En 2001 se estrenó la primera temporada de A dos metros bajo tierra, una de las series insignia de HBO. Todavía a día de hoy se sigue considerando una de las mejores series de la historia de la televisión. Por ejemplo, la revista Cinemanía la seleccionó en el tercer puesto en su lista de «Las 50 mejores series de televisión del siglo XXI», también estuvo presente en las listas realizadas por la revista Time y Empire. En el 2013, la Writers Guild Association la nombró como la 18ª serie de las 101 series mejor escritas de toda la historia de la pequeña pantalla. Esta primera entrega se transmitió originalmente el 3 de junio de 2001, siendo el inicio de un total de cinco temporadas.



A dos metros bajo tierra

Crítica de la primera temporada de ‘A dos metros bajo tierra’

Ficha Técnica

Título: A dos metros bajo tierra
Título original: Six Feet Under

Reparto:
Peter Krause (Nate Fisher)
Michael C. Hall (David Fisher)
Frances Conroy (Ruth Fisher)
Lauren Ambrose (Claire Fisher)
Freddy Rodríguez (Federico Díaz)

Año: 2001
Duración: 60 min por capítulo apróx.
País: Estados Unidos
Creador: Alan Ball
Guion: Alan Ball, Nancy Oliver, Rick Cleveland, Kate Robin, Bruce Eric Kaplan, Scott Buck, Jill Soloway, Craig Wright, Laurence Andries, Christian Taylor y Christian Williams
Fotografía: Alan Caso, Lowell Peterson, Jim Denault, Rob Sweeney, Frederick Iannone y Bruce Douglas Johnson
Música: Richard Marvin y Thomas Newman
Género: Comedia negra
Distribuidora: HBO

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘A dos metros bajo tierra’

Sinopsis de la primera temporada de ‘A dos metros bajo tierra’

A dos metros bajo tierra nos presenta con un humor negro a una familia disfuncional de Los Ángeles que lleva una funeraria independiente. En cuanto el hijo pródigo vuelve a casa por Navidad, ocurre algo devastador: la familia debe aprender a lidiar con la muerte de uno de los suyos y descubrir cómo seguir adelante con sus vidas. Durante el transcurso de 13 episodios, y con un punto de vista peculiar, divertido, emotivo y vital, se nos presenta el duelo de una familia estadounidense que resulta trabajar en el negocio de la muerte. (HBO).

Donde puedes ver la serie



Primera temporada de A dos metros bajo tierra
Foto de HBO

Soberbia e inteligente

Visitar una de las series clásicas de principios del 2000 suele ser una experiencia curiosa, dado que es como volver al pasado. Sin embargo, con A dos metros bajo tierra se puede decir perfectamente que sigue siendo de actualidad. La ficción televisiva de Alan Ball es todo un referente en la pequeña pantalla y no es para menos. Para comenzar, el guion durante sus trece episodios consigue un puente de historias interconectadas al núcleo familiar de los Fisher. Además, se hace desde una vertiente llena de sátira, comicidad, pero también de una emoción y una reflexión exquisita. Es más, es tal la evolución que da que ningún episodio de encuentra en un nivel más bajo, sino que se realiza una metamorfosis llena de matices y profundidad. No se deja ningún detalle a lo trivial, sino que esta muy bien planteada.

Por otro lado, los temas que se escogen en la serie se abordan desde una sensibilidad y un contenido lleno de claroscuros. Por ello, cada uno de los personajes que intervienen en escena se les dota de un trasfondo que permite conectar con el espectador. Asimismo, sabe mezclar el efecto capitular, más efímero pero que causa un efecto directo, como aquel que se va formando durante cada episodio. Por lo tanto, ha sabido realizar una combinación que no pierde el sentido y las reivindicaciones que tiene la serie. Y, por suerte, se ve acompañado por unos personajes que son dinámicos y están concebidos desde un planteamiento complejo y liberándose de maniqueísmos. Lo mismo ocurre con los giros de guion, que le otorgan más vida a la ficción televisiva y sorprenden, dando todavía más personalidad al resultado.

Foto de HBO

Actores en estado de gracia

Es complicado manejar un reparto coral extenso, en especial, por la organización y los tiempos que hay que establecer en cada uno de ellos. Sin embargo, en la primera temporada de A dos metros bajo tierra se puede ver una planificación muy bien estructurada y con una química actoral increíble. Por lo cual, hay un grupo interpretativo exquisito. En primer lugar, Frances Conroy es increíble, sin duda, de las mejores actuaciones en la serie de principio a fin. Mientras que tiene ese histrionismo y particularidad tan física, luego, lo complementa con una expresividad templada y emocional. Por otro lado, Peter Krause es el equilibrio energético, siendo más ligero en su interpretación, sin perder la conexión con el resto del reparto. Por lo que mantiene coherencia artística. Sin él, podría haberse caído en el exceso de esperpento humorístico.

Por otra parte, Michael C. Hall es la otra gran estrella de la serie. Para comenzar, sabe medir la personalidad extrema de su personaje y lleva todo eso ante el espectador sin dificultad. Se puede ver totalmente orgánico y con una potencia escénica muy valorable. Además, es, indudablemente, de los actores que mayor evolución interpretativa muestra en pantalla. A ello, hay que añadir que es magnético y con personalidad. Después, para Lauren Ambrose fue su primera gran serie y aunque cumple con su cometido, es cierto que todavía no se sentía toda la fuerza que se adquiere con la madurez actoral. Aun así, lo resuelve perfectamente y no desentona. Por último, sería importante subrayar a Rachel Griffiths y Richard Jenkins, actuaciones totalmente opuestas, pero realizadas con una firmeza y ese toque picante necesario.

Foto de HBO

El principio de lo exquisito

Convertir un mundo como las funerarias en el escenario principal puede ser tarea difícil, pero en la primera temporada de A dos metros bajo tierra se demuestra que se puede e, incluso, desde una vertiente llena de humor. Por un lado, la dirección fotográfica del momento, hace que el espectador se familiarice con los elementos comunes de todos los episodios, pero después ofrece una buena elaboración visual con la que sorprender al espectador. Por esa misma razón, sabe realizar una composición artística espectacular, cuidando el mínimo detalle de lo que se ve en pantalla, marcando la línea visual y lo que se quiere transmitir hacia la audiencia. Prueba de ello, es el cuidado del color, imprescindible y gestándose, sobre todo, en unos colores más luminosos, para no sumergirlo en un ambiente fantasmagórico o tenebroso. Sabe cual es el sello de identidad de la serie y lo realiza también plásticamente.

Por otra parte, el montaje se realiza con rapidez y sabiendo dar peso a cada trama, para no desarrollarse desequilibrios que podrían poner en jaque a la ficción. Junto a ello, se une un buen ritmo y la concesión de entremezclar las diversas piezas que forman el relato final. Otro de los puntos que le dan personalidad son la simbología que se va observando a lo largo de la serie, incluyendo transiciones y fundidos. Después, la banda sonora goza de una calidad y una sensibilidad musical increíble. Ya desde la propia introducción de la serie se puede ver ese virtuosismo auditivo. De esta forma, todos estos elementos expresivos y artísticos se conjugan con un guion excelente, lo que da una ficción sobresaliente. Además, al poder verse con facilidad y disfrutando con ella, es una apuesta segura.

primera temporada de A dos metros bajo tierra
Foto de HBO

Conclusión

La primera temporada de A dos metros bajo tierra goza de un comienzo espectacular con un desarrollo inteligente. Por lo cual, el guion se plantea desde una sensibilidad, humor desternillante y emoción que otorgan un resultado redondo. Después, el reparto forma un trabajo coral excepcional y forman una química excelente, que se hace notoria en el gran combinación natural que se muestra. Luego, a nivel técnico hay un sello de identidad muy bien formado, con virtuosismo en el conglomerado estético y audiovisual, marcando la luminosidad, el uso del color y la composición de la banda sonora. La entrada en la funeraria Fisher e hijos es por la puerta grande. No decepciona, al contrario, es un regalo para la audiencia.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí