El 28 de junio es el Día Internacional del Orgullo LGBTQ+, donde se reivindica la necesidad de seguir luchando por los derechos de la diversidad sexual, afectiva, de género y social. Este día conmemora los disturbios de Stonewall, en 1969, que marcaron un antes y un después en la lucha contra los ataques recibidos por parte de la comunidad LGBTQ+. Todavía a día de hoy, sigue habiendo países donde sigue estando penada por la ley. El mundo de la cultura es uno de los oasis más importantes de la diversidad, además de aportar una visibilidad imprescindible. Desde Cinemagavia hemos querido enumerar varias obras de teatro LGBTQ+, escenificando cada sigla del colectivo con una pieza teatral que aborde dicha letra. Además, también mencionamos varias de las obras de temática LGBTQ+ que hemos podido disfrutar durante este año y 2020.

Obras de teatro LGBTQ+

Las obras de teatro LGBTQ+ que mencionamos, son destacadas por la visibilidad que dan a cada uno de los colectivos que representan. Algunas de ellas siguen todavía representándose en la actualidad, mientras que otras, por el momento, no pueden disfrutarse. Aun así, hay una gran apuesta por la mostrar realidades diferentes en el mundo del teatro, lo que permite que los espectadores sigan disfrutando de esta reivindicación cultural.

“L”: ‘Solitarias de estreno’, de Andrés Alemán

Solitarias de estreno
Foto de “Solitarias de estreno” (Abrahán Arsis)

Solitarias de estreno es una de las obras de teatro que escenifica una pareja lésbica. En esta producción, destaca la naturalidad y la perspectiva elegida para hablar de una relación entre dos mujeres. Además, se ha convertido en uno de los musicales más demandados en Madrid. También destaca la luminosidad y el mensaje de empoderamiento que transmite a lo largo de la obra. La música está a cargo de Juan Carlos Lax. Actualmente, se puede disfrutar en el Teatro Lara.

¿Por qué hay que verla?

Solitarias de estreno habla del amor, desde una perspectiva sanadora y reflexiva. Hace que el espectador disfrute viéndola, pero al mismo tiempo obtenga un mensaje positivo de ella. Paula Berenguer y Berta Hernández forman un combo estupendo, donde disfrutan del escenario, al mismo tiempo que logran unas interpretaciones que remarcan ese carácter íntimo y cercano de la pieza teatral. Después, la puesta en escena aprovecha su minimalismo, para regalar una propuesta estéticamente maravillosa, con un ritmo muy bien llevado y una creación de la atmósfera que seduce al espectador hasta el final. El amor y la libertad se mimetizan para dar una obra llena de colorido, musicalidad e introspección positiva.”

Puedes leer la CRÍTICA completa de Solitarias de estreno pulsando AQUÍ.

“G”: ‘La máquina de Turing’, de Claudio Tolcachir

La máquina de Turing
Foto de “La máquina de Turing” (Teatros del Canal)

La máquina de Turing ha sido una de las piezas teatrales más destacadas de 2020, logrando una recepción muy positiva por parte del público y la crítica especializada. Además, supone un retrato del padre de la informática moderna, Alan Turing, personal y humano. Por lo cual, su homosexualidad es una de las vértebras de la obra, dado que también denuncia los delitos cometidos contra el colectivo gay a lo largo de la historia.

¿Por qué hay que verla?

La máquina de Turing es una obra que goza de un texto lleno de movimiento, humanidad y muy necesaria de disfrutar. Sin buscar el rigor histórico total, se convierte en un homenaje exquisito de Alan Turing, expandiéndose a una crítica social e histórica sobre su figura y el colectivo LGBTQ. Además, deja salir un humor bien planteado, que no chirría. Daniel Grao y Carlos Serrano están fantásticos, con una complicidad estupenda y una muestra de unos registros muy interesantes. Y, sin duda, uno de los mejores atributos de la obra es una puesta en escena muy atractiva, con uso de la proyección digital certera y una iluminación perfecta. Un acercamiento eficaz, entrañable y cercano sobre la vida del inventor, donde se honra su legado emocional y no solo el profesional.

Puedes leer la CRÍTICA completa de La máquina de Turing pulsando AQUÍ.

“B”: ‘La noche del año’, de Carlos Mesa

La noche del año
Foto de “La noche del año” (Compañía Opción Teatral)

La noche del año ha sido una auténtica revolución en los Teatros Luchana, agotando las entradas de la mayoría de sus funciones. Esta obra muestra una noche de fiesta entre compañeros de piso, pero, a su vez, trata la bisexualidad desde un prisma divertido y totalmente natural. Gracias a ello, introduce una visibilidad más sutil, llamando más a la normalización, al estar todos los personajes asumidos en un contexto totalmente diveso.

¿Por qué hay que verla?

La noche del año homenajea a esas festividades de Nochevieja que acaban en una vorágine de locura. Por lo cual, la dramaturgia es ligera y su objetivo es hacérselo pasar bien a los espectadores y disfruten de los personajes variopintos, hilarantes y excéntricos que se ven sobre el escenario. Aun así, hay partes en las que se echa en falta profundizar y dar más matices a la historia. Por otra parte, el reparto está estupendo, sobre todo Paula Reyes, que demuestra tener un talento interpretativo absoluto. Luego, la puesta en escena es dinámica, hace sentir al público dentro de ese ambiente festivo. Además, la interactividad durante las primeras escenas es certera, aunque podría potenciarse más. Una fiesta teatral que lleva a una aventura llena de humor y frescura que llama a la nostalgia del mundo de la noche.

Puedes leer la CRÍTICA completa de La noche del año pulsando AQUÍ.

“T”: ‘Juguetes rotos’, de Carolina Román

Juguetes rotos
Foto de “Juguetes rotos” (Bárbara Sánchez Palomero)

Una de las mejores obras que han pisado los escenarios es Juguetes rotos, de Carolina Román. Esta obra es un auténtico frenesí de sentimientos, que muestra la transformación externa e interna de sus protagonistas. Esta oda llega a las entrañas de lo emocional, exponiendo una realidad poética, sin quitar absolutamente nada de crudeza. Por ello, se convierte en auténtico sentimiento y en un homenaje impoluto a las personas transgénero.

¿Por qué hay que verla?

Juguetes rotos es pura magia teatral, con una historia que lleva al espectador al interior de la emoción. El recorrido vital de sus protagonistas, junto con una narrativa sensible, profunda y elegante, crean un espectáculo absolutamente impecable. Después, Nacho Guerreros y Kike Guaza demuestran ser dos actores magníficos, con una entrega sobre el escenario que deja obnubilados a los asistentes de la pieza teatral. Dos titanes de la interpretación que dejan el cuerpo y el alma sobre las tablas.

Lo mismo sucede con la puesta en escena, la cual es increíble por la inteligencia que muestra en los elementos utilizados. Además, la utilización de la música y los paisajes sonoros son excelentes, encumbrando la obra a su máximo nivel. Pocas obras dejan la sensación de ser impolutas, y, sin dudarlo, ésta lo consigue. Juguetes rotos es una de las mejores obras que se han visto en la cartelera española en los últimos años.

Puedes leer la CRÍTICA completa de Juguetes rotos pulsando AQUÍ.

“Q”: ‘Johnny Chico’, de Stephen House

Johnny Chico
Foto de “Johnny Chico” (Moriarty & Holmes)

Víctor Palmero y Eduard Costa traen con Johnny Chico, de Stephen House, una de las obras más crudas acerca de una realidad muchas veces invisibilizadas. Esta pieza habla sobre la identidad de género desde un prisma que no busca una respuesta fija, sino que fluye durante toda la historia. Para comprender el alma de este relato desgarrador, se puede resumir en una frase del propio espectáculo: “TODX es lo mismo cuando te desnudas”.

¿Por qué hay que verla?

Johnny Chico es una historia dolorosa, un mártir del s.XXI. Es difícil levantarse tras una infancia dura, pero si a ello le sumas pertenecer al colectivo LGTBI, la cosa se complica un poco más. 

Víctor Palmero es la gran estrella de esta obra, y no porque sea un monólogo, si el reparto hubiera contado con más artistas, probablemente hubiera seguido siendo la estrella. Johnny Chico es violenta, sexualmente explicita, agresiva y tristemente real. Una historia desgarradora que no deja indiferente.

Puedes leer la CRÍTICA completa de Johnny Chico pulsando AQUÍ.

“+”: Un recorrido LGBTQ+ teatral

Obras de teatro LGBTQ+
Foto de “Negra sombra”, “Margarita, o el lenguaje de los signos” y “Hasta el viernes que viene”

Nunca serán títulos suficientes a la hora de hablar de obras de teatro LGBTQ+, dado que desde la sala más pequeña hasta el teatro más grande, todas aportan su granito de arena para dar visibilidad y voz al colectivo. Por lo cual, os dejamos una lista de obras de teatro LGBTQ+ que hemos podido ver a lo largo de este 2020-2021.

No más besos“, de Miriam Vázquez

Fin de engaño“, de Luis Sánchez-Polack

Perfectos desconocidos“, de David Serrano y Daniel Guzmán

Sidra en vena“, de Juanma Pina

La llamada“, de Javier Ambrossi y Javier Calvo

La jaula de las locas“, de Àngel Llàcer

#Malditos16“, de Nando López

Eduardo II. Ojos de niebla“, de Alfredo Cernuda

Negra sombra“, de Paco Rodríguez

Fahrenheit 108“, de Javier San Román

Capullo, quiero un hijo tuyo“, de Javier Durán

La golondrina“, de Guillem Clua

Todos los días“, de Leila Baida

El salto de Darwin“, de Natalia Menéndez

Yo soy el que soy“, de Aaron Lee y Zenón Recalde

Clímax“, de Alejandro Melero

Un corazón normal“, de Diego Santo-Tomás

Puños de harina“, de Jesús Torres

Margarita, o el lenguaje de los signos“, de Jesús Amate

Here comes your man (Aquí viene tu hombre)“, de Jordi Cadellans

Cluster“, de Fernando Delgado-Hierro

Los Remedios“, de Fernando Delgado-Hierro

La última Tourné“, de Félix Sabroso

Afterglow“, de Carlos Martín y Diego Rebollo

Próximo“, de Claudio Tolcachir

Levante“, de Carmen Losa

Hasta el viernes que viene“, de Antonio eMe

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí