Nightmare Alley (El Callejón de las almas perdidas) es la nueva película dirigida por Guillermo del Toro que adapta el libro homónimo de William Lindsay Gresham y que, a la vez supone un remake de la película clásica de Edmund Goulding (Crítica AQUÍ).

La adaptación de Guillermo del Toro se alarga 40 minutos más que el metraje de la cinta original. Además, cuenta en su reparto con Bradley Cooper, Cate Blanchett, Toni Collette o Rooney Mara. La película se estrena el 21 de enero de 2022 en los cines españoles.



Nightmare Alley (Callejón de las almas perdidas)

Crítica de 'Nightmare Alley'

Ficha Técnica

Título: El callejón de las Almas Perdidas
Título original: Nightmare Alley

Reparto:
Bradley Cooper (Stanton Carlisle)
Cate Blanchett (Dr. Lilith Ritter)
Toni Collette (Zeena the Seer)
Willem Dafoe (Clem Hoatley)
Richard Jenkins (Ezra Grindle)
Rooney Mara (Molly Cahill)

Año: 2021
Duración: 150 min.
País: Estados Unidos
Director: Guillermo del Toro
Guion: Guillermo del Toro, Kim Morgan. Novela: William Lindsay Gresham
Fotografía: Dan Laustsen
Música: Nathan Johnson
Género: Drama.
Distribuidor: 20th Century Studios

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de 'Nightmare Alley'

Sinopsis

Cuando el carismático pero desafortunado Stanton Carlisle (Bradley Cooper) se gana el cariño del clarividente Zeena (Toni Collette) y su marido mentalista Pete (David Strathairn) en un carnaval ambulante, crea un boleto dorado al éxito. utilizando este conocimiento recién adquirido para engañar a la élite adinerada de la sociedad neoyorquina de la década de 1940. Con la virtuosa Molly (Rooney Mara) lealmente a su lado, Stanton planea estafar a un peligroso magnate (Richard Jenkins) con la ayuda de una misteriosa psiquiatra (Cate Blanchett) que podría ser su oponente más formidable hasta el momento. (Searchlight Pictures)

Dónde se puede ver la película



El regreso de Guillermo del Toro

Tras su última película, La forma del Agua, Guillermo del Toro se pone a la dirección de una nueva película, esta vez Nightmare Alley, un remake y adaptación de la película y la novela homónima. Son unos tiempos donde la melancolía de los espectadores parece ser un producto a explotar por parte de las productoras, y las salas de cine se llenan de propuestas melancólicas, algunas mejores que otras.

La versión de Nightmare Alley (El callejón de las Almas Perdidas) de Guillermo del Toro reluce en el apartado del diseño de producción y vestuario. Quizás lo más destacable de la cinta. El trabajo realizado es increíble, y visualmente la película es una maravilla y logra sumergirte con creces en el maravilloso mundo del espectáculo. A nivel fotográfico los escenarios interiores están llenos de misterio, irrealidad y seducción, y el juego de luces es fantástico. Algo que se contrapone con la fotografía exterior, algo más pobre, fría y ausente de magia una vez que desaparece la noche.

Bradley Cooper
Copyright Kerry Hayes/2021 20th Century Studios All Rights Reserved

Cambios notables

Sin ver la nueva versión de Nightmare Alley ya se observa una diferencia en el metraje de las dos historias. Guillermo del Toro alarga el relato en 40 minutos para ofrecer un guion que mezcla tanto aciertos como desaciertos a la hora de presentar su nueva versión.

De los mayores aciertos del guion es la búsqueda de dar mayor identidad y significado a ciertos espacios de la cinta, como el escenario del desenlace de la historia. Asimismo, el cambio de tonalidad en algunos personajes ofrece un juego distinto, y también funciona. Sin embargo, el mayor problema reside a la hora de marcar las anticipaciones en el guion, estas se realizan de forma burda y repetitiva. Asimismo, la agilidad de la historia se ve frustrada, y peca de un ritmo demasiado plomizo que acaba perjudicando su disfrute.

Además, el intento de dar mayor trascendencia al personaje principal no termina de cuajar, y eso acaba finalmente jugando en su contra.

Nightmare Alley
Copyright Kerry Hayes/2021 20th Century Studios All Rights Reserved

Personajes y cambios en el carácter

Guillermo del Toro ha reunido a un gran cast para esta nueva adaptación. Entre ellos se encuentra Bradley Cooper personificando a Stanton Carlisle, a Cate Blanchett como la Doctora Lilith Ritter, a Rooney Mara como Molly y a Toni Collette interpretando a Zeena The Seer, entre otros.

En estas nuevas interpretaciones de distintos personajes podemos apreciar distintos matices a la vez que se difuminan otros. Personalmente, Cate Blanchett está reluciente en su personaje, seductora, juguetona y tramposa, perdiendo cierta inocencia de la interpretación original. La actriz da con precisión a todas las teclas de piano para ofrecer una gran melodía a esta composición.

Sin embargo, Bradley Cooper como protagonista tarda más en encontrar su lugar, su interpretación se desvirtúa demasiado al juego seductor como arma principal. Esto no es un error, pero para mí acaba por desvaluar a su personaje. Tyrone Power, el actor original, engatusaba al espectador por su carisma y esto le acababa haciendo seductor. No obstante, el actor de Ha nacido una estrella tarda en dejarse ver carismático, y cuando lo hace es de forma pobre.

Por su parte, Rooney Mara se queda en un segundo plano aun cuando no debe de estarlo y da la sensación de no estar integrada totalmente en la narrativa. Por su lado, Toni Collette realiza un buen trabajo, y en esta versión su personaje consigue más tiempo en pantalla, algo que se agradece y resulta oportuno.

Bradley Cooper
Copyright Kerry Hayes/2021 20th Century Studios All Rights Reserved

La magia de Nightmare Alley

De lo mejor del relato original es que el espectador acudía a un continúo espectáculo de ilusionismo a pesar de creer estar al tanto de las falacias del relato. Era rápida, oscura, vertiginosa, carismática y mística. Guillermo del Toro con Nightmare Alley mantiene esa trama de ilusionismo y engaños, pero lo hace con menos efectividad.

Hay una irritante pesadez en algunas escenas, y la cinta acaba siendo un tractor que de vez en cuando se atasca con alguna piedra. A pesar de ello, en un par de escenas el director y la atmósfera creada llegan a su culmen y te absorben hipnotizándote por la magia y el ilusionismo que derrochan, acabas impregnado por la esencia de la escena debido a la seducción, el cuidadoso uso de sonido, las respiraciones, la tensión y el engaño. Sin embargo, son muy pocas las veces que esto ocurre, y en general es una experiencia que te deja incompleto.

Nightmare Alley (El callejón de las Almas Perdidas)
Copyright Kerry Hayes/2021 20th Century Studios All Rights Reserved

Conclusión de 'Nightmare Alley'

Nightmare Alley (El callejón de las Almas Perdidas) de Guillermo del Toro acaba siendo una experiencia que deja insatisfecho a pesar de su deslumbrante puesta en escena y del delicado uso del sonido y de la luz en varias escenas. Su principal error ha sido construir un guion que acaba siendo plomizo en algunos aspectos al cargar demasiado las escenas, y no construir los antecedentes con la misma delicadeza con la que se incorporan otros elementos de la dirección.

Además, Bradley Cooper pierde un poco el tono carismático, perdiendo así frescura en muchas de las escenas. Asimismo, el nivel de presencia de algunos personajes es irregular, y no se ha logrado el debido equilibrio para una completa integración, que era lo que se debía de buscar.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
6/10
60 %
Artículo anterior"Chico mocoso": Una fumada ambientada en la Austria post-nazi
Artículo siguiente"Nadia": serie rusa sobre el crimen organizado en AMC
Estudiante de la Facultad Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid. Nací el 7 de febrero de 2001 y actualmente estoy cursando el grado de Comunicación Audiovisual. Además, estoy de colaborador en el programa de radio Momentos de Cine en Inforadio. Aunque fui marcado de pequeño por la mano de Shyamalan y su sexto sentido para crear historias, no fue hasta mi adolescencia con la magia de Chazelle y su historia donde los sueños y el amor se entrecruzaban cuando algo despertó en mí. Ese algo fue la pasión por el cine, Shyamalan y Chazelle me dieron un pase a descubrir un amplio universo de historias, emociones, y cómo no, sueños. Fui pasando por Kubrick y Bergman hasta Tarkovski, descubriendo lo que la historia del cine tenía para mí, mientras germinaban mis ganas de trabajar en la industria. Por otro lado, Alejandro G. Calvo ha sido una de las razones por las que quise adentrarme en el mundillo de la crítica cinematográfica, la pasión que demuestra me hizo darme cuenta de que yo también quería tener la oportunidad de escribir sobre cine expresando la pasión que tengo por este mundo, devolviéndole al cine lo que tanto me ha dado. “No es a mí a quien le gusta el cine, sino el cine a quien le gusto yo” - Arrebato (1979)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí