The Trip (El Viaje) (1967) se trata de una curiosa producción de Roger Corman, el hombre que lo sabía todo (pues se adaptó con éxito del viejo Hollywood al nuevo), y que, con apenas cien mil dólares de producción, consiguió recaudar seis millones en su momento y convertirse en un fenómeno de culto entre las masas de «Hippies» de los años sesenta. Por si fuera poco, contando en la producción con Peter Fonda y Dennis Hopper, además de un guión escrito por Jack Nicholson, la película es sin duda un antecedente directo de Easy Rider (1969).



The Trip

Crítica de ‘The Trip’

Ficha técnica

Título: The Trip (El viaje)
Título original: A Lovely Sort of Death

Reparto:
Peter Fonda (Paul Groves)
Dennis Hopper (Max)
Salli Sachse (Glenn)
Susan Strasberg (Sally Groves)
Bruce Dern (John)
Barboura Morris (Flo)
Judy Lang (Nadine)

Año: 1967
Duración: 85 min.
País: Estados Unidos
Director: Roger Corman
Guion: Jack Nicholson
Fotografía: Archie R.Datzell
Música: American Music Band
Género: Drama
Distribuidor: Filmin

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘The Trip’

Sinopsis

La película que dio vida a «Easy Rider«. Escrita por Jack Nicholson y protagonizada por Peter Fonda, The Trip fue la primera película que trató el consumo de LSD en el cine.

Tras ser abandonado por su mujer, Paul Groves (Peter Fonda), un realizador de anuncios para televisión, está sufriendo una profunda crisis personal. Busca entonces ayuda en su amigo John (Bruce Dern), pero a éste sólo se le ocurre incitarlo a consumir LSD, una droga alucinógena. La necesidad de evadirse y la curiosidad llevan a Paul a probarla para hacer un «viaje» a las ocultas dimensiones del subconsciente. (Filmin)

Donde se puede ver la película



Visión Empresarial

Roger Corman era un titán dentro del negocio del cine. Quizá no fuera un gran director en términos técnicos, pero si sabía donde estaba el negocio. Y en The Trip (El viaje), podemos ver que el productor acertó de pleno al saber lo que el público joven de aquella época quería. Solo así, puede explicarse que una misma persona es capaz de dirigir una adaptación de Edgar Allan Poe, de corte tan clásico, como podría ser el Péndulo de la Muerte (1961) y tan solo seis años después, una película rompedora en aspectos formales como es la que nos ocupa.

The Trip (El viaje)
©IMBD

La Semilla de «Easy Rider»

Y es que estamos en la década de los sesenta, y los «Hippies», la contracultura, y sobre todo, las drogas estaban en plena efervescencia. Viendo un nicho de mercado, Corman pensó en realizar una película que plasmara todo lo que estaba hirviendo en el ambiente. Y así, con una película que contaba con un presupuesto de poco más de cien mil dólares, consiguió recaudar unos seis millones, y hacer que The Trip fuera una de las películas más icónicas de la contracultura. Sin duda alguna, predecesora inmediata de Easy Rider (1969), que contaría también en el reparto con Peter Fonda (sin duda el actor más representativo de la época del «Acuario»).

Además, en la película también aparece Dennis Hopper, como guía espiritual del viaje alucinógeno. Sin duda, The Trip es la gran obra olvidada de la época Hippie, eclipsada por el fenómeno motero hecho dos años después.

Pero además, el guión de The Trip, fue escrito por el que sería posteriormente uno de los mejores actores de la historia, Jack Nicholson, y que por supuesto, también tendría un papel en Easy Rider.

The Trip
©IMBD

Destellos de genio

Como hemos dicho, lejos del clasicismo típico de los filmes más célebres de Roger Corman, aquí nos encontramos con una película que es totalmente radical en concepción cinematográfica. De hecho, sería mucho más creíble pensar que The Trip es una película dirigida por un jovencito con ganas de mostrar su rebeldía, que no un veterano director con más de veinte películas a sus espaldas.

The Trip parte del concepto de querer plasmar en términos cinematográficos lo que es un viaje de LSD o ácido. Por eso mismo, buscar cualquier atisbo de narrativa convencional es absurdo. Para que el espectador lo entienda, el metraje del filme es la secuencia del viaje alucineogéno que tiene Peter Fonda en Easy Rider, solo que aquí ocupa toda la película.

A Lovely Sort of Death
©IMBD

Un viaje alucinante

Nos encontramos con secuencias de todo tipo. Corman explora las posibilidades formales con multitud de recursos. Uno evidente son las imágenes que simplemente pretenden simular colores, caleidoscopios de luces que se entremezclan en secuencias que por ejemplo podemos ver en películas como 2001: Odisea en el Espacio (1967), aunque obviamente de manera más rudimentaria que la producción dirigida por Stanley Kubrick. También Corman se atrevió mezclando este tipo de imágenes con un plano subjetivo del personaje que interpreta Peter Fonda, mientras mantiene relaciones sexuales.

Luego, The Trip nos presenta escenas que directamente son secuencias surrealistas, sin ningún sentido narrativo aparente, mientras el personaje principal deambula por la naturaleza. Estas secuencias alucinatorias se van entremezclando a veces con la realidad, donde vemos al personaje que interpreta Hopper tratando de guiar el «viaje» de su huésped a buen puerto.

En este bizarro cóctel, no todas las secuencias funcionan. Las que presentan a nuestro personaje simplemente deambulando son un aliciente para echar una cabezada, mientras que las que presentan al personaje de Peter Fonda en una especie de concurso sí que tienen un gran atractivo. Precisamente, porque estas últimas si parecen el delirio febril de un enfermo que ha tomado drogas, y son totalmente imposibles de explicar racionalmente. Algunas fuentes comentan que el propio Corman tomó ácido para ver cómo podía dirigir mejor estas secuencias (algo que en parte también suena como una perfecta campaña publicitaria).

A Lovely Sort of Death
©IMBD

Conclusión de ‘The Trip (El viaje)’

Como obra arqueológica, The Trip tiene un valor indiscutible. Evidentemente, no es una obra recomendada para todo el mundo, por su valor como cine experimental.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí