Este artículo cuenta con varios spoilers del octavo episodio de The Mandalorian.

¡Qué pena! Con el estreno del octavo episodio de The Mandalorian ha llegado a su fin la primera temporada. La serie escrita por Jon Favreau ha sido todo un éxito. Ha tenido tan buena recepción que ya están rodando la segunda temporada que se estrenará en otoño de 2020.



The Mandalorian
© Lucasfilm

Crítica del octavo episodio de The Mandalorian

Ficha Técnica

Título: The Mandalorian
Título original: The Mandalorian

Reparto:
Pedro Pascal (The Mandalorian/Din Djarin)
Carl Weathers (Greef Karga)
Gina Carano (Cara Dune)
Taika Waititi (IG-11)
Emily Swallow (Armera)
Giancarlo Esposito (Moff Gideon)

Año: 2019
Duración: 45 min.
País: Estados Unidos
Director: Taika Waititi
Guion: Jon Favreau
Fotografía: Greig Fraser, Barry Idoine
Música: Ludwig Göransson
Género: Western. Fantasía
Distribuidor: Disney Plus

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de The Mandalorian

Sinopsis del octavo episodio de The Mandalorian

El mandaloriano se enfrenta a un enemigo inesperado.



Un inicio muy Waititi

No lo he mencionado en el inicio del artículo pero este episodio ha sido dirigido por uno de los directores actuales que más ruido ha hecho y que entró en Disney por la puerta grande al dirigir Thor: Ragnarok. En unos pocos días nos llega a España su nueva película Jojo Rabbit pero personalmente os recomiendo Hunt for the Wilderpeople aparte de la película y serie homónimas Lo que hacemos en las sombras. Para quién no le conozca se habrá dado cuenta en el inicio que este director tiene un sentido del humor un tanto especial, que puede gustar mucho o muy poco.

Empezamos el octavo episodio justo donde lo dejamos en el anterior, con Baby Yoda dentro de un bolso de unos scout troopers. Después de matar a nuestro querido Kuiil los soldados se quedan esperando órdenes para traer al niño y notamos que Taika Waititi no se ha cortado ni un pelo. No solo se dedica a mofarse de la mala puntería de los soldados imperiales sino que se atreve hasta a enseñarnos como le pegan (y bastante fuerte) a Baby Yoda. Por lo que sé los actores debajo de los cascos de estos soldados son Jason Sudeikis y Adam Pally.

Al final llega IG-11, que recordemos que había sido reprogramado como androide niñera que se encarga de los soldados y rescata al niño en un abrir y cerrar de ojos. Ya lo mencionamos en el primer episodio pero es el mismo Waititi quién pone voz a este personaje.

Redemption
© Lucasfilm

Quién es quién

Volvemos con Mando, Greef y Cara, que se encuentran atrapados en la cantina de los contrabandistas rodeados de tropas imperiales. El enemigo final, el que estaba detrás del encargo del niño y que conocimos en el episodio anterior se nos presenta como Moff Gideon. El personaje se dedica en dos minutos a revelarnos más del protagonista que en los siete episodios anteriores.

Pero primero nos habla de Cara Dune y por fin entendemos su odio hacia el imperio. Resulta que es originaria de Alderaan. Cualquier persona odiaría tanto al imperio si le hubieran explotado su planeta natal. De Greef Karga solo se dice que fue magistrado de una gran ciudad. Y finalmente nos presentan al protagonista con su nombre completo, Din Djarin, la D es muda. Así que ya tenemos otra referencia al western Django.

Moff Gideon también menciona que Mandalore, el planeta natal de los mandalorianos fue arrasado durante la noche de las mil lágrimas por lo que podemos sacar una conclusión clara. Mandalore se reveló contra el imperio y hubo una guerra abierta en la que perdieron los mandalorianos y por eso quedan tan pocos. Además se menciona que Gideon es un agente del bureau imperial, un rango que hemos visto en la serie animada Rebels.

El origen de Din Djarin

Din Djarin le cuenta a sus compañeros que él no es mandaloriano, sino que fue adoptado como foundling (palabra que ya hemos oído durante la serie) pero que él se considera un mandaloriano porque no son una raza, sino un credo. Entonces vemos finalmente el flashback del pasado del protagonista del que habíamos ido viendo trozos anteriormente.

En el flashback nos muestra una batalla de las guerras clon ya que podemos ver a droides de la federación. Los padres de Din Djarin le esconden en una especie de trampilla justo antes de ser asesinados. Cuando le descubren y antes de ser ejecutado llega la guardia de la noche, un grupo de mandalorianos que los fans de Clone Wars conocemos bien. Ellos son quién le rescatan y le aceptan. Destacaría del flashback el plano final del niño en brazos del mandaloriano, que volveremos a ver al final del episodio.

octavo episodio de The Mandalorian
© Lucasfilm

Magia

IG-11 entra en el pueblo con su motojet matando a todos los soldados posibles y ayuda a los héroes en el momento más crítico. Puede que este sea uno de los puntos con más acción de la serie y es sin duda algo épico. Tenemos un tiroteo espectacular pero que solo sirve para quitarse la mayoría de tropas de encima porque los protagonistas vuelven a quedar recluidos en la cantina y esta vez Din Djarin ha sufrido una herida probablemente mortal en la cabeza.

Su plan era escaparse por las cloacas (donde reside el asentamiento mandaloriano), haciendo una clara referencia a Una nueva esperanza cuando los protagonistas escapan por el compactador de basura, ya que la tapa es igual. Al llegar IG-11 es capaz de hacer un agujero en la entrada del conducto y Din Djarin convence al resto para que se vayan, él se va a quedar para entretener a los imperiales y ganarles algo de tiempo.

Moff Gideon, que ya no quiere perder más tiempo envía a un nuevo tipo de soldado al que no habíamos visto antes en la trilogía original, un flametrooper. Llega entonces el momento álgido del octavo episodio de The Mandalorian, el momento en el que El niño como acto reflejo usa su poder para proteger a sus amigos. El niño, o como nos gusta llamarle, Baby Yoda levanta sus manos y devuelve las llamas al flametrooper que explota y sale despedido.

Greef y Cara cogen al niño y entran en el agujero y IG-11 se queda con Din Djarin. Este le insiste en que le ejecute para que no tengan que hacerlo los imperiales pero IG-11 consigue ganarse su confianza y ya que no es un ser vivo quitarle el casco para rociarle con gas de bacta, la substancia que lo cura todo en Star Wars.

Así que finalmente le vemos la cara a Pedro Pascal, y si, necesita una ducha y un peine.

Octavo episodio de The Mandalorian
© Lucasfilm

Los mandalorianos perdidos otra vez

Cuando los protagonistas consiguen llegar al asentamiento mandaloriano nos encontramos con una sorpresa. Cuando el imperio llegó a Nevarro los descubrieron y muchos han fallecido. No vemos el caso de Paz Vizla, personaje que conocimos en el tercer episodio, así que seguramente esté vivo.

La única que queda es la armera. Din Djarin intenta convencerla para que se vaya con ellos pero ella, tan dura como siempre, decide que va a quedarse para recuperar el beskar de las armaduras de aquellos que han fallecido.

Cuando la forjadora conoce a Baby Yoda tenemos otra de esas conversaciones que van a dar de qué hablar. Al oír que el niño ha usado su “magia” para salvarles les cuenta que los jedi fueron los primeros enemigos de los mandalorianos y que lucharon en una guerra en el pasado. Din Djarin nos saca una sonrisa cuando habla de los jedi como enemigos hechiceros. La forjadora lo tiene claro, Baby Yoda no es un enemigo, sino que es el foundling de Din y él tendrá que cuidarlo y ayudarle a volver con los suyos.

Mientras les cuenta eso se dedica a forjarles el que será el símbolo de su clan, el clan del mudhorn (la criatura que derrotan juntos en el segundo episodio). Así que por fin cerramos el círculo de el mandaloriano. Ha recibido su símbolo y la última arma, el jetpack, o como le llama la forjadora: el ascenso del Fénix.

Como si de una partida de rol se tratase nuestros protagonistas ya están equipados y se dirigen al final de la mazmorra. Pero la armera nos regala una escena de acción alucinante donde lucha contra cinco o seis soldados de asalto rompiendo cascos con sus armas de forjadora, algo parecido a lo que le vimos hacer a Chirrut Îmwe en Rogue One.

Octavo episodio de The Mandalorian
© Lucasfilm

El sacrificio y la batalla final

Los héroes llegan al río de lava que sale a las planicies de las afueras de la ciudad y es el único modo que tienen de huir. Lo único que me gustaría destacar es el barquero que les lleva por el río de lava, el barquero es un androide astromecánico R2 CON BRAZOS Y PIERNAS, un diseño bastante interesante.

Al final del trayecto les espera un escuadrón de soldados imperiales y es el momento para volver a cerrar un círculo para Din Djarin. El androide IG-11 decide sacrificarse por el grupo ya que es la única opción viable para que el resto sobreviva, así que decide salir de la barca para realizar la autodestrucción delante de los soldados. Din Djarin no quiere dejarle salir y IG-11 verbaliza que le ha analizado la voz y está triste, nuestro antihéroe ha conseguido confiar en un androide por fin.

Cuando salen del túnel los problemas no han terminado ya que Moff Gideon ha salido con su caza TIE dispuesto a terminar con ellos. Es ese el momento en el que toca utilizar el jetpack acabado de adquirir y Din consigue destruir el caza en una escena aérea increíble.

Moff Gideon y ese finalazo

Los héroes están finalmente a salvo. En la conversación que tienen Greef Karga decide quedarse en Nevarro para volver a abrir el sindicato de cazarrecompensas y Cara Dune se queda con él como parte de las fuerzas de seguridad. Din Djarin se va volando con su jetpack y volvemos a tener el plano del flashback en el que él iba en brazos de un mandaloriano pero esta vez él es el mandaloriano y tiene que encargarse de otro niño.

La Razor Crest despega mientras suena la fanfarria de la serie pero al final el plano gira a la derecha y vemos el caza TIE estrellado de Moff Gideon que está siendo desmantelado por unos Jawas. Es entonces el momento sorpresa y el guiño más loco de la serie. De dentro del caza sale la punta de una espada laser, pero es negra, y no tiene la típica forma de sable de luz. Finalmente cuando sale vamos a Moff Gideon llevando el dark saber, un objeto que ya habíamos visto en las series animadas de Dave Filoni Clone Wars y Rebels.

¿Qué es este sable negro? La espada laser negra mandaloriana es la espada del primer mandaloriano aceptado en la orden Jedi, Tarre Vizla (seguro que el apellido os suena). El sable ha ido pasando de manos desde hace años y la última vez que le vimos lo tenía Bo-Katan Kryze, aunque se menciona en Rogue One cuando los protagonistas están en Scariff. Se dice que quién tenga el sable negro gobernará mandalore, así que podemos asumir que en algún momento nos van a contar esta historia.

Redemption
© Lucasfilm

Conclusión

Así termina el octavo episodio y la primera temporada de The Mandalorian. Por una parte podemos decir que ha sido una serie muy divertida, entretenida y con un formato ideal. Por otra podríamos quejarnos de que tiene una parte central muy de relleno. Creo que si algo bueno tiene es que te va lanzando conceptos que más tarde ampliará y es bueno que te haga ser un poco paciente. Lo que sí es seguro es que es la serie ideal para los fans clásicos de Star Wars y que ha sido una auténtica gozada. Esperamos la segunda temporada con ansias.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí