Abril Zamora estrena en HBO Max su nueva serie, Todo lo otro, tras la recepción positiva de trabajos anteriores como “Señoras del hAMPA”. Además, también ha escrito episodios para “Élite”, una de las series juveniles de mayor éxito de los últimos años. Asimismo, también ha estado detrás de capítulos en ficciones como “Indetectables” o “Temporada baja”, donde también ejerció de directora. Zamora es conocida también por los espectadores por su labor como actriz, en títulos como “Vis a vis” o “El desorden que dejas. En esta ocasión, aúna estas tres facetas, siendo la principal protagonista de esta comedia dramática. Se puede disfrutar desde el 26 de octubre de 2021 en HBO Max.



Todo lo otro

Crítica de 'Todo lo otro'

Ficha Técnica

Título: Todo lo otro
Título original: Todo lo otro

Reparto:
Abril Zamora (Dafne)
Juan Blanco (César)
David Matarín (Yerai)
María Maroto (Eva)
Andrea Guasch (Martina)

Año: 2021
Duración: 30 min por capítulo apróx.
País: España
Creada por: Abril Zamora
Guion: Abril Zamora
Fotografía: Carlos Cebrián
Género: Comedia
Distribuidora: HBO Max

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de 'Todo lo otro'

Sinopsis de 'Todo lo otro'

Todo lo otro muestra cómo la vida no es una comedia romántica, la vida es una mierda. (HBO MAX).



Todo lo otro
Foto de HBO Max

Dramas vitales

Abril Zamora es una de las creadoras con más potencial en los últimos años, sumando éxitos como “Señoras del hAMPA”. Una de las características más predominantes en la guionista es la capacidad de crear personajes extraídos de la realidad más próxima y llevarlos a un maremoto de situaciones rocambolescas. Sin embargo, en Todo lo otro apuesta más por una estrategia social juvenil más alejada de los grandes artilugios, por lo menos en los tres primeros episodios. Con lo cual, refleja una realidad de un sesgo de la sociedad que se hace reconocible, donde la estabilidad romántica, laboral y monetaria se tambalea. No es la primera vez que se ve una serie de este tipo, pero mantiene un carácter fresco que hace que sea accesible para todo tipo de públicos. Además, es muy necesario introducir protagonistas transexuales sin que la historia vaya ligada a su proceso.

Al utilizar como referencia esa cultura alternativa, que se puede encontrar perfectamente en Malasaña sin problemas, habrá una parte del público que sienta una empatía directa. También logra establecer esa conexión a través de la comedia romántica, con dramas que recuerdan, salvando las distancias, a títulos como “Bridget Jones”, pero en una contextualización más reconocible para la población española. Aun así, el problema surge en que no aporta una innovación suficiente como para sorprender a los asistentes. Durante los primeros tres episodios da una sensación de déjà vu, que se junta con una narrativa en la que faltan golpes de efectos. Aunque mejora sustancialmente lo realizado en “Valeria”, sigue una índole parecida en la cuestión de cómo se muestra la realidad. No obstante, como se suele decir, no todo en la vida va a ser llorar, por lo que la serie cumple totalmente su cometido.

HBO Max
Foto de HBO Max

Una mujer y sus circunstancias

Abril Zamora lidera el reparto actoral de Todo lo otro, dando vida a Dafne. En primer lugar, Zamora tiene de por sí una luz especial ante la cámara, algo que se ha podido ver en otros proyectos como actriz. Esta vez, todavía le aporta mayor naturalidad, lo que permite que su verosimilitud en pantalla se consolide totalmente. Además, gracias a su forma de interpretar es la perfecta protagonista de esta ficción. Después, Juan Blanco también realiza una labor muy orgánica y natural, formando una química junto a Zamora que triunfa según se van desarrollando los episodios. En ningún momento se sale de esa expresión tan real como eficaz. Entre los dos se complementan satisfactoriamente, permitiendo que el espectador viva ese vínculo de una manera muy fluida.

Andrea Guasch interpreta con una frescura que ya se había podido disfrutar previamente, además podría haber un pequeño guiño a un personaje clave en su carrera profesional (¿será un crossover con “Cambio de clase”?). Durante las distintas participaciones que realiza a lo largo de los tres primeros episodios, no pierde en ningún momento la naturalidad. Después, María Maroto también ofrece una actuación sin aditivos y en consonancia con el resto de sus compañeros. Se le nota que está cómoda y disfruta del proyecto. Por otro lado, Raúl Mérida aprovecha sus escenas al máximo, cumpliendo con el arquetipo que se espera de su personaje. Por último, David Matarín se mimetiza totalmente con el carácter de Yerai, aunque se echan en falta más matices. Pese a ello, al final del tercer capítulo ya se ve cierta evolución.

HBO Max
Foto de HBO Max

El universo paralelo millenial

Desde hace ya un tiempo la comedia española ha sabido aprender de estructuras más parecidas a la industria británica o estadounidense. Con Todo lo otro se recurre a episodios de duración media, en torno a la media hora, lo que hace que sea más fácil de visualizar. De esta manera, cada episodio lleva al espectador a un ambiente agradable, envolviéndolo en esa sinergia construida sobre la identidad de la propia serie. La dirección de arte se torna en el imaginario que puede relacionarse con cierta parte de la generación de los 30 y/o 40 años. Así, los interiores se encuentran muy trabajados, aunque no se aprovechan tanto las posibilidades que podrían extraerse de Madrid. Después, la fotografía goza de un acabado muy estético, esmerándose en el cuidado de los planos centrados en los personajes.

Estos tres episodios siguen una línea creativa coherente entre ellos, lo que sienta las bases del sello de identidad que se plantea desde el principio. Un ejemplo de ello es la voz en off, que sirve de cohesión y maestra de ceremonias en las distintas tramas que se van desarrollando. El recurso se utiliza positivamente, no siendo un aspecto gratuito. Asimismo, el montaje tiene esa combinación de melodrama, romanticismo con decadencia social humorística. Ese tono ligero no desentona, al ser la propuesta elegida para esta ficción. Aun así, hay que comentar que, viendo el trabajo de Zamora previa a este serie, se echa en falta esa idiosincrasia de cultura popular con cotidianidad y reinvención creativa. En estos tres episodios no se ve ese toque especial, que aporte asombro y cause impacto en el espectador. Por tanto, podría ir más allá.

Todo lo otro
Foto de HBO Max

Conclusión

Todo lo otro es una dramedia que recuerda, salvando las distancias, a títulos como Bridget Jones. Una comedia ligera, que aborda los problemas de una generación en constante debate consigo misma. No obstante, se echa en falta más innovación y frescura, tanto narrativamente como en su estética. A pesar de ello, la realización técnica tiene muy buen nivel, cuidando los detalles sobre todo en interiores y con un ritmo fluido. Por otra parte, el reparto realiza una labor en conjunto muy orgánica y con una química especial entre ellos. Una serie que cumple con lo que promete, siendo una experiencia agradable que conectará con una parte significativa de la audiencia.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

Creación Guiones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí