Llega la segunda temporada de Margarita, o el lenguaje de los signos al Teatro Lara. Después del éxito obtenido durante su primera estancia en el espacio madrileño, regresa a partir del 24 de junio de 2021, a las 19:30 horas. En esta ocasión, Aisha Wizuete estará acompañada por Javier Díaz, quién recoge el testigo de José Luis Valverde. Esta pieza teatral habla sobre el lenguaje verbal y no verbal, exponiendo unos debates sobre el lenguaje que no deja indiferente a nadie.

¡Déjate fascinar por Margarita y su mundo! Puedes comprar las entradas (desde 16 euros + gastos de gestión) pulsando en este enlace.

Segunda temporada Margarita o el lenguaje de los signos

Sobre ‘Margarita, o el lenguaje de los signos’

Con la segunda temporada de Margarita, o el lenguaje de los signos volvemos a conocer a Margarita, una mujer de ideas claras (o eso piensa ella), que acude a dar una conferencia sobre el lenguaje un día equivocado. Nunca hubiera imaginado lo que supondría el encuentro que se realizaría con el chico de mantenimiento, 20 años más joven que ella.

Confesiones, como experiencias de vida, que transcurren en una reunión de amigos, con las que sentirnos cómicamente reflejados. Una experiencia en vivo de la que todos somos partícipes y unas risas compartidas con la loca vida de Margarita. La dicotomía entre el amor físico y mental, entre sentir y hacer o, mejor dicho, entre lo que pienso que siento y lo que pienso que hago. La vida misma…

FUENTE DPTO. DE COMUNICACIÓN TEATRO LARA

Cinemagavia ha dicho…

Durante la primera temporada de Margarita, o el lenguaje de los signos, Cinemagavia tuvo la oportunidad de asistir a una de las funciones. El resumen de la crítica decía:

Margarita, o el lenguaje de los signos aborda el género se través del lenguaje en una comedia disparatada, inteligente y con un gran uso del humor físico. Jesús Amate logra seducir al espectador con su particular mirada y dejar la reflexión aderezada con hilaridad. Luego, Aisha Wizuete y José Luis Valverde están magníficos, disfrutando de su trabajo y haciendo que el espectador conecte con ellos muy fácilmente. La propuesta escénica es minimalista, pero obtiene su poder en lo físico, simbólico y en la sucesión de carcajadas que se provocan en el público. Una obra viva. La complejidad de los roles de género en un maremoto humorístico, que se crece en lo disparatadamente divertido e interesante que resulta ser.

Puedes leer la CRÍTICA completa de Margarita, o el lenguaje de los signos pulsando aquí.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí