#Vivo (#Alive) es un film de terror coreano dirigido por Il Cho, que también escribe el guion junto a Matt Naylor. Una infección pandémica convierte rápidamente a todas las personas en zombis, pero un joven youtuber permanece aislado en su casa, intentando sobrevivir solo.

Está protagonizada por Yoo Ah-in (Burning, Por encima de la Ley), Park Shin-hye (Milagro en la celda 7, Recuerdos de la Alhambra), Hyun-Wook Lee y Chae Kyung Lee. La película no ha pasado por cines en España y la distribuye directamente Netflix desde el día 8 de septiembre de 2020.



#Vivo (#Alive)

Crítica de #Vivo (#Alive)

Ficha Técnica

Título: #Vivo (#Alive)
Título original: #Saraitda

Reparto:
Yoo Ah-in (Oh Joon-woo)
Park Shin-hye (Kim Yoo-bin)
Hyun-Wook Lee (Sang-cheol)
Chae Kyung Lee (Máscara de la esposa del hombre)
Bae-soo Jeon (Hombre máscara)

Año: 2020
Duración: 98 min.
País: Corea del Sur
Director: Il Cho
Guion: Il Cho, Matt Naylor
Fotografía: Son Won-ho
Música: Tae-seong Kim
Género: Terror
Distribuidor: Netflix

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de #Vivo (#Alive)

Sinopsis

La rápida propagación de una infección desconocida provoca el caos absoluto en una ciudad. Sin embargo, un ciudadano que vive completamente solo logra permanecer al margen de ella. Esta es su historia.



Otro apocalipsis zombi

El subgénero zombi sigue resultando una fuente inagotable para el cine de género actual, siendo Corea del Sur uno de los países más prolíficos y el que también nos ha ofrecido obras de referencia como la película Train to Busan (Yeon Sang-ho, 2018) o la serie Kingdom, por citar solo dos ejemplos recientes. Por desgracia, #Vivo (#Alive), es una propuesta decepcionante y con bastante poco para aportar a un género que comienza a estar sobreexplotado.

Y eso que la propuesta inicial es sugerente y prometía un enfoque distinto. Un joven youtuber queda atrapado en su apartamento, mientras afuera se desata el apocalipsis zombie. Apenas dispone de alimentos ni recursos para sobrevivir, por lo que deberá ingeniárselas para mantenerse vivo en su confinamiento forzoso.

Es un premisa similar a la que tenía la excelente, y poco reconocida, película francesa La nuit a dévoré le monde (Dominique Rocher, 2018) o, ampliando el espectro, la de cualquiera de las adaptaciones a cine que ha tenido la novela Soy Leyenda de Richard Matheson. Sin embargo, la falta de ingenio que tiene esta película de Il Cho, la distancia enormemente de cualquiera de esas obras referenciadas.

#Vivo (#Alive)
Fotos de Netflix

Ni vivo, ni coleando

Una vez planteada la situación inicial, #Vivo (#Alive) no sabe muy bien qué hacer con su personaje principal. Y es que un youtuber, con menos luces que el sótano de una casa embrujada, ofrece pocos recursos creativos cuando se agotan las dos o tres bromas de rigor. Con la introducción de un segundo personaje y una relación a distancia, la trama se vuelve aún más convencional, abandonando la idea de película de supervivencia con un solo personaje que podía haberla diferenciado de las pelis de zombis habituales.

Por suerte, durante los últimos 20 minutos la película levanta un poco el vuelo cuando se vuelve una película de acción pura, con sus protagonistas asediados por cientos de zombis. Pero es una lástima que se desperdicie la parte más introspectiva del inicio, por la ausencia absoluta de toda carga psicológica y por meter con calzador algunas secuencias fuera del apartamento.

Lo más sorprendente de todo esto, es que siendo tan poco novedosa, la película es un remake de la desconocida película estadounidense Alone (Johnny Martin, 2019) que escribió el propio co-guionista de la coreana, Matt Naylor, y protagonizó Donald Sutherland. No puedo compararla con el original, pero la versión coreana es tan insustancial que a veces parece un cortometraje alargado.

#Vivo (#Alive)
Fotos de Netflix

Conclusión de ‘#Vivo (#Alive)’

#Vivo (#Alive) es una película coreana de terror, dirigida por Il Cho, que se sube al carro de la moda zombi. Sin embargo, el filme desperdicia su premisa argumental y se vuelve muy aburrido durante su primera mitad. No tiene ninguna profundidad psicológica, ni tampoco capacidad para generar tensión en casi ningún momento. Abusa de los lugares comunes del género y apenas aporta ninguna idea novedosa para hacer fluir su historia.

En la parte final mejora un poco, cuando el thriller y la acción toman protagonismo, pero la sensación global es de decepción. Tan solo servirá como entretenimiento a los más acérrimos seguidores del subgénero zombi que perdonen todas sus carencias.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí