Mónica Regueiro nació en Galicia, en concreto, en A Coruña. La gallega llega a la televisión pública con Diarios de la cuarentena, la primera serie realizada desde el confinamiento obligatorio a causa de la crisis del COVID-19. La actriz es licenciada en Publicidad y RRPP, además de compaginar su carrera actoral con su trabajo como productora y programadora. Además, estuvo de gerente y programadora en el mítico Teatro Lara. Actualmente, desde 2013, está al frente de la productora ProduccionesOFF, con obras tan conocidas como “Los hilos del Vulcano”, “Los miércoles no existen” o la adaptación teatral de “Todas las mujeres”, versión de Daniel Veronese. Una de las últimas películas que ha realizado, como actriz, es “Llueven vacas”, la cual se reestrenó en 2020, en marzo, con motivo del mes de la mujer.

En Cinemagavia hemos tenido la oportunidad de entrevistar a la actriz con motivo de su participación en Diarios de la cuarentena. Regueiro nos ha contado cómo se produjo su fichaje y cómo se siente al estar dentro de este proyecto. También nos ha hablado cómo encajó las críticas recibidas de forma negativa, previamente al estreno y cuál es para ella el significado de la serie. Luego, también nos ha hablado del famoso Apagón Cultural y cuál es su opinión sobre cómo se está gestionando la crisis del COVID-19 en la industria cultural. Por otro lado, nos ha hablado sobre “Llueven vacas” y la manera de crear un retrato diferente de la violencia de género. Por último, nos ha desvelado cómo está afrontando esta temporada como productora y cuáles son sus próximos proyectos durante la pandemia mundial.

Entrevista a Mónica Regueiro

Mónica Regueiro
Foto de Ana Mánez

Diego Da Costa/Cinemagavia: ¿Cómo te encuentras y cómo estas viviendo la crisis del COVID-19?

Mónica Regueiro: Supongo que, como todos, ¿no? Intentando hacerlo día a día, no pensar mucho en el futuro porque las cosas cambian cada día (Risas) y estar lo más tranquila posible, dentro de esa situación tan horrible que estamos viviendo y con cifras tan tremendas y con gente que lo está pasando mal. Es verdad que hay mucha gente que lo está pasando fatal, sobre todo, si tienes a alguien cercano enfermo o si has sufrido una pérdida de algún familiar o de algún amigo cercano… Pues, es muy complicado y muy duro.

Pero, dentro de esto, yo me considero afortunada porque no tengo ninguna persona enferma dentro de mi círculo más cercano. Intentando sacar la parte positiva de todo esto, que tiene una parte muy terrible, pero también es verdad que podemos sacar una lectura positiva de algunas cosas.

Foto de Mónica Regueiro en “Diarios de la cuarentena” (TVE)

Llegada a ‘Diarios de la cuarentena’

D.D./CG: En tu caso, no ha significado una parada total, te estamos viendo en Diarios de la cuarentena, ¿cómo surgió este proyecto?

M.R.: Pues, de forma muy casual, por lo menos para nosotros. Yo lo que menos me esperaba es que, en estas circunstancias, iba a ser estar trabajando en casa. Hay muchas profesiones que permiten el teletrabajo, pero, desde luego, el de actriz o actor no es una de ellas, en principio (Risas). Así que sorprendidísima y feliz. La verdad es que nos llegó el guion a través de David Marqués, que es uno de los guionistas y directores junto a Álvaro Fernández Armero y, bueno, era una propuesta más en ese momento.

Creo recordar que llevábamos una semana o dos de confinamiento y es verdad que en ese momento empezaron a llegar propuestas de amigos, de gente cercana, porque es verdad que la profesión se ha activado rápidamente y ha intentado seguir generando contenido para entretener y para intentar hacernos olvidarnos un poco la situación en la que estamos metidos.

Mónica Regueiro
Foto de Ana Mánez

Mónica Regueiro, en pleno movimiento

D.D./CG: ¿Qué propuestas?

M.R.: Bueno, siempre desde el punto de: “A ver si os apetece…”, si me grabáis esto para Instagram o tal saludo para esta asociación, no sé qué foto con este hashtag… Y este proyecto llegó en medio de este aluvión. Yo no pensé en ningún momento que pudiese ir más allá. Es verdad que venía de parte de David Marqués, que es una persona con un montón de trayectoria, es uno de los guionistas de “Campeones”.

Te llega un guion, te dicen: “Es para grabar un piloto, si os apetece hacerlo, lo grabamos y me lo enviáis. Esto lo vamos a presentar a las teles”, pero siempre pensando que no iba a ir mucho más allá, porque se presentan muchos proyectos a teles. La gran sorpresa vino cuando tres días más tarde nos dicen que, efectivamente, han comprado el proyecto y TVE está interesada y que empezábamos a emitir en una semana. Entonces, fue todo vertiginoso y, desde luego, inesperado, la verdad.

Foto de Mónica Regueiro en “Diarios de la cuarentena” (TVE)

Humor en tiempos de COVID-19

D.D./CG: ¿De alguna manera era ayudar a la gente para evadirse de esta situación?

M.R.: Pues, yo espero que sí. Cuando emitimos el primer capítulo, la verdad que todo el feedback que tuvimos fue una maravilla. Hubo un aluvión de críticas en las redes sociales, antes del estreno, que era muy curioso, porque dices: “Estás criticando la serie, antes de que se estrene”. Venían de un sector muy concreto, creo yo y la verdad es que todo quedó en nada cuando estrenamos. La crítica de medios especializados nos apoyó muchísimo. Todas las críticas profesionales fueron súper buenas y después el mogollón de mensajes de gente feliz con la serie. 

Y lo que tú dices, que sirve, por lo menos, para que se puedan evadir durante un ratito de la situación tan grave que estamos viviendo y que muchas personas lo están pasando muy mal. Diarios de la cuarentena no tiene otro tipo de pretensión, es un humor blanco, que intentamos hacer desde el respeto máximo y desde la conciencia y consciencia de la situación en la que estamos. Pero, es verdad que solo con la mitad de los mensajes que hemos recibido de apoyo; mensajes de gente mayor diciendo que muchas gracias por la serie, que les había hecho olvidar durante un ratito toda esta situación tan extrema que estamos viviendo; pues, solo por eso, ya merece la pena.

Mónica Regueiro
Foto de Ana Mánez

El mensaje a Mónica Regueiro

D.D./CG: ¿Algún mensaje en especial?

M.R.: Yo recuerdo en concreto un mensaje de una sanitaria que decía que ella trabajaba en el hospital y que agradecía mucho las caras que veía en la gente, estaban sonriendo viendo la serie, porque por un ratito se consiguen evadir de lo que están viviendo. Entonces, creo que, además, es un acierto que esto sea en una cadena generalista, con acceso para todo el mundo.

Nos olvidamos a veces que hay gente que no ve plataformas de pago, que no tiene acceso a la televisión de pago. Entonces, creo que esto, en concreto, es para que lo pueda ver todo el mundo. Creo que es un acierto que TVE haya emitido algo así en estos momentos.

Foto de Mónica Regueiro en “Diarios de la cuarentena” (TVE)

La crítica a ‘Diarios de la cuarentena’

D.D./CG: Hubo críticas antes de el estreno, ¿había miedo de que se pudiera llegar a pensar que, de alguna manera, se estaba banalizando la situación actual? Como se hace en modo de humor, muchas veces, puede haber una interpretación incorrecta 

M.R.: Exacto, el problema es que es una comedia y creo que tendría que ser todo lo contrario. Efectivamente, todos los temas del mundo, todos, absolutamente, se pueden tratar y se han tratado desde la comedia. El arte tiene esa característica, de poder tratar un tema muy profundo, desde un punto de vista muy diferente, que puede ser el mismo tema tratado desde la comedia, del drama, del suspense, del terror… Y estamos hablando del mismo tema y no por ello con menos profundidad. Entonces, creo que, además, en situaciones extremas como éstas, la comedia y el humor es muchas veces lo que nos salva del abismo.

Entonces, por qué no hacerlo si se hace desde el respeto y, además, tratando la situación en la que estamos viviendo con la domesticidad. Las situaciones que estamos viviendo, quién más y quién menos, en nuestras casas y en un montón de hogares españoles. Yo creo que eso es un poco lo que pasó con la emisión del primer capítulo, que, de repente, hubo muchísima gente que se ha sentido identificada y que se ven reflejados en situaciones que están viviendo ellos mismo. Yo creo que esa es la grandeza de la comedia, poder tratar temas complicados desde un punto de vista de humor. Siempre que sea con el respeto, yo creo que es un acierto.

Mónica Regueiro
Foto de Ana Mánez

La reivindicación de Mónica Regueiro

D.D./CG: Esta situación ha sido un duro golpe para la industria artística, hubo un Apagón Cultural, que dividió a la industria. ¿Tú qué opinas sobre esta medida?

M.R.: Mira, yo creo que es verdad que no era el momento de hacer un apagón cultural, en el sentido de dejar de generar contenido. Creo que es nuestra aportación y lo que podemos hacer desde nuestro sector para apoyar y ayudar en este momento a toda la sociedad, que es lo que necesitamos, apoyarnos los unos a los otros. Pero sí creo fundamental hacer visible la realidad del sector, porque creo que hay muchísima parte de la población que no es conocedora de esta realidad. Lo que les llega de la profesión son las luces, las alfombras rojas, los grandes salarios y los megaéxitos y eso es la realidad de muy poquitos. La realidad de nuestro sector es que más del 90% no puede sobrevivir con su trabajo artístico, tiene que apoyarse de otros trabajos.

Su salario como artistas no llega a lo 12 mil euros anuales, eso es la gran parte de la realidad de más del 90% del sector. Otro tanto está parado continuamente, ni siquiera está trabajando como actor, actriz, guionista, director o como lo que sea a lo que se dedique dentro del sector de la cultura. Después, hay un gran porcentaje de gente, que, aún trabajando, trabaja en condiciones muy malas, paupérrimas, sin contratos o con contratos basuras, o con interinidad altísima. Es decir, somos un sector muy volátil, que no nos podemos acoger a las ayudas generales del Estado, porque no nos podemos acoger a un ERTE, no recibimos paro…

Mónica Regueiro
Foto de Danniel Rojas

La realidad artística

D.D./CG: ¿Es complicado?

M.R.: En la mayoría de los casos, porque tardamos muchísimo tiempo en cotizar lo suficiente, porque es trabajo con mucha intermitencia y una inseguridad constante… Las condiciones de trabajo muchas veces, aunque sí haya contrato, son muy malas y con unos salarios ridículos. A veces, incluso, pagas por trabajar en salas pequeñas, donde hay muy poco aforo, pero como lo importante es que tu trabajo se vea y estar en activo, aceptas ese tipo de condiciones. Entonces, creo que esta realidad del sector no la conoce mucha gente, que cree que somos unos privilegiados, lo tan manido de que vivimos de las subvenciones, etc.

Creo que eso sí hay que decirlo, sobre todo, cuando un ministro de Cultura hace las declaraciones que hizo en su momento, que creo que ya se ha retractado y que parte del Gobierno ha salido a la palestra para decir que, efectivamente, el sector necesita medidas específicas, porque en las generales, por nuestras condiciones contractuales y de trabajo habitual, no nos podemos acoger a ellas, no tenemos ese tipo de ayudas. Simplemente, esto es lo que creo que hay que poner en relevancia, en conocimiento de la mayoría de la sociedad, que hay una gran parte que piensa que vivimos muy bien y con todas las facilidades del mundo.

Mónica Regueiro
Foto de Danniel Rojas

La verdad cultural de Mónica Regueiro

D.D./CG: No corresponde a la realidad…

M.R.: La realidad del mayor porcentaje de trabajadores de la cultura no es esa. Entonces, eso sí que creo que hay que ponerlo en valor y hay que expresarlo. Después, creo que todas las reivindicaciones del sector tienen que hacerse por parte de quién corresponda a quién corresponda. Quizás, es cierto que no era el mejor momento para hacer un parón cultural, sino para poner sobre la mesa nuestras necesidades específicas.

Esto es una industria y genera muchísimo trabajo, no son solo los actores, son los técnicos, iluminadores, atrezzistas, maquilladores, directores de fotografía… Hay muchísima gente que vive del sector, trabajos directos e indirectos y que lo están pasando muy mal. Hay familias que están pasando hambre. Entonces, creo que eso debe saberlo también la sociedad, para que, de una vez por todas, dejemos de tener este estigma de subvencionados privilegiados, porque no se corresponde a la realidad. Eso es lo que creo.

Foto de Ana Mánez

Los olvidados de la crisis global

D.D./CG: ¿La industria cultural es de los grandes olvidados de esta crisis mundial por parte de los políticos e, incluso, del propio Gobierno?

M.R.: Claro, llevo escuchando a muchísimos compañeros, porque hubo como una escisión: los que apoyaban el parón cultural y los que no lo apoyaban. Yo tenía mis dudas desde el principio y sigo teniéndolas. Es verdad lo que te digo, que creo que no es el momento de parar, pero sí el de reivindicar. Es verdad que hay muchos sectores que han alzado la voz y por qué no vamos a hacerlo nosotros también. Evidentemente, simplemente, para hacer conocedores a las instituciones, al Gobierno de este momento y a la sociedad de nuestras necesidades y de nuestra realidad. 

Entonces, casi siempre somos los grandes olvidados, porque se nos considera un producto de lujo y no de primera necesidad. Yo creo que la cultura es un bien de primera necesidad. Además, está recogido en la Constitución que tiene que ser accesible para todo el mundo. ¿Por qué? Porque crea espíritu crítico, porque es parte de la educación, parte de la formación de una persona… Es parte básica de la formación de alguien.

Mónica Regueiro
Foto de Ana Mánez

El imprescindible de Mónica Regueiro

D.D./CG: ¿La cultura es imprescindible?

M.R.: Creo que se nos debe considerar un bien de primera necesidad, no un artículo de lujo. En ese sentido, es verdad que muchos otros gobiernos de países vecinos apoyan muchísimo más a su cultura de lo que lo ha hecho España desde del arranque de la democracia, en general, con cualquier tipo de gobierno y cualquier tipo de color en el gobierno. Así que, ojalá lleguemos a tener conciencia de que la cultura es un bien necesario, muy necesario para un montón de cosas, entre ellas, generar una sociedad mejor.

Creo que, además, es importante que los niños desde pequeños reciban cultura y se eduquen a través de ella. Es educación y es un bien primordial, creo yo y, como tal, deberíamos cuidarlo. Y desde las instituciones tienen una labor importantísima en este sentido.

Foto de Mónica Regueiro en “Llueven vacas” (Begin Again Films)

La violencia de género en ‘Llueven vacas’

D.D./CG: Hablando también de la influencia de la cultura en la sociedad, en el mes de marzo se reestrenó “Llueven vacas”, que es una película sobre la violencia de género. ¿Por qué es distinta a otras películas que han abordado esta temática tan sensible? 

M.R.: Bueno, pues. yo creo que, primero, está contado con un lenguaje muy poético, desde la metáfora y desde un punto de vista muy personal. Se centra sobre todo en la violencia psicológica, que es un primer paso hacia la violencia física y es un maltrato muy difícil de reconocer y, sobre todo, de demostrar el maltrato psicológico.

Después, creo que la estética es muy diferente, nada que ver con lo que hemos visto en este tipo de películas. Se apoya en una estética particular, donde no se encuadra en ninguna época en concreto, pero todos los actores y las actrices vamos vestidos de años 50, pero hay anacronismos: gente con tatuaje, el decorado es muy onírico… El punto de vista estético y desde dónde se decide abordar el problema es original, en ese sentido.

Mónica Regueiro
Foto de Danniel Rojas

La lucha activa de Mónica Regueiro

D.D./CG: ¿También es una manera de tratar la posición de la mujer en la sociedad, al no poner un tiempo concreto? 

M.R.: Exacto, nosotros lo que queríamos es que, primero, no se relacionase la violencia de género con un estatus o con una edad en concreto, por eso todas las parejas son muy diferentes entre sí: hay parejas mayores, más jóvenes, parejas en las que él es el mayor, en las que ella es mayor que él… Creemos que es un problema de toda la sociedad en conjunto, no corresponde ni a un estrato social, ni económico, ni a un país en concreto…

Es decir, no se da en ningún punto geográfico concreto, esto da igual. En Occidente, en Oriente… se da en todas partes el maltrato contra la mujer o el abuso de poder que sufrimos a cualquier edad. Por desgracia, cada vez más, en gente más joven, es muy habitual que se dé este problema y en cualquier estrato de la sociedad. No tiene que ver con la educación, ni con la cultura ni con el dinero. Esas eran una de las razones.

Foto de Mónica Regueiro en “Llueven vacas” (Begin Again Films)

La estética en ‘Llueven vacas’

D.D./CG: ¿Y con la estética?

M.R.: Es verdad que la estética se inspira un poco en la década de los 50, de las mujeres perfectas, al servicio del marido… Donde ellas desaparecían y toda la importancia de la casa se centraba en él, que era el que trabajaba y traía el dinero a casa. Pero, al mismo tiempo, no quisimos que se reconociese como en esa época en concreto, porque es un problema que arrastramos hasta nuestros días, que es verdad que, además, va a peor, porque las cifras así lo dicen. Cada vez las cifras son más tremendas, no mejoran. Algo tenemos que hacer. 

Nosotros intentamos con esta película, por lo menos, aportar un granito de arena para hacer visible el problema, porque el elenco de actores era brutal, desde Maribel Verdú, Eduardo Noriega, Asier Etxeandía, Víctor Clavijo, Secún de la Rosa… Todos los actores son una maravilla y creo que eso hace que pueda llegar al público de forma más sencilla. Y lo que tú dices, no encuadrarlo en una época en concreto, porque es común a todas las épocas y ahora lo seguimos viviendo de manera tremebunda en la actualidad. Esa era un poco la idea.

Mónica Regueiro
Foto de Ana Mánez

El machismo en la industria audiovisual

D.D./CG: Además, lo que comentas sobre la importancia de transmitirlo a través de productos audiovisuales…Últimamente ha habido un debate en torno a “La casa de papel”, una de las series más internacionales en España, sobre el tratamiento machista de ciertos personajes, que se envuelven luego en un feminismo que no es totalmente real. ¿Tú crees que hay una herencia heteropatriarcal en la concepción de productos artísticos, aunque no sea de forma consciente? 

M.R.: Claro, absolutamente, por una razón muy sencilla, porque los creadores, los directores de las grandes majors, los directores de cadena, los de productoras… Siguen siendo hombres. Esta es la realidad. No es culpabilizar al hombre, es que nosotras también estamos educadas en este heteropatriarcado. Hay roles que tenemos tan grabados a fuego, de manera inconsciente, por lo que vivimos, por cómo nos han educado, por todo lo que recibimos constantemente de la publicidad, de la televisión, de los libros, de la música…

La idea del amor romántico, del “te querré para siempre”, del “te quiero porque eres mía”… Todas esas cosas del “conmigo o con nadie”, las tenemos grabadas a fuego porque las recibimos constantemente de la literatura clásica, de la música que escuchamos, de los libros que leemos, del cine que vemos… Entonces, creo que va a requerir de muchos años que esto deje de estar grabado en el inconsciente de la mayoría de nosotros. Después, los guiones los siguen escribiendo hombres, los directores siguen siendo hombres y de las productoras, los que toman las decisiones también son hombres.

Mónica Regueiro
Foto de Danniel Rojas

La herencia heteropatriarcal, según Mónica Regueiro

D.D./CG: ¿Cómo influye?

M.R.: Mientras esto siga siendo así, esto es lo que va a pasar, porque es la visión de un hombre hablando de un conflicto o de un problema femenino desde una supuesta visión no machista y conciliadora. La realidad es que lo tenemos tan interiorizado que muchas veces que plasmamos conflictos que, en realidad, identificamos como reivindicativos o feministas y si escarbamos un poquito, nos damos cuenta que no es así. Creo que lo fundamental es que empiece a haber directoras, más porque ya las hay, pero que haya más directoras, más guionistas y más mujeres en puestos de poder de decisión. Ya que, sino ocurren cosas tan curiosas como que, aunque se escriba para mujeres de 40 años, ese papel lo va a interpretar una actriz de 30 (Risas). 

Entonces, ya no es tanto el problema de que haya papeles femeninos o no, o las situaciones que se generen, o los conflictos que se generen, sino que van a estar tratados desde un punto de vista, principalmente, masculino y, como tú bien dices, hetero. Ese es el problema. Bueno, estamos en el camino, pero falta muchísimo para avanzar. Por lo menos, identificamos esto ya, cosa que hace 10 años no pasaba. Esto ya es un paso y es un avance. Ya hay niñas de 12 años que ya saben lo que es el feminismo, yo con esa edad no tenía ni idea de lo que era el feminismo ni me consideraba feminista. Entonces, creo que vamos en el camino correcto, queda mucho por andar, pero vamos a tener fe y pensar que poco a poco lo vamos a conseguir. Tenemos que luchar para eso, por supuesto.

Mónica Regueiro
Foto de Danniel Rojas

El papel de la mujer dentro de la industria cultural

D.D./CG: Además de actriz, eres productora, ¿cómo es la situación de la mujer dentro de la industria, la que no es tan visible?

M.R.: La verdad es que me he encontrado con situaciones muy curiosas, como entrar a las reuniones a las que vamos con mi socio y que se dirijan exclusivamente a él y no a mi. Yo al principio pensaba que era por una cuestión de edad, ahora ya reconozco perfectamente que es por una cuestión de género. Él es un hombre y yo soy una mujer. Entonces, supuestamente, las decisiones y las iniciativas son de los hombres y no de las mujeres. Entonces, creo que todas las mujeres, sea cual sea nuestro puesto de trabajo o nuestra situación dentro de la sociedad, sufrimos esto en mayor o menor medida.

La cuestión es que ahora lo reconocemos y sabemos verlo. Hasta hace bien poco ni siquiera éramos consciente de que esto estaba pasando. Entonces, creo que sí hay una discriminación. Cuando oigo hablar a mujeres que dicen que ya estamos reconocidas, que hay una igualdad real… Digo: “¡Madre mía! ¿Entonces, en qué país vivo yo, en qué planeta vivo yo?”, porque, evidentemente, hay un techo de cristal realísimo. Uno de los primeros escollos corresponde a la maternidad y que yo sepa, de momento, los hombres no se pueden quedar embarazados (Risas). Esto para nosotras ya es un escollo porque, simplemente, de forma física, tenemos una desventaja en ese sentido.

Foto de Danniel Rojas

Mónica Regueiro y la desigualdad

D.D./CG: ¿Entonces, ser madre es una desventaja?

M.R.: Es una ventaja enorme poder ser madre, yo no entro en esa cuestión, lo que digo es que condiciona en el terreno laboral. Esto es una realidad y en el Observatorio de la Mujer de este año, era una de las cosas que más faltaban en clave del estudio que se hizo durante el año pasado. Llega un momento en el que la edad fértil de la mujer hay un parón, normalmente, porque hay reducciones de jornada o se decide hacer una excedencia voluntaria…

Una serie de cosas como la baja de maternidad, que en este país todavía no está igualada con la de paternidad. Entonces, yo creo que nos falta mucho para luchar en igualdad de condiciones. No es verdad que, ante las mismas valías, se nos trate de la misma forma, no. De hecho, cobramos de media un 20% menos, desempeñando el mismo trabajo. Entonces, falta mucho por hacer en ese sentido todavía, para que no haya discriminación.

D.D./CG: Esperemos que se vaya resolviendo está situación y luchemos todos en comunidad 

M.R.: Totalmente, yo en eso sí creo, tiene que ser una lucha de todos, no solo de nosotras, sino de toda la sociedad en conjunta. Tenemos que ir de la mano para conseguirlo.

Foto de Danniel Rojas

La crisis en la industria teatral

D.D./CG: Luego, como productora estás al frente de ProduccionesOFF, ¿cómo estáis gestionando la crisis del COVID-19, en especial, en la industria teatral?

M.R.: La verdad es que hemos sido los primeros en tener que retirarnos y yo creo que seremos de los últimos en poder incorporarnos, porque vivimos del público. Eso va a ser lo que más tarde llegue. Vamos a alcanzar la normalidad dentro de mucho. Entonces, bueno, hay mucha incertidumbre dentro del sector, yo tengo mi próximo proyecto programado para diciembre de este año. Ojalá podamos estrenar, ojalá llegue diciembre y se haya normalizado todo y puedan abrir los teatros y puedan recibir al público, que es de lo que nosotros vivimos y para quién nosotros trabajamos. 

Y ojalá el futuro no sea tan negro como ahora mismo parece, porque es verdad que hay gente que lo está pasando muy mal y lo va a seguir pasando muy mal. La pequeña industria, las pequeñas productoras como la mía, que vivimos de los proyectos que hacemos cada año, nos vamos a encontrar en situaciones complicadas. Cruzo los dedos para poder estrenar el mío. Hay uno que ya se ha caído, que iba para abril, que no ha podido ser y esperemos que el siguiente lo rescatemos de esta súper crisis y ya pueda ver la luz. Ojalá sea así. Lo mismo pasa con la producción audiovisual, está todo absolutamente parado.

Foto de Producciones OFF

La suerte de Mónica Regueiro

D.D./CG: Aunque haya ya series como Diarios de la cuarentena

M.R.: Por eso, yo digo también que me considero una privilegiada teniendo trabajo como actriz en una situación como ésta. Somos el 0,0000001%, porque, vamos, de la serie se ha hecho eco hasta el periódico británico The Guardian, porque, claro, es un experimento que no se había llevado a cabo jamás. Grabarse desde las casas en un encierro como éste y de forma, además, compulsiva, porque estamos trabajando a un ritmo vertiginoso. Yo me considero una privilegiada, pero sé que la realidad no es esa.

La realidad de la gran mayoría es que, si normalmente tenemos casi un paro del 90% en la profesión, imagínate en estas circunstancias. La problemática vendrá cuando empecemos a recuperar poco a poco la normalidad y ver cómo nosotros podemos incorporarnos a esa normalidad. Vamos a ver si de verdad las instituciones nos apoyan, el público también y todos hacemos piña y podemos salir de ésta. El teatro es verdad que es un sector castigadísimo siempre y siempre acusa mucho las crisis, pero siempre se sabe reinventar y lleva siglos sin morir, así que yo creo que ésto tampoco va a significar el final. Alguna fórmula encontraremos.

Mónica Regueiro
Foto de Danniel Rojas

El futuro profesional de Mónica Regueiro

D.D./CG: ¿Cuáles son los próximos proyectos de Mónica Regueiro, además de Diarios de la cuarentena?

M.R.: Ahí estamos con una producción teatral, que se estrenará, si todo va bien y los astros lo permiten, en diciembre de este año en Sevilla, en el Teatro Central de Sevilla, con Javier Gutiérrez y con Andrés Lima en la dirección. Estoy ilusionadísima con este proyecto, me apetece mucho. Es un libreto que llevaba años queriendo poner en pie, sobre un texto de Raymond Carver y estoy con mucha ilusión, con las miras puestas en ese proyecto. Luego, en un rodaje que se paró justo por la crisis del COVID-19 y espero retomar cuando todos podamos empezar a salir a la calle poquito a poco, ojalá. 

Después, la película de Daniel Guzmán, que estábamos ensayando, haciendo un trabajo muy bonito con los actores no profesionales, porque hay muchos no profesionales que van a rodar esta película y yo tengo muchas ganas. Además, también tengo ganas de que Dani saque este proyecto, que es una película súper personal y en la que me apetece mucho estar a su lado, vivir el proceso y ojalá vea la luz, porque ya se ha retrasado varias veces y ojalá ésto no impida que lleguemos a rodar.

D.D./CG: Eso es lo bonito también, mantener la ilusión. Espero, de verdad, que te salgan todos los proyectos que comentas

M.R.: Muchas gracias y un placer siempre hablar contigo, que vaya todo muy bien por ahí.

D.D./CG: Igualmente

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí