La sombra de Audrey es un monólogo teatral, escrito por Dan Rebellato y dirigido por David Pinto. Esta obra nos presenta la historia de Marni Nixon, una soprano y actriz de doblaje que fue uno de los secretos mejores guardados del Hollywood de la edad de oro; ya que Marni fue la encargada de ponerle la voz cantada a grandes estrellas de la época, como fue el caso de Audrey Hepburn en “My Fair Lady”. Una interesante propuesta que nos adentra en una fascinante historia hollywoodiense, poco conocida hasta la fecha por el gran público. Las luces, sombras y por supuesto el glamour del Hollywood clásico, se dan cita en esta función teatral.

La sombra de Audrey está  protagonizada únicamente por la maravillosa Laura Enrech. La obra se podrá ver en la Sala Lola Membrives del Teatro Lara de Madrid, hasta el próximo domingo 27 de junio.



La sombra de Audrey

Crítica de 'La sombra de Audrey'

Ficha Técnica

Título: La sombra de Audrey
Título original: La sombra de Audrey

Reparto:
Laura Enrech

Duración: 70 min. apróx.
Dirección: David Pintó
Dramaturgia: Dan Rebellato
Iluminación: Dani Gener
Ayudante de dirección:
David Blanco
Diseño del cartel:
Zuhaitz Buenaventura
Producción: Diego Rodríguez

Tráiler de 'La sombra de Audrey'

Sinopsis de 'La sombra de Audrey'

La sombra de Audrey nos presenta a Marni Nixon, la que fue durante muchos años uno de los secretos mejor guardados de Hollywood. Ella fue la voz cantada de Natalie Wood en "West Side Story", la dulce voz cantada de Deborah Kerr en la película musical "El Rey y yo" y cantó las canciones de Audrey Hepburn en "My Fair Lady". Esto le hizo ganarse el sobrenombre de «la voz de Hollywood» (The Voice of Hollywood). Dio a conocer su voz y su talento mayúsculo des de la oscuridad del estudio de doblaje y no fue hasta años más tarde que su trabajo fue reconocido. En la gran pantalla seguramente la habréis visto haciendo de monja en la película "Sonrisas y lágrimas". Es la del carburador.

En un estudio de doblaje, cotillearemos sobre el Hollywood de la época dorada, asistiremos a una audición para la película Sonrisas y lágrimas con el mismísimo director y nos trasladaremos en el set de rodaje del musical, donde compartiremos con Marni uno de esos incontables momentos de espera del mundo del cine. Una comedia agridulce sobre el poder de Hollywood y su capacidad de oscurecer los sueños.(TEATRO LARA).



La sombra de Audrey
Foto de Teatro Lara

Los mentideros de Beverly Hills

Para muchos, sigue siendo fascinante y de gran interés las leyendas que subsisten del Hollywood clásico. Es por ello que La sombra de Audrey, llama tanto la atención de primeras para el espectador interesado en dicha época; más si sabe, cuando le apasionan los musicales clásicos. No obstante, la interesante propuesta de la que parte la obra, llega a realizarse de manera algo confusa y enrevesada. La estructura teatral que maneja la obra me deja muchas dudas, haciendo ascuas en varias partes de la representación.

Es sobretodo el primer acto de la función, que me resulta bastante tedioso y repetitivo. Tiene ciertos momentos interesantes, pero desquicia la redundancia de las réplicas y contrarréplicas de este inicio de la función. Lo único que podría decirse a favor de este apartado de la obra, es el hecho de cómo nos muestra desde dentro el trabajo de doblaje de la protagonista. Sin embargo, no se llega a profundizar tanto como uno querría ver, viéndose la acción constantemente interrumpida. Una pena, porque considero que si se hubiera abordado desde una perspectiva distinta a la que al final se nos ofrece, la función hubiera ganado  muchos enteros y  arrancado de mejor forma; ya que a continuación, vemos una mejoría que invita al optimismo.

Teatro Lara
Foto de Teatro Lara

Ella se lo guisa, ella se lo come

La sombra de Audrey también cuenta con sus luces, y se debe precisamente al gran trabajo de canto, cómico y actoral de Laura Enrech. Su presencia es realmente hipnótica durante todo el show, siendo imposible para el espectador apartar la mirada de ella. Es la única protagonista y la que tiene ingeniárselas en todo momento para que esta especie de monologo funcione. Graciosa, carismática y dotada de puro talento, Laura Enrech saca adelante una obra limitada en varios aspectos, pero que cuenta con la mejor actriz posible para encarnar dicho papel.

Hay momentos cómicos de ella que son verdaderamente graciosos, que puede que si los hubiera llevado a cabo otro actor no hubieran funcionado.  Por otro lado, está su voz, que solo por el hecho de oírla cantar, ya merece la pena asistir a esta función. Es una lástima que contando con una actriz con un potencial cómico y vocal tan potente, no supieran esbozar de mejor forma la narrativa teatral de la obra.

Teatro Lara
Foto de Teatro Lara

La grandeza no se compra

La sombra de Audrey obviamente también sirve como un homenaje hacia la figura de la eterna Audrey Hepburn. La impresión que deja a uno, es la de que hay ciertos artistas que nacen con un aura que los hace ser tan fascinantes para el resto; tampoco es que se intente idealizar la figura de Audrey, pero sí que se intenta divisar el porqué de su grandeza más allá de sus actitudes interpretativas.

El respeto que tiene Marni Nixon hacia Audrey Hepburn es enternecedor y hasta emotivo, que le sirve como mayor fuente de inspiración en su carrera como actriz. El haber tenido la suerte de cruzar caminos profesionales con un icono como Hepburn, la hace sentirse orgullosa del camino recorrido; pese a que pocos llegaran a saber, que era ella en realidad la que cantaba en aquellos populares musicales de Hollywood.

Es en el tercer acto la obra se ve más lucida, llegando a una mayor claridad en sus intenciones artísticas. La ingeniosa manera que se  tiene de poner al público de la sala como los entrevistadores de la protagonista, llega a ser muy cómico y divertido de ver. El colofón final, pasa de la comedia a la emoción desmedida de Marni hacia Audrey. Es con las bellas palabras de amor que procesa Marni Nixon hacia Audrey, con lo que el espectador consigue esbozar una sonrisa que le indica que pese a todo, ha merecido la pena asistir a dicha función.

La sombra de Audrey
Foto de Teatro Lara

Conclusión

La sombra de Audrey es un homenaje más que digno a la figura de Audrey Hepburn y a la época del Hollywood clásico, pese a verse limitada en varios aspectos. El texto dramático hace ascuas y hace que la obra flojee por ello, dejando en manos de la actriz protagonista la responsabilidad de sacar adelante la función. Laura Enrech es puro carisma encima del escenario, siendo todo un lujo verla cantar y dar vida a Marni Nixon. En definitiva, ya por el simple hecho de asistir al inmenso desparpajo y arte de la protagonista de la obra, merece la pena darle una oportunidad  a esta función.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

Creación Guiones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí