Roberto De Feo se estrena en la industria cinematográfica con su ópera prima, La maldición de Lake Manor. A pesar del título, en España, no está relacionada con las series de televisión de Netflix. Este film italiano ha estado presente en diverso festivales, destacando el Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges, dentro de la Sección Oficial. También se pudo ver en el Festival Internacional de Cine de Locarno, optando al Premio Variety Piazza Grande. En el Italian National Syndicate of Film Journalist estuvo propuesto para ganar el premio al mejor director novel. Llega a las salas de cine españolas el próximo 22 de enero de 2021.



La maldición de Lake Manor

Crítica de ‘La maldición de Lake Manor’

Ficha Técnica

Título: La maldición de Lake Manor
Título original: Il nido

Reparto:
Francesca Cavallin (Elena)
Justin Korovkin (Samuel)
Ginevra Francesconi (Denise)
Maurizio Lombardi (Christian)
Fabrizio Odetto (Filippo)

Año: 2019
Duración: 107 min
País: Italia
Dirección: Roberto De Feo
Guion: Lucio Besana y Margherita Ferri
Música: Teho Teardo
Fotografía: Emanuele Pasquet
Género: Terror
Distribución: Alfa Pictures

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘La maldición de Lake Manor’

Sinopsis de ‘La maldición de Lake Manor’

La maldición de Lake Manor nos presenta a Samuel, un niño paralítico que vive con su madre en Lake Manor, una mansión aislada en el bosque, la cual tiene prohibido abandonar. La llegada de la joven criada Denise aportará algo de luz en la estricta rutina del muchacho, pero la madre seguirá vigilando de cerca todos sus movimientos. (ALFA PICTURES).



La maldición de Lake Manor
Foto de Alfa Pictures

El oasis de la destrucción

Roberto De Feo se estrena en el largometraje con La maldición de Lake Manor. A pesar del título en España, en Italia es conocida como “Il nido”, traducido como “El nido”, nombre más apropiado para la historia que se aborda en el film. Desde las primeras escenas se puede ver un mundo lúgubre y catastrofista, donde el exterior parece el verdadero enemigo de todos los personajes. De esta manera, el guion sabe aprovechar ese ambiente asfixiante, para producir thriller y tensión sobre el espectador. En esa tela de araña se descubre una sobreprotección, donde no se tienen claras las verdaderas intenciones y pueden despistar en algún momento al no terminarse de concretar. Aun así, su carácter tenso y el suspense que va cociéndose, sigue impactando en el espectador y germinando la duda en él.

Por dicha razón, se podría haber profundizado más en la psique de cada uno de los participantes de esta oscura historia, ya que se dan pinceladas de cierta complejidad, pero se prefiere no entrar en ellas. En consecuencia, hay algunos focos que no obtienen la suficiente presencia y es una oportunidad perdida para explorar ese universo oscuro. No obstante, el film levanta el vuelo en la manera de sumergirse en la línea narrativa más juvenil, en la que intervienen los personajes de Samuel y Denise. Gracias a su equilibrio lumínico, les permite dar unos matices que causan ternura entre el público. Al mismo tiempo, como hay esa dualidad oscura y sombría, logra que la batalla entre las dos vertientes sea el mayor interés y la principal atracción del largometraje. El final aporta una resolución abierta, pero efectiva, que, por lo menos, causa interés en el espectador.

The Nest (Il Nido)
Foto de Alfa Pictures

El matriarcado

Francesca Cavallin se convierte en la reina imperante de La maldición de Lake Manor, dando vida a Elena, la matriarca de este microuniverso social. La actriz se deja la piel al tener que expresar toda esa frialdad y contundencia, dando escalofríos con su sola presencia en escena. Asimismo, la dureza con la que va desenvolviéndose logra que encumbre su papel, donde hay también unos puntos de fragilidad y sensibilidad que le dejan expresar las diferentes facetas que puede ofrecer como actriz. Además, sabe controlar perfectamente el peso dramático de la cinta, al ser una de las vértebras imprescindibles. Por otro lado, Justin Korovkin es la otra cara de la moneda, sujetando también una parte importante de la cinta. A través de su expresividad ingenua, se disfruta su metamorfosis, aunque haya momentos donde falte vigorosidad. Su pasividad se aprovecha para ser el partenaire idóneo de sus distintos compañeros de reparto.

Para igualar la energía más pausada de Korovkin, llega Ginevra Francesconi como Denise. Su trabajo actoral es uno de los menos transformadores, pero de los que hay una progresión interpretativa totalmente ascendente. En las primeras escenas se queda en un perfil más en segundo plano, pero pronto consigue hacerse con la escena y sabe mimetizarse con su personaje en su totalidad. Por lo cual, es una perfecta duelista en el combate interpretativo con Cavallin y una compañera con mucha química para Korvkin. Por otra parte, Maurizio Lombardi y Frabizio Odetto completan el reparto principal, como Christian y Filippo. Los dos forman parte de la misma moneda, pero desde lo opuesto. Lombardi se sumerge absolutamente en la locura y lo lleva hasta el final, mientras que Odetto tiene esa cercanía y familiaridad estupendas.

The Nest (Il Nido)
Foto de Alfa Pictures

Un cuento barroco

Una de las principales bazas de La maldición de Lake Manor es la calidad visual de la composición espacial que se hace en ella. Por un lado, la dirección artística luce en la majestuosidad barroca de una mansión y unos terrenos en exterior que se embadurnan de lobreguez y tinieblas. Lo mismo sucede con la identidad que se gesta durante todo el film, más acorde al género de terror, con aquelarres, y esa tenebrosidad de una comunidad que recuerda a sistemas totalitarios, o de sectas. Además, los exteriores saben aprovecharse de la incertidumbre con esa confusión oscura y que envuelve sin problemas ese espacio onírico siniestro. Por tanto, no se puede negar que la dirección toma una posición enigmática, atrayendo al público a esa nebulosa espeluznante. Un acierto que mejora el resultado, indudablemente.

También hay que valorar el saber crear una atmósfera de este calibre, aunque no esté totalmente acompañado de una gestión narrativa más profunda. De igual forma, hay que subrayar la calidad técnica del cine de terror europeo, que ha traído joyas en este último año como “Saint Maud. Aun así, su apartado técnico no acaba de suplir aquellos aspectos que se deberían pulir para obtener una historia más redonda. Luego, la composición sonora de Teho Teardo también triunfa, con esos efectos sonoros que dejan helado al público y ponen la guinda al conjunto plástico. Para terminar, el montaje tiene un ritmo bastante ameno, aunque hay partes donde se estanca y le cuesta volver a un ritmo más dinámico.  Pese a ello, la cohesión visual no se pierde y viene bien desarrollada.

La maldición de Lake Manor
Foto de Alfa Pictures

Conclusión

La maldición de Lake Manor es un cuento barroco que se desarrolla en una antiutopía catastrofista, que deja tensión entre lo que hay en el mundo exterior y el ambiente asfixiante del propio film. Sin embargo, se echa en falta mayor complejidad en el trasfondo personal y emocional de varios de los personajes protagonistas. Luego, el elenco actoral viene capitaneado por una estupenda Francesca Cavallin, que sobrecoge por una interpretación certera. Pero, sin duda, lo mejor del film es su construcción visual, que desarrolla una majestuosidad tenebrosa, que deja al espectador pegado a la pantalla en todo momento. Además de combinarse con otros elementos técnicos como la banda sonora o el montaje, que lo llevan a buen puerto. Aun así, no suple todas las flaquezas desde el guion. Una mansión que se aleja de encantamientos, para dejar salir la negrura de la supervivencia distópica asfixiante.

Reportaje de La maldición de Lake Manor en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí