Escrita y dirigida por el cineasta y ex-ministro de cultura en Corea del Sur, Lee Chang-Dong (Oasis, Poesía), la película Burning adapta un mini relato de apenas 20 páginas de Quemar graneros, escrito por el japonés Haruki Murakami, convirtiéndolo en un largometraje único.

Protagonizada por Yoo Ah-in, la debutante Jun Jong-seo y Steven Yeun, este triángulo actoral nos regaló un drama psicológico que pasó bajo el radar del gran público. Estrenada en salas de cine españolas el 19 de octubre. Puedes leer AQUÍ otra crítica realizada por Cinemagavia de esta película.



Burning

Crítica de Burning

Ficha Técnica

Título: Burning
Título original: Buh-ning

Reparto:
Yoo Ah In (Lee Jong-su)
Yeun Steven (Ben)
Jun Jong-seo (Shin Hae-mi)
Seong-kun Mun (Lawyer)

Año: 2018
Duración: 148 min.
País: Corea del Sur
Director: Lee Chang-Dong
Guion: Lee Chang-Dong, Jungmi Oh (Historia: Haruki Murakami)
Fotografía: Kyung-Pyo Hong
Música: Mowg
Género: Drama
Distribuidor: Vértigo Films España

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de Burning

Donde comprar la película

Burning [Blu-ray]
  • Ah-In Yoo, Steven Yeun, Jong-Seo Jun (Actors)
  • Chang-dong Lee (Director) - Pine House Film (Producer)
Burning [DVD]
  • Ah-In Yoo, Steven Yeun, Jong-Seo Jun (Actors)
  • Chang-dong Lee (Director) - Pine House Film (Producer)

Sinopsis

Un repartidor llamado Jongsu está trabajando cuando se topa con Haemi, una chica que solía vivir en su vecindario. Ella le pide que cuide de su gato mientras se va de viaje a África.

A su vuelta, Haemi le presenta a Jongsu a un joven enigmático que se hace llamar Ben, a quien conoció durante su viaje. Un día, Ben le cuenta a Jongsu cuál es su inusual hobby.

Premios

  • Festival de Cannes: Sección oficial a concurso, Premio FIPRESCI. 2018
  • Festival de Cine de Toronto 2018 (Special Presentations)
  • Candidata a los Oscars 2019 por Corea del Sur
  • Selección Festival de Cine de Sitges 2018

Donde se puede ver la película Burning



La (in)alcanzable barrera de los Óscars

2019 fue un gran año para el cine surcoreano. Seguramente el mejor de su historia. Sintamos más o menos devoción por los Óscar, que una película extranjera como Parásitos se alzase con el premio a mejor película -además de guión original, dirección y película extranjera- supuso un enorme impulso tanto para la película como para la industria nacional. Además se ha convertido en un hecho histórico que puede ser un punto de inflexión a la hora de que Hollywood valore como se merece a ese otro cine fuera de las fronteras norteamericanas.

Sin embargo, y sin quitarle un ápice de mérito a la cinta de Boon Joon-Ho, solo tenemos que remontarnos un año atrás para descubrir que no estábamos tan lejos de conseguir algo así. Burning es fácilmente una de las mejores películas de su año, sino la mejor. Y más si tenemos en cuenta que el flojo 2018 incluía películas mediocres como Black Panther, Bohemian Rhapsody o Infiltrados en el KKKlan como posibles ganadores a mejor película. Premio que finalmente recayó en una simple feel-good movie como Green Book, tan buena como olvidable.

No son más que inútiles suposiciones que no tienen valor alguno pero, ¿qué hubiera pasado si Parásitos despejase el camino previamente al estreno de la película Burning? Lo cierto es que nunca lo sabremos, pero aún estamos a tiempo de reivindicarla como la obra maestra que es.

Burning
Copyright Diaphana Distribution

Detalles que construyen historias

A Burning, en primera instancia, la podríamos catalogar como un drama. O incluso una peculiar película romántica durante sus primeros minutos de metraje. Pero poco a poco, y de manera difusa, se va convirtiendo en un angustioso y retorcido thriller.

Para lograr esta mezcla de géneros de una forma tan diluida, sencilla e inteligente, el director surcoreano envuelve la cinta en una capa de misterio que cada vez va oscureciendo más el relato. 

Desde bien pronto y durante toda la película, la trama principal se ve acompañada de circunstancias o detalles extraños, que nos van preparando y adentrando en el mundo creado por el cineasta.

Y es que Burning es una película de detalles. Una película aparentemente realista con elementos fantásticos que tomarán relevancia y nos prepararán para el desarrollo de la trama. 

Podemos hablar del gato de Hanei que nunca vemos -¿o sí lo hacemos?-. Las llamadas sin respuesta en la casa de Jongsu o algo tan aparentemente normal como el bostezo de Ben en una cena. Y es que no hay detalle de la cinta sin su significado e interpretación. Cada elemento que captemos tendrá una repercusión a la hora de nuestra interpretación final de la película. Convirtiéndose así en una especie de carrera de obstáculos que tendremos que completar, cada uno a su manera, para encontrar la verdad.

Burning
Copyright Diaphana Distribution

Un juego de tres

El trío actoral es excelente. Y más si tenemos en cuenta que se trata de actuaciones con una fuerte carga introspectiva y con unos personajes que, haciendo referencia a una partida de poker, deben mantener su mano en secreto.

Y es que para que estos elementos funcionen tan bien sobre la pantalla, son necesarios -además de una maestría detrás de la cámara extraordinaria- unos personajes que acompañen de forma natural lo que vemos alrededor.

En Jongsu (Yoo Ah-in) vemos a un joven aspirante a escritor al que, en sus propias palabras, el mundo le parece todo un misterio, lo que le impide crear su obra. Jongsu quedará enamorado de Hanei (Jun Jong-seo), que se presenta como una joven extrovertida y aventurera, pero que a medida que la historia avanza, más nos costará creer y entender su verdadero yo. 

Pero toda la trama comienza a quebrarse verdaderamente con la aparición de Ben (Steven Yeun). Este extraño personaje viene acompañando a Haemi de un viaje a África con el objetivo de descubrirse a sí misma. Desde la primera aparición de este en pantalla, sabemos que hay algo que no nos cuadra con la historia que estábamos viendo. Su mera presencia comienza a contaminar el relato y plantearnos dudas, no únicamente sobre su papel en la historia, sino sobre la propia historia en sí.

Buh-ning
Copyright Diaphana Distribution

Cómo dinamitar un guion con maestría

No podríamos entender el verdadero plot de la película sin la irrupción de Ben. Un personaje visto como una especie de Gran Gatsby a ojos del propio Jongsu; un joven rico del que no sabemos de donde proviene su riqueza y que será el causante de detonar la película por completo en el ecuador de esta, confirmando el paso a un thriller asfixiante.

Tras una de las escenas más bellas de la película, en la que Haemi baila libremente con la caída del sol, Ben confesará a Jongsu su particular hobby. Cada dos meses, Ben selecciona un invernadero abandonado para prenderle fuego, haciéndolo desaparecer para siempre. Y no solo eso, sino que afirma saber exactamente cuál es el siguiente, uno muy cercano a Jongsu.

Desde este momento, la película cambia totalmente. Los elementos que nos ha ido dejando por el camino empiezan a tomar otro significado, empiezan a magnificarse y a tener un peso distinto en la narrativa. Nosotros, como espectadores, comenzamos inconscientemente a buscar respuestas a lo que está pasando, a la par que Jongsu comienza a buscar las suyas.

Ben está jugando con Jongsu, y Lee Chang-Dong está jugando con nosotros.

Buh-ning
Copyright Diaphana Distribution

Conclusión de ‘Burning’

Burning es una película cimentada sobre detalles. Son estos, y la interpretación que les demos, lo que nos dará una respuesta a lo que hemos visto y sentido.

Burning se desmarca como una película intensa, magnética, brillante, inteligente y poética. Burning es, en pocas palabras, una obra maestra absoluta.

Y como diría David Lynch, “Es mejor no saber mucho acerca de lo que significan las cosas, debido a que el significado es algo muy personal.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí