Víctor Páez vuelve a los escenarios con La noche del año, obra escrita por Carlos Mesa. Esta producción de la Compañía Opción Teatral propone una Nochevieja muy especial, que busca divertir al espectador y acercarle a esa festividad que, a causa de la COVID-19, este 2020 no se podrá celebrar como tal. Esta pieza teatral cuenta con el debut actoral de Ger, una figura relevante en redes sociales como Twitter. Además, también participan las actrices Sara Herranz y Paula Reyes. Se encuentra en los Teatros Luchana hasta el 9 de enero de 2021.



La noche del año

Crítica de ‘La noche del año’

Ficha Técnica

Título: La noche del año
Título original: La noche del año

Reparto:
Sara Herranz (Noe)
Paula Reyes (Lucía)
Ger (Lito)

Duración: 75 min. apróx.
Dirección: Víctor Páez
Dramaturgia: Carlos Mesa
Producción: Compañía Opción Teatral

Tráiler de ‘La noche del año’

Sinopsis de ‘La noche del año’

La noche del año nos presenta a Lucía, que tiene novio desde hace muchos años y son muy felices, os lo aseguramos. Lito es gay, y su único propósito de Año Nuevo es echar un polvo. Y siempre lo cumple. Y Noe es… Bueno, Noe es Noe. A ella se la suda todo, sólo quiere pasárselo bien.

Son amigos, pero también compañeros de piso… Y el salón no va a ser lo único que van a compartir esta noche. Una fiesta de Nochevieja que se acaba desmadrando. Un despertar con una resaca de la hostia. Un no saber qué coño pasó la noche anterior, ni durante la fiesta… Ni después. Solo preguntas: ¿alguien se acuerda de qué hicimos ayer? ¿Por qué coño nos hemos intercambiado la ropa interior? ¿Tenéis un Ibuprofeno? (TEATROS LUCHANA).



La noche del año
Foto de Compañía Opción Teatral

Reconstruyendo Nochevieja

Las fiestas de Nochevieja son una locura en el imaginario español. Sin embargo, a causa de la pandemia mundial de la COVID-19, la responsabilidad civil lleva a posponer este tipo de celebraciones una vez acabada la crisis sanitaria. Por suerte, Carlos Mesa trae una propuesta fresca para recordar esas festividades que acaban en verdaderas bacanales de desenfreno, diversión y locura. Así es la premisa de La noche del año, que junta a tres compañeros de piso que pasan una Nochevieja muy particular. La dramaturgia se encuentra muy cercana a la generación juvenil actual, recordando situaciones que muchas personas podrán sentirse identificadas. Al mismo tiempo, retuerce esa empatía hacia los personajes para crear momentos llenos de comedia y de reacciones tan extremas, que incluso dan mayor verosimilitud al carácter especial de sus personajes.

La intención de la obra es entretener y recordar a los espectadores, durante la duración de la pieza teatral, esas noches de desenfreno con su ibuprofeno correspondiente. Por lo cual, en el guion se valora que hayan sabido reconstruir esas imágenes tan características, siendo su mayor fuerte, al contar con la complicidad del espectador. Su estructura se basa en el desarrollo de una línea temporal, que termina por dividirse en dos con la introducción de flashbacks. Por un lado, se hace ameno al marcarse perfectamente estos momentos con la música. Mientras que, por otro, desarrolla la post-fiesta que es donde obtiene un nivel de la comedia más elaborado. Igualmente, los personajes no se profundizan todo lo que se pudiera, sino que juegan más a la caricatura esperpéntica festiva. Aun así, se proponen ciertos debates de visibilidad que, a pesar de poder darles más matices, están sobre la mesa. 

Teatros Luchana
Foto de Compañía Opción Teatral

Las tres Marías

Una de las gratas sorpresas de La noche del año es su elenco actoral, formada por Paula Reyes, Ger y Sara Herranz. Para comenzar, no se puede negar que Paula Reyes es quién se hace con la obra en todo momento, al ser la interpretación que pasa por un torbellino de emociones en constante ebullición. A pesar de ser un personaje tan extremo, Reyes consolida su trabajo artístico maravillosamente, al darle todo ese carisma que necesita, al mismo tiempo que no cae en manías forzadas o que den la sensación de exageración. Por lo cual, ese carácter estrafalario le permite sacar partido a favor de la comedia que la envuelve, sin perjudicarla en ningún momento. Aunque este tipo de personajes más grotescos sean aparentemente más fáciles al ir al extremo, son complicados a la hora de ejecutar toda esa energía. Por lo cual, Reyes demuestra su valía bordándolo perfectamente.

Luego, el debut actoral de Ger, conocida figura de redes sociales, llega como Lito, personaje al que da vida en la obra. A grandes rasgos realiza una actuación bien ejecutada, que obtiene su mayor lucidez en el manejo del sarcasmo y la ironía, al igual que en esa fragancia de soberbia natural. Sin embargo, hay algunas pinceladas que se podrían mejorar, al mantenerse en una expresividad en la que se echa en falta mayores registros. Por ende, en algunos momentos, puede dar una sensación de encontrarse más lineal. Pese a ello, según vaya soltándose y trabajando en ello, obtendrá mejores resultados. Para terminar este trío singular, Sara Herranz tiene un perfil muy marcado, pero que no significa que reste calidad a su trabajo. Así, consigue hacer suyo el personaje y llevarlo por una viveza más ruda, que casa con el carácter de Noe. 

Teatros Luchana
Foto de Compañía Opción Teatral

Un Ibuprofeno, por favor

Al entrar en la sala de los Teatros Luchana, el primer contacto con La noche del año se da con la entrega del material para que el espectador se sienta ya dentro de una fiesta de Nochevieja. Como se promociona la obra, la intención es que sea una experiencia inmersiva, donde el espectador también pueda participar. Durante las primeras escenas de la obra se puede ver esta característica bien desarrollada, pero tras ese principio más interactivo, la realidad es que no se desarrolla mucho más. Seguramente, las limitaciones por la COVID-19 impidan que haya mayor interacción, pero hubiera sido interesante poder seguir fomentando esa relación entre personajes y asistentes en distintas partes de la obra. Aun así, la obra sigue gozando de una atmósfera festiva y llena de humor, que permite que el público siga sintiéndose parte de la pieza teatral y se mantiene en sintonía con su identidad.

La puesta en escena goza de una propuesta sobre el escenario minimalista, pero efectiva. Así reconstruyen lo que podría ser el salón de piso que comparten los tres. Al mismo tiempo, ese espacio se convierte en las tablas de esa noche de locura, que es donde mayor jugo se le saca a la propuesta escénica. La razón es que la iluminación realiza una composición en la que se agradece ese dinamismo y ese movimiento artístico. Gracias a ello, se ve una elaboración trabajada y atractiva visualmente. Por otra parte, la música recuerda a esos éxitos de principios de los 2010’s, siendo una dosis de nostalgia fiestera para una generación todavía en plena juventud. En conclusión, es una vía de escape para aquellos que han visto su actividad social nocturna parada por la pandemia y se refleja así también en la expresividad creativa de la obra.

La noche del año
Foto de Compañía Opción Teatral

Conclusión

La noche del año homenajea a esas festividades de Nochevieja que acaban en una vorágine de locura. Por lo cual, la dramaturgia es ligera y su objetivo es hacérselo pasar bien a los espectadores y disfruten de los personajes variopintos, hilarantes y excéntricos que se ven sobre el escenario. Aun así, hay partes en las que se echa en falta profundizar y dar más matices a la historia. Por otra parte, el reparto está estupendo, sobre todo Paula Reyes, que demuestra tener un talento interpretativo absoluto. Luego, la puesta en escena es dinámica, hace sentir al público dentro de ese ambiente festivo. Además, la interactividad durante las primeras escenas es certera, aunque podría potenciarse más. Una fiesta teatral que lleva a una aventura llena de humor y frescura que llama a la nostalgia del mundo de la noche.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí