We are who we are es la nueva  miniserie juvenil de HBO, dirigida por Luca Guadagnino. Un director italiano  muy aclamado en los últimos años, principalmente por su maravillosa película de 2017, Call me by your name. En esta ocasión nos trae su primer trabajo en formato de miniserie, donde indaga sobre las problemáticas adolescentes.  Al igual que pasa en anteriores trabajos del director,  el florecer sexual en la juventud o el desarrollo de su identidad como personas, son varios de los temas que se llegan a abordarse a lo largo de la serie.

Esta miniserie está protagonizada por Jack Dylan Grazer, Jordan Kristine Seamón, Chloë Sevigny, Alice Braga o Kid Cudi, entre muchos otros. We are who we are, se estrenara el próximo 15 de septiembre en la plataforma de streaming de HBO, al igual que se proyectará en esta nueva edición del Festival de Cine de San Sebastián.



Crítica de ‘We Are Who We Are

Ficha Técnica

Título: We Are Who We Are
Título original: We Are Who We Are

Reparto:
Jack Dylan Grazer (Fraser Wilson)
Jordan Kristine Seamón (Caitlin Poythress)
Chloë Sevigny (Sarah)
Alice Braga (Maggie)
Spence Moore II (Danny Poythress)
Kid Cudi (Richard Poythress)
Faith Alabi (Jenny)

Año: 2020
Duración: 50 min. por episodio apróx.
País: Italia
Director: Luca Guadagnino
Guion: Sean Conway, Paolo Giordano, Luca Guadagnino, Francesca Manieri
Fotografía: Fredrik Wenzel
Género: Drama
Distribuidora: HBO

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de la serie ‘We Are Who We Are’

Sinopsis 

Caitlin es el eje central de su grupo de amigos, que incluye a Britney (Francesca Scorsese), una joven sexualmente desinhibida; Craig, un soldado de unos veinte años; Sam, el novio posesivo de Caitlin y el hermano menor de Craig; Enrico, un chico de 18 años de Veneto; y Valentina, una joven italiana.



Juventud, divino tesoro

La trama de esta serie, transcurre en una base militar de Estados Unidos ubicada en Italia. Dentro de ella existe una especie de microcosmos, donde los militares y sus familias conviven entre sí. La base dispone de todas las facilidades que puedan necesitar todas las personas que habitan en ella, desde supermercados hasta un pequeño cine dentro de ella.  Hay incluso una escuela, para que puedan asistir los hijos de aquellos que estén destinado en el país transalpino; por lo que llega a ser muy similar a una ciudad, pero solo habitada por militares.

A lo largo de sus ocho capítulos, seguimos la pista de un grupo de adolescentes que conviven en dicha base, donde llegan a entablar amistades y relaciones amorosas entre ellos.  Puede sonarnos a cliché o algo que hemos visto un millar de veces anteriormente, pero aun así llega a convencernos por su estilo tan propio y singular. La serie sigue una estética indie, que a su vez cuenta con una dirección muy de cine de autor

No llega a ser frenética, como la mayoría de series del estilo, sino que deja que el espectador se familiarice de manera natural con los personajes. No es una serie que está cargada de diálogos, donde lo importante no es lo que se llega a decir sino lo que se llega a intuir. Se hace uso de la cámara en mano en muchos momentos de la trama, al igual que de largos planos. Esto puede hacer que mucha gente la encuentre algo lenta y que no cuenta con una trama principal muy definida.

We are who we are
Fotos de IMDB

 

Acercándose a cada protagonista

Algo interesante de We are who we are, es el hecho de que no cuenta con un actor o actriz protagonista. En cada episodio,  vemos como nos van mostrando más de lleno la vida de un personaje en particular. Más que centrarse en personaje, lo que hace el director es imprimir la óptica de dicho  personaje, al cual está mostrando en pantalla. Esto hace que observemos en un segundo plano, como los protagonistas reaccionan ante ciertos acontecimientos y por qué actúan de una determinada forma.

El gran acierto que tiene esta miniserie es precisamente eso, que es tremendamente contemplativa. Somos meros observadores, que seguimos de cerca la vida más íntima de este grupo de jóvenes. Esto se lleva a cabo sin caer en juicios de valores, ni buscar que el espectador empatice con un personaje por encima de otro. Es como si el director nos dijera, que esta vez no hay trucos a nuestro alcance, la realidad se nos muestra tal y como es. De ahí puede que venga el título de esta miniserie, de la idea de que somos como somos, por más florituras que queramos mostrar.

Sin embargo, aunque la premisa con la que comienza la serie es interesante, al final tiende a mostrar ciertos aspectos que encontraríamos  en una serie juvenil corriente. Hay momentos en donde llega a ser algo esperpéntica y carente de cierta coherencia, respecto a la evolución de sus personajes. Llega un punto, donde no sabes si la serie se toma enserio a sí misma o si simplemente acaba perdiendo el rumbo de la historia.

Jack Dylan Grazer, Jordan Kristine Seamon
Foto de IMDB

My generation

En cuanto al apartado técnico de la serie, podemos destacar varias cosas que llegan a ser muy interesantes como espectador. En primer lugar su gran banda sonora, que está muy presente en todo momento de la historia; llegamos a ver escenas enteras, donde se pone una canción completa de más de tres minutos. La selección musical es exquisita y muy variada, yendo desde la música de Kanye Weste, hasta la de los Rolling Stones.

Por otro lado, tenemos una fotografía que resulta ser muy luminosa la mayoría del tiempo; esto puede deberse, a que se hace uso de lentes anamórficas. A su vez, da la impresión de que la serie tiene tintes de contar con un estilo fotográfico, más del estilo de lo que viene siendo un documental. Puede que esto se deba a que el director de fotografía, quisiera reflejar el mayor grado de naturalidad posible.

Otro aspecto interesante con el que cuenta esta serie, es el uso que hace del sonido. Muchas veces, el sonido sirve para reflejar la incomunicación o el hermetismo de un personaje, principalmente hacia una figura adulta. Esto lo podemos ver en muchas escenas protagonizadas por el personaje de Fraser, cuando no quiere saber nada de su madre o también en el personaje de Caitlin. A parte de ello, muchos otros elementos que nos envuelven en una atmosfera “millennial”, parecidos a los  vistos anteriormente en series como Euphoria o Sex Education.  En definitiva, que la serie por un lado tiene un estilo muy propio y alternativo (que en general se mantiene), pero también tiene elementos que catalogaríamos de clichés o de comerciales.

We Are Who We Are
Fotos de IMDB

 

Conclusión de ‘We are who we are’

We are who we are  es una miniserie juvenil desacomplejada, que nos muestra una visión particular sobre las problemáticas juveniles. Pese tener un ritmo narrativo algo lento, es una serie que merece la pena ver por el gran trasfondo que habita en ella. Es una serie que no necesita de muchos momentos de exaltación, para llegar a cautivar y mostrarnos de lleno a sus personajes. Una serie que nos invita a aceptarnos tal cual somos, al igual que aceptar al resto sin llegar a juzgarlos de antemano. Una miniserie de ocho capítulos, que llegara el próximo 15 de septiembre a la plataforma de HBO y que también se podrá disfrutar en este próximo Festival de San Sebastián.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí