agradece, dado que le permite explotar un enfoque diferente. El guion se convierte en una carta de presentación sobre por qué es importante La Veneno en la sociedad española y muestra el impacto social que tuvo su personaje en la pequeña pantalla. Por lo cual, esta primera entrega no tiene la intención de abordar de lleno la vida de Ortiz, sino la razón por la que es importante contarla.

Dividido en dos espacios de tiempo, Calvo y Ambrossi han sabido cohesionar dos épocas aparentemente diferentes, pero que en ambas coincide la principal meta que se plantea. Además, han sabido dar en pequeñas dosis ese homenaje a la cultura popular de la España de los 90 y esa reminiscencia de nostalgia que envuelve al personaje de La Veneno. Por otro lado, la forma de entrar en las entrañas de sus personajes secundarios hace que haya esa conexión inmediata y se vean los matices que los elevan a un estado superior. Después, hay una crítica intrínseca sobre el papel de los medios de comunicación y la ética que hay detrás de éstos, un planteamiento necesario. Sin embargo, hay momentos en los que se utiliza una introspección artificial, que no termina de encajar con la naturalidad del resto de elementos narrativos y afecta al resultado.

Foto de Atresplayer

Pasión nocturna

La frescura de la que goza Veneno se debe en gran parte al elenco que forma parte, por lo menos, por ahora, de este primer episodio. Para comenzar, hay que aplaudir la labor interpretativa de Isabel Torres, que clava absolutamente la manera de expresarse de Cristina, además de dar verosimilitud al personaje y dotarlo de una humanidad excelsa. Por otra parte, Daniela Santiago, la encargada de interpretar a La Veneno en los años 90, se mimetiza con el personaje y hace que sea innegable volver a reencontrarse con ella. Es pura dinamita y tiene una personalidad tan arrolladora, que triunfa. Se puede ver cómo ha captado el lenguaje expresivo y lo ha llevado a ese torrente interpretativo. Ambas han sido una elección brillante, capaces de emocionar de principio a fin, inclusive a aquellos que no fueran seguidores de La Veneno.

Por otro lado, Lola Dueñas está inmensa, tiene una cercanía y mucha verdad en su interpretación, que termina por ser de las mejores actuaciones del episodio. Es innegable que Dueñas es una de esas actrices que aporta brillantez a su personaje y, por ende, a la serie. No obstante, no ocurre lo mismo con Ester Expósito. La actriz no termina de explotar su talento ante la cámara y se queda a medio gas, le falta poderío. Por lo cual, termina pasándole factura. Por otra parte, hay que destacar la participación de Paca “La Piraña”, Israel Elejalde y Mariona Terés, por la calidad de su trabajo actoral. Al igual que en otras producciones, Javier Ambrossi y Javier Calvo han contado con una lista de rostros que, pese a no ser protagonistas, son un homenaje a la cultura popular televisiva del momento.

Foto de Atresplayer

De vuelta al Mississippi

Es innegable que Veneno supone un paso hacia adelante en la carrera artística de Javier Calvo y Javier Ambrossi, prueba de ello es la calidad visual que se aprecia en este primer episodio. Sin perder la estética de sus anteriores proyectos, los conocidos popularmente como Los Javis proyectan un nuevo imaginario en esta primera entrega. La manera en la que se han seleccionado los encuadres y los movimientos de cámara, hacen que se pueda disfrutar de la gran dirección de fotografía de la serie. Además, hay que añadir que la selección de colores y la dirección artística permiten darle ese toque de fábula realista, de sueño encrudecido, que necesita la serie. Después, la recreación de los años 90 es excelente, lo que consigue realizar un “efecto nostalgia” entre los espectadores de esta ficción.

Por otra parte, el montaje sigue un esquema notablemente satisfactorio, aunque en alguna ocasión ralentice su ritmo. Pese a ello, la forma de fabricar la estructura visual es conveniente y suele mantener un nivel de energía apropiado, lo que hace que sea atractiva ante los ojos del espectador. Luego, es importante destacar el vestuario y maquillaje de la serie. Transportan al espectador ante esos personajes tan conocidos de la denominada cultura ‘trash’. Han sabido captar la esencia y, por lo cual, dan esa rigurosidad histórica que suele ser un plus para el público. En cambio, no ocurre lo mismo con la banda sonora. La música escogida no termina de empastar con la imagen y podría sacar un poco de la atmósfera al espectador. Aun así, el hilo instrumental sí es un acierto, por lo que la composición sonora se encuentra entre dos océanos, más o menos acertados.

Veneno
Foto de Atresplayer

Conclusión

El primer episodio de Veneno es una carta de presentación interesante, donde se expone lo que significó Cristina Ortiz, La Veneno, en la sociedad de masas. Además, se pone sobre la mesa la importancia de los medios de comunicación. Por lo que hay un análisis que va más allá del biopic estándar y es una gran elección. Después, un reparto con mucha potencia, en el que destacan Isabel Torres y Daniela Santiago, que son pura dinamita y un homenaje bestial a Ortiz. A nivel técnico, se ve una mejora importante en la calidad visual en la carrera de Javier Ambrossi y Javier Calvo, con un cuidado de la imagen excelente.

Un regreso a cultura ‘trash’, enfocándolo hacia la visibilidad trans y la importancia de tener referentes. Una oda con potencial sobre la vida de un personaje que marcó vidas, tanto por su labor televisiva como humana.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí