Jordi Sánchez y Pep Antón Gómez dirigen El eunuco, una versión libre, salerosa y elegante, de la obra homónima que hace más de dos mil años escribiera el cartaginés Terencio. Amor, lujuria, sexo, drama y dinero se entrecruzan y enmarañan hasta el infinito en el marco incomparable del Teatro Romano de Mérida, ante 3000 espectadores, dentro del Festival Internacional de Teatro de Mérida, de 2014.

Esta obra la hemos podido visualizar en la web Pantalla Pentación, que la ha emitido por tiempo limitado online en abierto, para paliar la carencia de contenidos teatrales debido a la cuarentena impuesta para evitar la propagación del COVID-19.



El eunuco

Crítica de ‘El eunuco’

Ficha Técnica

Título: El eunuco
Título original: El eunuco

Reparto:
Pepón Nieto (Fanfa)
Anabel Alonso (Thais)
Alejo Sauras (Lindus)
Jorge Calvo (Parmenón)
Antonio Pagudo (Fedrias)
Marta Fernández Muro (Filipa)
Eduardo Mayo (Cilindro)
Jordi Vidal (Pelotus)
María Ordóñez (Pánfila)

Duración: 120 min. apróx.
Dirección: Pep Antón Gómez
Adaptación: Pep Antón Gómez y Jordi Sánchez
Composición: Asier Etxeandía y Tao Gutiérrez
Dirección musical: Tao Gutiérrez
Iluminación: Miguel Ángel Camacho
Escenografía: Eduardo Moreno
Vestuario: Sandra Espinosa
Coreografía: Chevy Muraday
Género: Musical
Producción: Factoría Madre Constriktor

Tráiler de ‘El eunuco’

Sinopsis de ‘El eunuco’

El eunuco nos presenta a Thais, la dueña de un prostíbulo, que es cortejada por dos hombres: Fedria, un joven ateniense de buena familia, pero pobre, y Fanfa, un militar viejo, gordo y rico, que ya no se encuentra en “situación” de atender debidamente a las damas. Ambos contendientes compiten por el favor de la mujer.

Fedria regalará a Thais un eunuco para intentar consquistarla. Mientras tanto el hermano de Fedria se enamora perdidamente de Pánfila, una medio hermana de Thais; para estar cerca de ella, suplantará al eunuco. Es esclavo de Fedria será el encargado de cambiar el eunuco y arreglar más tarde el desaguisado. Y ya está el lío montado. (FACTORÍA MADRE CONSTRIKTOR).



El eunuco
Foto de Factoría Madre Constriktor

Nada nos es ajeno

Publio Terencio, esclavo nacido en Cartago y muerto en el año 158 a.C. el autor de El eunuco y de cinco comedias en verso escritas en latín; fue comprado por el senador Terencio Lucano, que le dio la libertad y le introdujo en los mejores círculos de la nobleza romana.

La vocación literaria le vino cuando era muy joven y su obra fue parte imprescindible en la educación romana, siendo sus obras teatrales consideradas el origen del teatro moderno.

Con un impecable cuidado del lenguaje, sencillo pero de una versificación correcta, confiere a los personajes una gran verosimilitud y dramatismo que se acerca muchas veces al drama, aunque lo que escriba son comedias. Porque el humor, no lo olvidemos, muchas veces demana del sufrimiento, del dolor. No hay risa sin llanto, no hay luz sin sombras, no hay amor sin desamor.

En El eunuco juegan las pasiones que han movido la historia a lo largo de los tiempos. A través de los nueve personajes que intervienen en la obra vamos a observar, el amor puro, el amor interesado, el ansia por el dinero y el poder, el amor incondicional de un subordinado hacia su superior, el amor de una madre, el amor de un joven con las hormonas revolucionadas… el amor con mayúsculas.

Tremendamente antiguo, tremendamente actual.

Esto fue escrito hace más de 2000 años. Pero pudo ser escrito ayer. O el siglo pasado. O en un futuro. Como bien dijo Publio Terencio,” nada nos es ajeno”. Lo que bien valía para la sociedad romana, sigue vigente en nuestros días.

Foto de Factoría Madre Constriktor

Nada en exceso

Decía Terencio, el autor “Exceso en nada. Esta norma la considero de  la mayor utilidad en la vida”, y, en efecto, en esta obra nada sobra. Unos personajes muy equilibrados, muy bien construidos la mayoría, con unas intervenciones muy medidas, hace que en El eunuco, nada sobre, pero nada falta.

El bellísimo Teatro Romano de Mérida, que no en vano está situado en la plaza de Margarita Xirgú, la actriz que, según Lorca, “arrojaba puñados de fuego y jarras de agua fría sobre públicos adormecidos”, acoge en su seno la representación de El eunuco, una comedia romana que por momentos raya en el drama, y que en ese marco incomparable, nos traslada a los más recónditos entresijos de unos enredos escritos hace más de 2000 años.

Pep Antón Gómez dirigió una adaptación libre de El eunuco con nueve actores en escena y un único elemento escenográfico, una estructura en forma de cubo, que utiliza de forma creativa para solucionar las entradas y salidas de los personajes. Incluso persecuciones que, también hay que decirlo, en ocasiones son un poco largas y complicadas de seguir.

Y no hay nada más.

Ni falta que hace. El argumento y los actores se ocupan de llenar el escenario.

Nos trasladamos a la Grecia antigua con comediantes ataviados de diversa índole, incluso distinto siglo. Tenemos a algunos vestidos propiamente de atenienses, militares del principio del siglo XX, señoras que andan por los locos años 20… pero, y esta es la magia del teatro, ¡funciona! En cuestión de segundos nos parece lógica y creíble esta amalgama de atuendos y mentalidades, en la que el capricho de la compra de un ser humano es el núcleo esencial de la obra.

El eunuco
Foto de Factoría Madre Constriktor

Se abre el telón

Comienza El eunuco con un monólogo de Anabel Alonso, la dueña del prostíbulo, personaje en cual gira la representación, pero que, poco a poco, va perdiendo fuerza a medida que los protagonistas de las otras tramas que se entrecruzan en este enredo, van adquiriendo mayor empaque.

Pepón Nieto (El guardián invisible) interpreta a Fanfa, uno de los pretendientes de Thais. Pero que, como pasa siempre en la vida, tiene una historia detrás. Aquí Pepón crece, está inmenso. Se come el escenario. Adquiere un protagonismo que en un principio no parecía que iba a tener. Sin histrionismos.

Asimismo, tenemos a Alejo Sauras (se dio a conocer en series como “Los Serrano”) es Lindus, el bello eunuco en discordia, por el que muchos perderán la cabeza, muy natural y dicharachero, como viene siendo habitual en él.

A destacar los impresionantes los parlamentos de María Ordóñez (Premio Ceres a la Juventud por su interpretación en esta obra), Panfila en la obra, rapídisimos, hilarantes, con una impresionante frescura.

Por otro lado, tenemos también a una sirvienta maravillosa, Marta Fernández Muro, con un importante bagaje teatral a sus espaldas, grande en su pequeño papel. A un entrañable Parmenón, Jorge Calvo, que será el encargado de desfacer el entuerto. Y a Fedrias, encarnado por Antonio Pagudo, el otro pretendiente.

Por último, tenemos a Jordi Vidal, que interpreta a Pelotus, el asistente del general. Al principio un personaje invisible, como debe ser un buen ayudante, pero que al final no dará una sorpresa de las buenas. Impecable su actuación.

El eunuco
Foto de Factoría Madre Constriktor

Pero, esto… ¿Qué es?

¿Qué es El eunuco? ¿Es un drama? ¿Una comedia? ¿Un musical?

En primer lugar, podemos decir que es todas esas cosas y más. Porque está basada en las emociones, las ansias y los anhelos de todos, en el amor, en la ambición, en la presencia de la ausencia, en la esperanza, en risas que vienen de llantos, en la alegría que viene después del sufrimiento.

Y también que es un musical, porque según va avanzando la obra, se van introduciendo números musicales, interpretados por los actores, que muchas veces son monólogos explicativos de la acción que se está representando. Más o menos todos defienden bien sus interpretaciones, pero es justo destacar el impresionante chorro de voz de la joven María Ordóñez, o los registros de barítono de Jordi Vidal, el aparentemente insignificante ayuda de campo del general. Bravo por los dos.

El eunuco
Foto de Factoría Madre Constriktor

Conclusión

El eunuco es una divertidísima y profunda obra de teatro que nos acerca a los clásicos para comprobar, que situaciones enrevesadas de hace más de 2000 años, siguen vigentes hoy en día.

120 minutos de diversión en un enclave único como es el Teatro Romano de Mérida, con una escenografía sencilla que no distrae de lo principal y unas actuaciones de primer orden. Muy recomendable.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí