“Esta es una gran lección, no hagas una película si esta no puede ser la película que quieres hacer, es una broma, una broma de mal gusto y te matará” Posiblemente esta sea la lección más valiosa que pudo aprender David Lynch sobre la oveja negra de culto de su filmografía, Dune. Una cinta que refleja ciertos problemas que el director tuvo en la elaboración del proyecto, algo que él define como una total pesadilla. Dune de David Lynch fue una película rechazada por el público del momento, la crítica y hasta por el propio director. Sin embargo, fueron muchas las adaptaciones de Dune que se intentaron realizar, y David Lynch fue el primero en hacerlo realidad.

Con el esperado estreno de Dune de Villeneuve (Crítica 1 y Crítica 2 realizadas por Cinemagavia) creo que puede ser interesante acercar al nuevo público más joven o no tanto que se interese por primera vez por la historia de Frank Herbert el qué se hizo y en qué se falló en el pasado al tratar de adaptarla a la gran pantalla.

David Lynch, Alejandro Jodorowsky, Ridley Scott... y ahora Denis Villeneuve

Muchas adaptaciones de Dune de Frank Herbert se trataron de llevar a cabo, una novela que marcó un hito en la literatura de ciencia ficción en parte su poderosa imaginería, por ejemplo, los gusanos gigantes del desierto creadores de la especia melange que impactaron con firmeza en el siglo XX. Además, la novela de Frank Herbert tiene personajes fantásticos con una gran seña de identidad, y los va desarrollando con tanto cuidado que como lector resulta difícil, por no decir imposible no emocionarse en algunos puntos de inflexión de sus arcos.

Sin embargo, sí es cierto que esta tiene un pequeño defecto en los tiempos narrativos de su desenlace, al comienzo muy lento y después tan rápido que parece atropellarse. No obstante, la historia sigue siendo épica y es difícil no quedarse prendado de ella. Tanto es así que la historia acarrea un gran número de fieles en sus filas, algunos continúan esperando una digna adaptación cinematográfica mientras que otros ya la dan por perdida. ¿Será Denis Villeneuve el Mesías de las adaptaciones de Dune?

Adaptaciones de Dune
Copyright Warner Bros. France

Intentos fallidos de las adaptaciones de Dune

Arthur P. Jacobs

Muchos han sido los directores que trataron de adaptar la novela a la gran pantalla, pero algunos finalmente acabaron abandonando el proyecto, excepto David Lynch, y ahora Denis Villeneuve. Cronológicamente tenemos al productor Arthur P. Jacobs quien quiso llevar a cabo una adaptación que comenzó a fraguarse en 1972 con David Lean como director y Robert Bolt como guionista, ambos habían trabajado juntos en el magnífico proyecto Lawrence of Arabia. Sin embargo, Robert Bolt sería sustituido por Rospo Pallenberg al tiempo. El proyecto iba a rodarse en Göreme, Turquía, y contaba con 15 millones de dólares (frente a los 40 millones de los que gozaría David Lynch en el futuro). Desafortunadamente, Arthur P. Jacobs moriría el 27 de junio de 1973, quedando el proyecto paralizado y lamentablemente abandonado.

Alejandro Jodorowsky: El planteamiento de Dune

Por su lado, Alejandro Jodorowsky también quiso intentarlo en la década de los 70. Tras La montaña sagrada el director quería hacer una película para todos aquellos que tomaban LSD, quería dar al público las alucinaciones de esta droga, pero sin necesidad de ingerirla, sino a traves de una película. Si bien es cierto y como admite en el documental Jodorowsky's duneal comienzo quiso adaptar Dune sin haberla leído, solo porque un amigo le habló de lo maravillosa que era. Alejandro Jodorowsky entendió Dune como algo espiritual, una película tan inmensa que cambiaría las mentes jóvenes. De la boca de Chriss Foss, "Si Dune de Alejandro se hubiera hecho, hubiera sido más grande que 2001: Odisea en el espacio".

Jodorowsky solo pudo plasmar en un libro inmenso su visión de Dune, un gran libro con grandes obras artísticas (más de 3.000 realizadas por Jean Giraud 'Moebius') que conformaban la película de sus sueños. Dune de Jodorowsky se presenta como un proyecto realmente ambicioso y algo excéntrico, pero sobre todo espiritual. En parte por esa razón no quiso contar con Douglas Trumbull para el proyecto, con el que, en su primer encuentro el director chileno se dio de bruces con un comportamiento demasiado ególatra. En cambio, contó con Dan O'Bannon tras ver su película Dark Star.

Alejandro Jodorowsky: Un sueño truncado

Jodorowsky de Dune tampoco era una visión fiel de la obra de Herbert, el director de El topo se tomó ciertas licencias creativas como la concepción de Paul, o el final de la cinta que nada tiene que ver con la historia del autor estadounidense. Por otro lado, entre las personalidades que iban a actuar en Dune de Jodorowsky tenemos al mismísimo Dalí en el papel del Emperador, y a Orson Welles en el del Baron Harkonnen. Mientras que Paul lo intepretaría el hijo del propio Jodorowsky (Brontis Jodorowsky) a una edad entre los 14 y 16 que realmente se ajustaría a los 15 que tiene el personaje literario.

15 millones de dólares se dice que Jodorowsky iba a necesitar aproximadamente para su película, aunque a simple vista uno puede pensar que se iba a quedar corto y más pretendiendo un corte de 12 o 20 horas. ¿Quién iba a verse eso? Lamentablemente, al presentar su laborioso y pretencioso proyecto en los estudios de Hollywood estos querían una película de hora y media o dos horas. Además, tampoco vieron a Jodorowsky el indicado para dirigir un proyecto de tal envergadura.

Desafortunadamente, es así como el director chileno nunca pudo superar el plano secuencia inicial de Orson Welles en Sed de Mal, ni pudo cambiar las mentes de los jóvenes. Sin embargo, según él, su proyecto sirvió de influencia para numerosas futuras películas, y ahora se imagina su película en forma de animación diciendo lo siguiente: "Ahora es posible, si muero pueden hacer mi película" Es lo que a él le gustaría. ¿Se hará realidad en el futuro?

Adaptaciones de Dune
Photo by David John Cavallo - © 2014 - Sony Pictures Classics

Ridley Scott

El maestro que dio vida a películas como Alien o Blade Runner también estuvo involucrado en un proceso de adaptación de Dune al cine. Una vez que los intentos de Jodorowsky entraron en decadencia, Dino De Laurentiis a finales del 1976 se hizo con los derechos para adaptar la novela pidiéndole a Frank Herbert un primer guion, al cual no se le dio el visto bueno. En el 1979 y tras el reciente éxito de Alien, Dino de Laurentiis contrató a Ridley Scott quien se mudo a Inglaterra para comenzar el trabajo de preproducción. En esta fase, se vieron involucrados HR Giger para trabajar en los guiones gráficos, y Rudolph Wurlitzer para ayudar al reciente exitoso director a realizar un primer borrador viable.

Sin embargo, el borrador no fue del agrado de Frank Herbert debido a una gran simplificación de la historia. Sin embargo, los intentos no se detuvieron ahí, y Rudolph Wurlitzer escribió un tercer borrador en el que Jessica y Paul tenían una relación incestuosa que daba lugar a Alia. Tras ello, Dino acabo abortando el intentó de adaptar Dune. Además, Ridley Scott abandonó el proyecto tras fallecer su hermano mayor de cáncer y no verse con fuerzas para continuar con una adaptación de tal envergadura que él estimaba que tardaría varios años. Por lo tanto, se retiró del proyecto en favor de realizar Blade Runner.

Dune de David Lynch: La adaptación de Dune hecha realidad

Tras varios intentos, uno detrás de otro, la adaptación de Dune por fin iba a ser realidad. Según se narra en David Lynch: Beautiful Dark todo comenzó cuando Raffaella De Laurentiis hija de Dino De Laurentiis ve El hombre Elefante. Una vez finalizada dijo: "Hay mucho amor en El hombre elefante". Rafaella había llorado durante el visionado, y hacía mucho que no le ocurría con una película. Por lo tanto, se lo comentó a su padre y se dispuso a hablar con el director, ahí comenzó la aventura.

David Lynch leyó la historia de Frank Herbert y quedó entusiasmado por los personajes y la profundidad del relato, además, de ser una vuelta de tuerca a los relatos de ciencia ficción alejándose de naves espaciales y pistolas de rayos.

La escritura del guion

Para la adaptación de Dune, David Lynch quiso contar con Christopher De Vore y Eric Vergen tras trabajar con ellos en el guion de El hombre elefante. Al final el resultado fue un largo guion entre los tres, pero debido a las discrepancias y a las distintas visiones entre David Lynch con Cristopher y Eric, el director quiso continuar con el proyecto por sí solo escribiendo un segundo borrador. Sin embargo, antes de comenzar se fue a pasar un tiempo con Frank Herbert a su granja cerca de Port Townsed en Washington.

Tras ello, David Lynch comenzó a escribir un segundo borrador, una vez que tuvo cerca de setenta páginas se las envió a Dino, quien afirmó que eran las mejores setenta páginas de un borrador cinematográfico de Dune que jamás había leído. El proyecto continúo y se empezó a rodar con un sexto borrador que finalmente se convertiría en un séptimo ya que se agregaron cambios durante el rodaje, se añadieron escenas y se movieron otras de lugar para lograr lo que sería la base para el montaje de Dune de David Lynch.

 Kyle MacLachlan
Copyright Universal Pictures

El rodaje