Tras un turbulento y caótico 2020 de estrenos aplazados, la película Mank es de las pocas cintas que quedan que se espera con gran anhelo por parte del público. Esta nueva película del elogiado director David Fincher (Zodiac, Seven, La red social) nos regala un viaje al cine de Hollywood de los años 30 y 40 donde tratará el proceso creativo de escritura del guion de la obra maestra Ciudadano Kane.

Lo hace con un guion de Jack Fincher, siendo este el primer guion suyo que se lleva a la gran pantalla, y un reparto en el que destacan actores y actrices como Gary Oldman, Amanda Seyfried, Lily Collins, Tuppence Middleton o Tom Burke. David Fincher estrena el 4 de diciembre Mank en Netflix, tras un estreno de la cinta en determinadas salas de cine a partir del día 20 de noviembre. Puedes leer otra crítica realizada por Cinemagavia AQUÍ.



Película Mank

Crítica de la película “Mank”

Ficha técnica

Título original: Mank

Reparto:
Gary Oldman (Herman Mankiewicz)
Amanda Seyfried (Marion Davies)
Lily Collins (Rita Alexander)
Tuppence Middleton (Sara Mankiewicz)
Tom Burke (Orson Welles)
Charles Dance (William Randolph Hearst)

Año: 2020
Duración: 132 min.
País: Estados Unidos
Dirección: David Fincher
Guion: Jack Fincher
Música: Trent Reznor, Atticus Ross
Fotografía: Erik Messerschmidt (B&W)
Género: Drama. Biográfico
Distribuidora: Netflix

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de la película “Mank”

Sinopsis

El Hollywood de los años 30 es escudriñado por los ojos del crítico social y guionista alcohólico Herman J. Mankiewicz, que tiene que apresurarse a terminar el guion de Ciudadano Kane para Orson Welles. (Netflix)



La riqueza del primer guion de Jack Fincher

La figura paterna de David Fincher, que siempre ha estado al lado de su hijo aconsejándole en su carrera cinematográfica, por fin consigue que un guion suyo se adapte a la gran pantalla, aunque sea a manos de su descendiente. En este primer guion, al menos oficial, Jack Fincher decide tratar el proceso creativo de la grandiosa Ciudadano Kane demostrando gran sabiduría y una riqueza cultural e histórica abrumadora tanto en sus diálogos como en los hechos que relata.

La narración no lineal por la que opta la película Mank de cierta forma acaba recordando a la obra de 1941, ya que ambas retrocedían al pasado para narrar la vida del protagonista. Sin embargo, aquí, quizás tenemos una sobre abundancia de flashbacks, que si bien David Fincher trata de evitar la desconexión del espectador avisándole de estos con la introducción de los títulos de escena, algo que acaba por otorgar estilo a la cinta.

No obstante, la película decide centrarse en su mayoría en la vida del guionista Herman Mankiewicz, y da poco espacio a ese proceso de escritura del guion de la obra que cambió la forma de hacer cine. Los mismo ocurre con el enfrentamiento entre guionista y director el cual se reserva para el final otorgando una desprovista dosis que deja a uno con ganas de más. Al igual nos pasa con Orson Welles, que se reserva su participación en el film para momentos muy puntuales y altamente disfrutables.

Construcción de personajes

La película Mank opta por darnos una visión de quién fue Herman Mankiewicz y cómo llega a estar “acabado”, para posteriormente escribir el guion que le dará su primer y único Premio Óscar. Además, se realiza una férrea crítica al uso del poder de las élites de los grandes estudios del Hollywood de los años 30 y 40. Los problemas del alcohol y del juego forman parte del guionista, quien nada a contracorriente con gran astucia, ingenio y sabiduría. Se realiza una maravillosa construcción del personaje. Y lo mismo con el resto de figuras, que lejos de quedarse en la superficialidad dando lugar a personajes maniqueos, se opta por vestirlos con capas.

Mank
Copyright Netflix

Una puesta en escena deslumbrante

El detallismo de David Fincher está muy presente en una puesta en escena que resulta altamente tratada y cuidada. Todo lo referente al diseño artístico y de producción es soberbio, se crea una atmósfera que el espectador se niega a abandonar, realmente magnífica, no hay palabras que puedan expresar el trabajo realizado en este aspecto.

El detalle con el que se narran los hechos, los sets y las logradas interpretaciones conforman una lograda atmósfera de la que formaremos parte enseguida. Durante 2h y 15 minutos tendremos el lujoso placer de viajar en el tiempo, algo que pocas películas consiguen. Asimismo, ver el funcionamiento de los estudios y ese Hollywood con sus luces y sombras se gana a cualquier cinéfilo, que lo querrá degustar una y otra vez.

Sin embargo, la película Mank puede resultar más compleja de lo que en un principio parece. Hay mucha preciada información que demuestra el gran conocimiento que ha manejado Jack Fincher a la hora de escribir. Esto va a hacer que la película tenga una calidad abrumadora en cuanto a contenido y referencias, pero también puede alejar a los espectadores que no estén tan metidos en materia, provocando una desconexión seria con estos. En conclusión, la cinta de Fincher no es asequible para todos, pero creo que esta sabe muy bien quién es su target.

Gary Oldman
Copyright Netflix

El estilo de David Fincher

David Fincher es un director que tiene muy definido sus rasgos técnicos, y he de decir que tenía gran curiosidad por el uso de la luz que este iba a realizar en Mank. Realmente, cumple todas las expectativas en este aspecto, técnicamente es perfecta, los altos contrastes que genera son realmente admirables, lo que hace que el blanco y negro sea realmente mejor. Muy diferente a lo que veíamos en la película de Netflix, Roma, que optaba por un blanco y negro más pulido sin apenas contraste lumínico.

Asimismo, hay que destacar el diálogo que acaba por establecer con la película de Orson Welles, ya que realiza alguna que otra toma de planos que se asemeja a la gran obra de RKO Pictures. Por ejemplo, cuando a Mank se le cae la botella al suelo, llevándonos directamente a esa caída de la bola de nieve de Charles Foster Kane. Y, hablando de Charles Foster Kane, comentar el cierto aire que se da en esta película Orson Welles con el protagonista de su ficción.

En la película Mank el director consigue colocar en su proyecto una clara esencia del cine clásico, tanto en diseño de producción, iluminación y la preciosa música que nos acompaña, que incluso incorpora alguna que otra partitura de jazz. Sin ninguna duda, logra un estilo homogéneo muy trabajado que brilla por si solo.

película Mank
Copyright Netflix

Gary Oldman es la película 

Gary Oldman quien interpreta el papel protagonista en la película Mank, se introduce de manera soberbia en la piel de Herman Mankiewicz. El actor se luce en una interpretación del guionista llena de carisma, ligeramente cómica y algo ácida. Gary Oldman es la película, él hace Mank, y es inevitable caer rendidos a sus pies con su arrebatadora interpretación. El Óscar a Mejor Actor ya casi lo puede tocar.

Amanda Seyfried es la otra estrella que se luce en la cinta de Fincher. Su presencia en la pantalla es un regalo para el espectador, una estrella que brilla al lado del destello que resulta ser Gary Oldman. Aporta una interpretación fresca, entretenida y juguetona, y nos regala una gran presencia en una escena final de altura, en la que de cierta forma compite con el protagonista.

El resto del reparto está igualmente magnífico y realiza un gran trabajo, sobre todo, mención de honor a Charles Dance, Arliss Howard y a Tom Burke. Aunque este último aparece escasamente poco, cada vez que lo hace deja a uno con ganas de más demostrando gran presencia y carisma en su desafiante interpretación. Lily Collins realiza un buen trabajo en un papel quizás demasiado cerrado y que no permite a la joven actriz lucirse tanto.

película Mank
Copyright Netflix

Conclusión de la película Mank

La nueva película de David Fincher es un cinta hecha a medida para la Academia con todos los elementos que a esta le gusta. Sin embargo, a pesar del laborioso trabajo en el diseño de producción, la estupenda fotografía de Erik Messerschmidt, y la interpretación de Gary Oldman, no creo que estemos frente a la mejor película del director, ni tampoco frente a una obra maestra. No obstante, es una muy buena película, que estoy seguro de que recibirá su reconocimiento en la gala de los Premios Óscar.

El guion de Jack Fincher es realmente bueno en cuanto a calidad de referencias, contenido y relato de los hechos. Pero desaprovecha de cierta forma el conflicto y el misterio que genera ese proceso creativo del guion de Ciudadano Kane, y se pierde excesivamente en una crítica al poder que tienen las élites de los grandes estudios con la política del país y su manera de ejercer.

– Ciudadano Kane optaba a nueve estatuillas, incluida la de mejor actor, ¿no le decepciona solo ganar un Óscar?

Orson Welles: Eso, joven, es Hollywood

Reportaje de Mank en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí